Tí­tu­los y pla­ce­res

Perfil (Domingo) - - LIBROS - POR QUINTíN

Lle­ga la épo­ca de los Os­car, y aun­que sue­lo abs­te­ner­me, es­tu­ve vien­do tres de las pe­lí­cu­las no­mi­na­das. The Sha­pe of Wa­ter se es­tre­na co­mo La for­ma del agua, pe­ro las otras dos han su­fri­do la in­ter­ven­ción del agen­te in­fil­tra­do en las dis­tri­bui­do­ras cu­ya mi­sión es que los tí­tu­los pier­dan to­da la gra­cia del ori­gi­nal cuan­do se es­tre­nan en las pam­pas. Es­ta vez, uno de los tí­tu­los se agran­dó y el otro se achi­có. Al so­brio The Post (que alu­de al Was­hing­ton Post) le agre­ga­ron Los os­cu­ros se­cre­tos del Pen­tá­gono, pen­san­do en el po­der de con­vo­ca­to­ria de la ex­pre­sión “os­cu­ros se­cre­tos”. Aquí es don­de es obli­ga­to­rio re­cor­dar el ca­so de una in­sig­ni­fi­can­te pe­lí­cu­la ale­ma­na lla­ma­da Ju­lie Dar­ling, que tu­vo un tre­men­do éxi­to lo­cal gra­cias a que se la es­tre­nó co­mo Dé­ja­la mo­rir aden­tro, con las am­bi­guas con­no­ta­cio­nes se­xua­les del ca­so. Por eso se me ocu­rre que se equi­vo­ca­ron al tra­du­cir li­te­ral­men­te el tí­tu­lo de La for­ma del agua por­que la pe­lí­cu­la, in­vo­lun­ta­ria pa­ro­dia de La be­lla y la bes­tia con es­té­ti­ca re­tro­de­pri­men­te y al­gu­nos to­ques Por­cel & Ol­me­do fi­nos, bien po­dría lla­mar­se La mu­di­ta que quería c... Agre­go al pa­sar que muy pro­ba­ble­men­te ga­ne el Os­car, da­do que su Coe­fi­cien­te de Co­rrec­ción Po­lí­ti­ca es al­tí­si­mo.

Vuel­vo a The Post pa­ra de­cir que su di­rec­tor, Spiel­berg, no per­ma­ne­ció ajeno al año fe­mi­nis­ta pa­ra con­tar la his­to­ria de los Pen­ta­gon Pa­pers, un epi­so­dio en la vi­da del dia­rio an­te­rior al de Wa­ter­ga­te, que a su vez dio lu­gar a All the Pre­si­dent’s Men (que se tra­du­jo co­mo To­dos los hom­bres del pre­si­den­te y no co­mo Gar­gan­ta pro­fun­da, aun­que bien po­dría ha­ber ocu­rri­do), una pe­lí­cu­la que prác­ti­ca­men­te no te­nía per­so­na­jes fe­me­ni­nos. Pe­ro aho­ra apa­re­ce Meryl Streep en un lu­gar cen­tral co­mo la due­ña del Post, quien so­bre­ac­túa li­ge­ra­men­te el pa­pel de “mu­jer que siem­pre du­da por­que ocu­pa un pues­to he­re­da­do y re­ser­va­do a los hom­bres”. De to­dos mo­dos, a Spiel­berg le gus­ta el ci­ne y apro­ve­chó la oca­sión pa­ra re­cons­truir con nos­tal­gia el fun­cio­na­mien­to de un gran dia­rio en los 70. Va­le la pe­na ver el rit­mo de la redacción y las ro­ta­ti­vas, el aje­treo de pe­rio­dis­tas, eje­cu­ti­vos, ti­pó­gra­fos y co­rrec­to­res. Aca­so esa fe­bril co­reo­gra­fía sea un ho­me­na­je a Wes­tern Union (1941) de Fritz Lang y su evo­ca­ción del fun­cio­na­mien­to del te­lé­gra­fo en el si­glo XIX.

La otra pe­lí­cu­la es una ra­re­za. Es cier­to que los ti­tu­la­do­res crio­llos le agre­ga­ron un cri­men, pe­ro el ori­gi­nal, Th­ree Bill­boards Out­si­de Eb­bing, Mis­sou­ri es lar­go pa­ra Holly­wood, in­ne­ce­sa­ria­men­te acla­ra­ti­vo, sal­vo pa­ra se­ña­lar que es­te fal­so po­li­cial trans­cu­rre en un fal­so pue­blo del sur ame­ri­cano. Acá Fran­ces McDor­mand tam­bién so­bre­ac­túa un po­co su fal­so pa­pel de mu­jer in­dig­na­da por la vio­la­ción y la muer­te de su hi­ja. Es que en Th­ree Bill­boards... to­do es fal­so, sal­vo su ge­nuino es­pí­ri­tu de co­me­dia y su pres­ti­di­gi­ta­ción dra­má­ti­ca, que in­clu­ye cam­bio de pa­pe­les, in­ver­sión de cul­pas o una su­ce­sión alea­to­ria de agre­sio­nes y gen­ti­le­zas en­tre los per­so­na­jes. El di­rec­tor, Mar­tin McDo­nagh, es un dra­ma­tur­go in­glés que en­con­tró en los cli­chés del ci­ne ame­ri­cano y la li­te­ra­tu­ra su­re­ña un es­pa­cio de li­ber­tad. Bas­ta ver lo lin­dos que son los fa­mo­sos le­tre­ros co­mo pa­ra es­ta­ble­cer el tono pla­cen­te­ro de una pe­lí­cu­la que no se en­tre­ga a la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y se de­di­ca a gam­be­tear­la, una ta­rea ca­da vez más di­fí­cil.

FRAN­CES MCDOR­MAND

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.