SI NO TE GUS­TA AN­DA A MI­RAR FUT­BOL A CU­BA, DIRIA, AGU­DA, LA USI­NA NIEM­BRO

Perfil (Domingo) - - FUTBOL INTERNACIONAL -

tan fu­ga­ces; y pa­ra col­mo to­do por ri­gu­ro­so pay per view. Co­mo su­ce­día en la se­rie del ins­pec­tor Co­lum­bo en los años 70, con el ge­nial Pe­ter Falk, el es­pec­ta­dor sa­be des­de la pri­me­ra es­ce­na quién es el ase­sino. Bo­ca, el que ma­ta sin pa­sión.

A fal­ta de un Co­lum­bo ce­re­bral que in­ves­ti­gue pa­ra lle­gar a la ver­dad, los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos sue­len agran­dar de­ta­lles me­no­res ven­di­bles y se les es­ca­pan ca­sos gran­des e in­có­mo­dos co­mo ele­fan­te en un li­ving. Son de­ma­sia­das ho­ras dia­rias de­di­ca­das al fút­bol, una ac­ti­vi­dad im­po­si­ble de es­ti­rar sin caer en lo ob­vio o el dis­pa­ra­te.

Sin gri­tos, no hay ra­ting. Una vie­ja téc­ni­ca te­le­vi­si­va es­pa­ño­la de pu­ro ex­ce­so crea­da en los 90 por el pa­nel de Tóm­bo­la, pio­ne­ros de la te­le­ba­su­ra ro­sa. Te­vez se ano­ta pa­ra ir al Mun­dial, y en lu­gar de re­ci­bir son­ri­sas pia­do­sas, el te­ma se dis­cu­te to­da la se­ma­na, in­clu­so con Saint Pao­li. Cual­quier idio­tez dis­pa­ra una dis­cu­sión a muer­te, don­de los ro­les se re­par­ten slalom. Com­ba­tió con­tra Me­nem y Ca­va­llo, lue­go con­tra la Alian­za de “la Pi­ba” Bull­rich; apo­yó a los Kirch­ner, pe­ro los en­fren­tó des­pués; se acer­có a Ma­cri en 2015, y aho­ra le de­cla­ra la gue­rra.

Mo­yano no es un san­to, pe­ro co­no­ce muy bien el ma­ne­jo sin­di­cal, al me­nos co­mo his­tó­ri­ca­men­te se ha desa­rro­lla­do en es­te país. El es mo­ya­nis­ta. Lo vo­tan no so­lo por un sis­te­ma que lo per­mi­te y fo­men­ta; sus afiliados es­tán con­for­mes con lo que les con­si­gue. Que el ba­rra Bebote ha­ble des­de la cár­cel y ju­re que to­da la pla­ta que re­ci­bía era del sin­di­ca­to y no del club, en ple­na or­ga­ni­za­ción de una mar­cha ma­si­va de pro­tes­ta pa­ra el 22 de fe­bre­ro, no es ca­sual. Na­da lo es.

Cuan­do era ami­go, ese de­ta­lle, de to ciego que tan­to me per­tur­bó en los tiem­pos de Fút­bol de Pri­me­ra. La cá­ma­ra se de­tie­ne en los ros­tros an­sio­sos de la tri­bu­na, que so­bre­ac­túan ges­tual­men­te lo que ha­cen otros que na­die ve, mien­tras una voz re­la­ta lo que su­ce­de en la zo­na ocul­ta. Una co­mu­ni­ca­ción a tres ban­das, co­mo en el bi­llar, he­cha con pro­fe­sio­na­lis­mo y ale­gría pan­glo­sia­na. Al fi­nal, re­sul­ta más en­tre­te­ni­do que mu­chos par­ti­dos.

Ke­vin Spa­cey, Juan Dart­hés, Bill Cosby, Po­lans­ki, Pet­ti­na­to, Woody Allen, Straus­sKhan, Ari Pa­luch, sal­van­do las ob­vias di­fe­ren­cias en­tre ca­da per­so­na­je, han re­ci­bi­do crí­ti­cas fe­ro­ces por cues­tio­nes de aco­so o abu­so, un te­ma de­li­ca­do que afec­tó a sus ca­rre­ras. En el vis­co­so am­bien­te del fút­bol es­tas co­sas no pa­san. no es­tá pa­ra cho­car, el 9 del Me­lli­zo otra vez se­rá el va­cío: Pa­vón en dia­go­nal, o des­bor­dan­do pa­ra al­guien que lle­gue por el me­dio. Ra­cing lo tie­ne a Lau­ta­ro, úni­co sú­per de la Li­ga, y un plan­tel que Cou­det de­be­rá an­ge­lar ya. Ho­lan pa­re­ce ha­ber per­di­do al­go de su au­ra má­gi­ca, des­pués de su ex­tra­ña ida y vuel­ta; y Biag­gio ha­ce lo que pue­de con lo que tie­ne, an­tes y aho­ra.

Oja­lá sal­ga cam­peón un club de lo que aquí, por al­gu­na ra­zón, llaman “el in­te­rior”. Ay. De­seo utó­pi­co, lo sé. To­do es­tá ar­ma­do, ¡oh esa his­tó­ri­ca si­me­tría en­tre fút­bol y tiem­po po­lí­ti­co! pa­ra que no ten­gan chan­ces ni los de cla­se me­dia.

Ga­na­rán los po­de­ro­sos, los que tie­nen más di­ne­ro, y si no te gus­ta an­dá a ver fút­bol a Cu­ba, di­ría, agu­da, La Usi­na Niem­bro; por aho­ra ce­rra­da co­mo En­cuen­tro, pe­ro por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Un ca­nal de cul­tu­ra, a quién se le ocu­rre, es­tos pro­gres, con esa pla­ta la de hos­pi­ta­les que se po­drían ha­cer; una llu­via, ima­gi­na­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.