Des­apa­ri­cio­nes, tre­nes, me­mo­ria

Perfil (Domingo) - - NOVELA GRAFICA - OS­VAL­DO AGUIRRE

Na­ci­da en Río Cuar­to en 1983 y ra­di­ca­da en Ham­bur­go des­de 2013, Na­cha Vo­llen­wei­der pu­bli­ca en Ale­ma­nia una nue­va edi­ción de “No­tas al pie”, no­ve­la grá­fi­ca que pue­de ser leí­da co­mo aven­tu­ra queer, re­fle­xión po­lí­ti­ca y en­sa­yo so­bre la con­di­ción ex­tran­je­ra.

Un via­je en tren que se pro­yec­ta en el tiem­po y en el es­pa­cio es el eje de No­tas al pie, no­ve­la grá­fi­ca en la que Na­cha Vo­llen­wei­der cuen­ta su pro­pia his­to­ria y la de su fa­mi­lia, en­tre­la­za­das con el pa­sa­do de la Ar­gen­ti­na y su pro­pio pre­sen­te en Ale­ma­nia. Na­ci­da en Río Cuar­to en 1983 y ra­di­ca­da en Ham­bur­go des­de 2013, la ilus­tra­do­ra plan­tea una obra que pue­de ser leí­da co­mo aven­tu­ra queer, re­fle­xión po­lí­ti­ca y en­sa­yo so­bre la con­di­ción de ex­tran­je­ra, des­de la “mi­ra­da ra­ra” que re­co­no­ce co­mo le­ga­do de sus an­te­pa­sa­dos. El nú­cleo del re­la­to es el via­je que Vo­llen­wei­der com­par­te con su no­via, Ca­ri­na. La his­to­ria se ex­tien­de a tra­vés de seis “no­tas al pie” in­ter­ca­la­das en el trans­cur­so, en las que se cru­zan me­mo­rias de la in­fan­cia, la re­pre­sión de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra en Cór­do­ba y la co­lo­ni­za­ción ale­ma­na en la pro­vin­cia de San­ta Fe ha­cia fi­nes del si­glo XIX.

“Las no­tas al pie pue­den leer­se co­mo ca­pí­tu­los en sí mis­mos –di­ce Vo­llen­wei­der–. La for­ma de con­ce­bir el li­bro fue un tan­to alea­to­ria. Es­cri­bí pri­me­ro las no­tas y lue­go se fue­ron fu­sio­nan­do en la his­to­ria del tren, que ha­ce de hi­lo con­duc­tor”.

Los tre­nes son ade­más un mo­ti­vo vi­sual –Vo­llen­wei­der di­bu­ja los nom­bres de vie­jas es­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas, cuan­do los fe­rro­ca­rri­les sim­bo­li­za­ban el pro­gre­so–, una ins­pi­ra­ción na­rra­ti­va –el ta­pi­za­do de los asien­tos del va­gón ale­mán le re­cuer­da a las ciu­da­des ar­gen­ti­nas vis­tas des­de arri­ba– y un víncu­lo con un epi­so­dio de­ter­mi­nan­te en la no­ve­la fa­mi­liar: en 1977, el mis­mo año en que los tre­nes de­ja­ron de pa­sar por Río Cuar­to, fue se­cues­tra­do su tío Ig­na­cio, mi­li­tan­te de Mon­to­ne­ros que per­ma­ne­ce des­apa­re­ci­do.

El for­ma­to de las vi­ñe­tas evo­ca a la vez la ima­gen de las ven­ta­nas del tren. Con una im­pron­ta do­cu­men­tal y de re­crea­ción fo­to­grá­fi­ca de lu­ga­res y re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas, la au­to­ra re­for­mu­la en cla­ve per­so­nal la clá­si­ca opo­si­ción del có­mic en­tre tex­to e ima­gen. “Mi téc­ni­ca es bas­tan­te sim­ple, es co­mo es­cri­bir di­bu­jan­do”, di­ce.

Des­pués de su edi­ción ar­gen­ti­na en Ma­ten al men­sa­je­ro, No­tas al pie fue pu­bli­ca­do en Ale­ma­nia por la edi­to­rial Avan­tVer­lag. Li­cen­cia­da en Pin­tu­ra por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, Vo­llen­wei­der se gra­duó en Ham­bur­go co­mo maes­tra en Ar­te, es­pe­cia­li­za­da en Ilus­tra­ción y Di­se­ño. Ade­más de co­la­bo­rar en di­ver­sas re­vis­tas, fue una de las ar­tis­tas se­lec­cio­na­das pa­ra la an­to­lo­gía His­to­rie­ta LGBTI, que aca­ba de pu­bli­car la Edi­to­rial Mu­ni­ci­pal de Ro­sa­rio.

