Mis­te­rio de la voz

Perfil (Domingo) - - LIBROS - POR DAMIáN TA­BA­ROVSKY

Des­de ha­ce dé­ca­das ve­ni­mos es­cu­chan­do ha­blar so­bre la hi­bri­da­ción, la mez­cla de gé­ne­ros, los cru­ces de to­do ti­po. De en­tre esas com­bi­na­cio­nes, mi fa­vo­ri­ta per­te­ne­ce a lo que bien po­dría­mos lla­mar “pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co de cien­cia fic­ción”. No ha­ce fal­ta ser es­pe­cia­lis­ta en el te­ma pa­ra de­tec­tar ese gé­ne­ro en to­dos los dia­rios, ra­dios y ca­na­les de te­le­vi­sión. Uno de sus úl­ti­mos ejem­plos –el más des­co­llan­te en lo que va del año– apa­re­ce en una co­lum­na del pres­ti­gio­so –ver­da­de­ro sa­bio, di­ría yo– Joaquín Mo­ra­les So­lá en la que, de­fen­dien­do al Go­bierno in­clu­so cuan­do es in­de­fen­di­ble (es de­cir: siem­pre), en es­te ca­so so­bre el af­fai­re Tria­ca, dio su jus­ti­fi­ca­ción so­bre el au­dio en el que el mi­nis­tro in­sul­ta a su em­plea­da do­més­ti­ca: “Cual­quie­ra que lo co­no­ce al mi­nis­tro sa­be que no es un hom­bre que usa esos mé­to­dos. Fue ra­ro: era su voz, pe­ro no era él”. ¡Tre­men­do! ¡El mi­nis­tro Tria­ca ha­bría si­do ab­du­ci­do! ¡Un cuer­po ex­tra­ño se apo­de­ró de su voz y lo hi­zo ha­blar in­vo­lun­ta­ria­men­te! ¿Es­ta­rá la NASA en­te­ra­da del asun­to? No lo creo: la re­la­ción con Trump vie­ne en ba­ja des­pués de que se pu­drió el asun­to de los li­mo­nes y no me ima­gino que se in­vo­lu­cre en el te­ma. Pe­ro la de Mo­ra­les So­lá es una afir­ma­ción gra­ví­si­ma, es im­pres­cin­di­ble que por el bien del pe­rio­dis­mo y la li­ber­tad de ex­pre­sión se in­ves­ti­gue has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias.

El te­ma de la voz tie­ne un lar­go li­na­je en la fi­lo­so­fía y en la cul­tu­ra en ge­ne­ral. Pien­so en los pri­me­ros tex­tos de De­rri­da, co­mo La voz y el fe­nó­meno, en el que dis­cu­te con Hus­serl acer­ca de su teo­ría del signo, que lue­go desem­bo­ca­rá en De­rri­da en De la gra­ma­to­lo­gía, y en su crí­ti­ca ra­di­cal al lo­go­cen­tris­mo. Gior­gio Agam­ben no es ajeno al te­ma, en es­pe­cial en un be­llo en­sa­yo ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te La voz hu­ma­na, que co­mien­za con una ci­ta pre­cio­sa: “En la pri­me­ra Car­ta a los co­rin­tios, Pablo ex­po­ne su crí­ti­ca de la prác­ti­ca lin­güís­ti­ca de la co­mu­ni­dad cris­tia­na de Co­rin­to: ‘El que ha­bla en len­guas no ha­bla a los hom­bres sino a Dios. En efec­to, na­die le en­tien­de, pe­ro en el es­pí­ri­tu ha­bla mis­te­rios.…”.

Bien aden­tro de la cul­tu­ra de ma­sas, La Voz es el apo­do de Si­na­tra. Po­cos mo­tes me­jor co­lo­ca­dos que ese. Na­die can­ta co­mo Si­na­tra. A ries­go de no ser muy ori­gi­nal, tam­bién pa­ra mí es evi­den­te que sus me­jo­res años fue­ron los de Ca­pi­tol (1953-1961), en aso­cia­ción con Nel­son Ridd­le. De esa épo­ca in­su­pe­ra­ble, vuel­vo una y otra vez a Si­na­tra Sings for Only the Lo­nely. En la es­te­la del Whe­re Are You?, con una ta­pa en la que apa­re­ce Si­na­tra dibujado ca­si co­mo un pa­ya­so (un pa­ya­so tris­te: el dis­co es una obra cum­bre del desamor, des­pués de su se­pa­ra­ción de Ava Gard­ner), la me­jor can­ción es One for My Baby (And One Mo­re for The Road). Com­pues­ta por Ha­rold Ar­len y Johnny Mer­cer, pa­ra The Sky’s the Li­mit, flo­jí­si­ma pe­lí­cu­la mu­si­cal con Fred As­tai­re, de 1943, si Si­na­tra no hu­bie­ra ver­sio­na­do el te­ma, ha­bría que­da­do en el ol­vi­do ab­so­lu­to. Por suer­te no fue el ca­so, y to­da­vía po­de­mos dis­fru­tar de la voz de Si­na­tra, en un tono de swing tris­tón, can­tan­do frases co­mo “You’d ne­ver know it but buddy, I’m a kind of poet/ And I got a lot of things I’d li­ke to say/ And when I’m gloomy, won’t you lis­ten to me” (“Tú nun­ca lo sa­brías pe­ro, ami­go, soy una es­pe­cie poe­ta/ Y ten­go un mon­tón de co­sas que me gus­ta­ría de­cir./ Y cuan­do es­toy me­lan­có­li­co/, por fa­vor, es­cú­cha­me”).

FRANK SI­NA­TRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.