Ba­jo la su­per­fi­cie de las co­sas

Perfil (Domingo) - - LIBROS - GER­MAN LERZO

Re­pú­bli­ca lu­mi­no­sa Au­tor: An­drés Bar­ba Gé­ne­ro: no­ve­la

Otras obras del au­tor: Aho­ra to­cad mú­si­ca de baile, Ver­sio­nes de Te­re­sa, Las ma­nos pe­que­ñas Edi­to­rial: Ana­gra­ma, $ 295

¿Có­mo con­tar una his­to­ria que cues­tio­ne el mi­to de la fe­li­ci­dad y la pu­re­za in­fan­ti­les, en la que los ni­ños son na­tu­ral­men­te bue­nos e inocen­tes, sin de­jar de na­rrar al mis­mo tiem­po la irra­cio­na­li­dad del mun­do de los adul­tos? Re­pú­bli­ca lu­mi­no­sa, pre­mio He­rral­de de No­ve­la 2017, es un com­ple­jo y de­li­ca­do ar­ti­fi­cio na­rra­ti­vo del escritor An­drés Bar­ba (Ma­drid, 1975) que in­ten­ta res­pon­der aquel in­te­rro­gan­te. El na­rra­dor de es­ta suer­te de fá­bu­la mo­ral uti­li­za los re­cur­sos li­te­ra­rios de la cró­ni­ca pa­ra re­cons­truir los he­chos que con­mo­cio­na­ron a los ha­bi­tan­tes de San Cris­tó­bal, un pue­blo tro­pi­cal cer­ca­do por el río y una sel­va omi­no­sa. Allí, en el ve­rano de 1995, un gru­po de ni­ños asal­tó un su­per­mer­ca­do, pro­vo­có dos ase­si­na­tos y la es­ca­la­da de vio­len­cia fue en au­men­to. Es­te acon­te­ci­mien­to mo­di­fi­có el or­den apa­ci­ble de la co­mu­ni­dad y pu­so en evi­den­cia el os­cu­ro fun­cio­na­mien­to de la Jus­ti­cia, la inope­ran­cia de la cla­se po­lí­ti­ca y el rol del pe­rio­dis­mo a tra­vés de sus di­ver­sos opi­nó­lo­gos. Na­die sa­bía de dón­de ve­nían los ni­ños, en qué lu­gar se ocul­ta­ban, qué idio­ma ha­bla­ban ni quié­nes eran sus lí­de­res. Y la fal­ta de certezas ge­ne­ró un te­rreno fér­til pa­ra que los res­pon­sa­bles de ve­lar por la ar­mo­nía so­cial for­mu­la­ran las teo­rías más dis­pa­ra­ta­das acer­ca de lo que de­bía ha­cer­se con los de­lin­cuen­tes in­fan­ti­les. Co­mo sue­le ocu­rrir en ca­si to­dos los pue­blos, lo sór­di­do es­tá a un pa­so de lo pin­to­res­co, y San Cris­tó­bal no era la ex­cep­ción.

Cuan­do me pre­gun­tan por los 32 ni­ños que per­die­ron la vi­da en San Cris­tó­bal –di­ce el na­rra­dor en la pri­me­ra pá­gi­na de la no­ve­la– mi ver­sión de los he­chos es que no crean tan in­ge­nua­men­te en la Jus­ti­cia. Es­te es uno de los as­pec­tos im­por­tan­tes en la tra­ma no­ve­les­ca ya que si no po­de­mos con­fiar en la inocen­cia infantil, el na­rra­dor de es­ta his­to­ria, un fun­cio­na­rio de Asun­tos Agra­rios, nos ad­vier­te que tam­po­co de­be­mos creer en la for­ma en que una so­cie­dad ejer­ce jus­ti­cia cuan­do se ve ame­na­za­da por la irrup­ción de lo ex­tra­ño. Es­ta si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria lle­va a los re­fe­ren­tes de la so­cie­dad a ra­zo­nar con una ló­gi­ca dis­tin­ta y, en ge­ne­ral, equi­vo­ca­da. So­ció­lo­gos, lin­güis­tas, po­lí­ti­cos y ex­per­tos en de­re­cho pe­nal dan su in­ter­pre­ta­ción so­bre los in­fan­tes, su dia­lec­to des­co­no­ci­do, su po­si­ble mo­do de vi­da sal­va­je y el cas­ti­go ejem­plar que de­be­ría apli­car­se. El na­rra­dor se va­le de tes­ti­mo­nios, no­tas de in­ves­ti­ga­ción e in­for­mes pe­rio­dís­ti­cos pa­ra ar­mar el rom­pe­ca­be­zas de aquel acon­te­ci­mien­to cla­ve. No obs­tan­te, la am­bi­güe­dad en la pers­pec­ti­va con que se pre­sen­tan los he­chos es sub­si­dia­ria de las reac­cio­nes con­tra­dic­to­rias que asu­me la so­cie­dad: el es­cán­da­lo, el de­seo de re­van­cha y la mi­se­ri­cor­dia. El mun­do infantil ha­bía em­pe­za­do a in­co­mo­dar a to­dos. Y la mo­de­ra­ción no pa­re­ce ser un bien de cam­bio.

Ha­cia el fi­nal del re­la­to, cuan­do co­mien­za a de­ve­lar­se el mis­te­rio­so mo­do de vi­da de los ni­ños sal­va­jes, la na­rra­ción ex­po­ne una teo­ría del jue­go. Los ni­ños no son ni bue­nos ni ma­los, a ve­ces ac­túan por ins­tin­to, otras ve­ces jue­gan por vo­ca­ción y así van des­cu­brien­do el mun­do. Y al mis­mo tiem­po que los adul­tos se de­di­ca­ron un año a des­cu­brir y juz­gar el uni­ver­so infantil, los ni­ños ha­bían es­ta­do ju­gan­do a in­ven­tar su mun­do pri­va­do, sin lí­de­res ni re-

Cuan­do co­mien­za a de­ve­lar­se el mis­te­rio­so mo­do de vi­da de los ni­ños sal­va­jes, la na­rra­ción ex­po­ne una teo­ría del jue­go. Los ni­ños no son ni bue­nos ni ma­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.