La re­la­ción con Ca­ri­na pa­sa por un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre, cuan­do sur­ge la du­da res­pec­to de la de­ci­sión de ca­sar­se, por el te­mor de re­pro­du­cir “di­vi­sión de ro­les y co­sas tra­di­cio­na­les”. Pe­ro la unión se con­cre­ta, y tie­ne un to­que fan­tás­ti­co con los ex­tra­ños per­so­na­jes que ha­cen de tes­ti­gos: un ele­fan­te de tra­je, una ga­lli­na, una ar­di­lle­ra y Ton­ga, ex­tra­ña cria­tu­ra de an­ti­faz ne­gro y ore­jas co­mo an­te­nas. “Ton­ga es mi ál­ter ego –cuen­ta la au­to­ra–. Es la Na­cha ex­tran­je­ra y por eso trae una más­ca­ra. Son to­dos ami­gos ima­gi­na­rios por­que mi fa­mi­lia es­ta­ba le­jos, y por par­te de la fa­mi­lia de Ca­ri­na nun­ca es­tu­vie­ron muy de acuer­do con ese ca­sa­mien­to”.

La abue­la ma­ter­na, “gran co­lec­cio­nis­ta de re­cuer­dos”, es la fi­gu­ra que evo­ca la me­mo­ria del tío des­apa­re­ci­do y por ex­ten­sión de hi­tos del pa­sa­do re­cien­te co­mo el mo­vi­mien­to de las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo y el jui­cio a las jun­tas mi­li­ta­res. En su casa “ca­da ob­je­to cuen­ta una his­to­ria”, y así el enano de jar­dín con­du­ce ines­pe­ra­da­men­te al pri­mer pe­ro­nis­mo y su de­rro­ca­mien­to, por­que “fue­ron sím­bo­lo de la casa pro­pia” en aque­lla épo­ca, se­gún ex­pli­ca el per­so­na­je.

En el ex­tran­je­ro lo pri­me­ro que cuen­ta es lo que fal­ta del lu­gar na­tal. La nos­tal­gia pue­de po­sar­se en cual­quier ob­je­to, por mi­núscu­lo que pa­rez­ca, y Vo­llen­wei­der co­mien­za por echar de me­nos los tan­gos que es­cu­cha­ba su abue­lo por la ra­dio. Pe­ro en su ex­pe­rien­cia del des­arrai­go des­cu­bre que tam­bién hay coin­ci­den­cias en­tre los dos paí­ses, y el con­tras­te pro­du­ce un efec­to de com­pren­sión: la xe­no­fo­bia eu­ro­pea con­tra los in­mi­gran­tes le ha­ce re­cor­dar el có­di­go de con­vi­ven­cia de la pro­vin­cia de Cór­do­ba y con­cluir que, en un lu­gar y en otro, “la res­pues­ta a la de­sigual­dad son re­jas ca­da vez más al­tas”.

La no­ve­la re­cons­tru­ye la fi­gu­ra del an­te­pa­sa­do, tal co­mo se trans­mi­tió de pa­dres a hi­jos, y los in­ten­tos por re­en­con­trar a la ra­ma de la fa­mi­lia que per­ma­ne­ció en Eu­ro­pa. Es lo que lle­va­rá a tér­mino Wo­llen­wei­der, cuan­do ubi­ca y reúne a cua­tro mu­je­res des­cen­dien­tes del mis­mo tronco fa­mi­liar. En­tre ellas co­no­ce a Est­her, la que con­ser­vó la his­to­ria de la fa­mi­lia y sus ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos, la “mi­ra­da ra­ra” ca­paz de des­co­lo­car las per­cep­cio­nes co­mu­nes.

“Est­her es el nexo en­tre ese pa­sa­do, que era co­mo una le­yen­da, y el hoy. En los ál­bu­mes de fo­tos de su abue­la ha­bía imá­ge­nes que no­so­tros tam­bién te­ne­mos en Ar­gen­ti­na”. Un en­cuen­tro que re­suel­ve la opo­si­ción en­tre lo fa­mi­liar y lo ex­tran­je­ro que atra­vie­sa la his­to­ria y des­cu­bre al­go pro­pio en un mun­do que pa­re­cía ajeno.

“Mi téc­ni­ca es bas­tan­te sim­ple, es co­mo es­cri­bir di­bu­jan­do.”

NO­VE­DAD. Na­cha Vo­llen­wei­der y la ta­pa de la nue­va edi­ción ale­ma­na.

FO­TOS: GEN­TI­LE­ZA DE LA AU­TO­RA

con el tren co­mo hi­lo con­duc­tor. Un ejem­plo más del cos­mo­po­li­tis­mo nó­ma­de que de­fi­ne a la tradición cul­tu­ral ar­gen­ti­na.

NO­VE­DAD. Vi­ñe­tas de la edi­ción ale­ma­na de No­tas al pie,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.