De­fec­tos y virtudes de la cla­se me­dia ar­gen­ti­na

Pro­ta­go­ni­zan la obra de Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla que es éxi­to en el Mul­ti­tea­tro de la ca­lle Co­rrien­tes. Sos­tie­nen que sus per­so­na­jes son es­pe­jo de la so­cie­dad y coin­ci­den en que vi­vi­mos un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre de ca­ra al fu­tu­ro.

Perfil (Domingo) - - TEATRO - ANA SEOANE

Un éxi­to siem­pre es inex­pli­ca­ble. Des­de su es­treno, el es­pec­tácu­lo tea­tral ¿Qué

ha­ce­mos con Wal­ter?, en Mul­ti­tea­tro, tu­vo que agre­gar una nue­va fun­ción los vier­nes a las 23. En ese elen­co que di­ri­ge Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla es­tán Karina K, quien ha­cía mu­cho tiem­po no en­car­na­ba un per­so­na­je sin mú­si­ca, y Cam­pi, quien tam­bién des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das no in­te­gra­ba un elen­co.

—¿Cuan­do leís­te la obra ima­gi­nas­te que in­ter­pre­ta­rías es­te pa­pel?

K: Cuan­do re­ci­bí el li­bro me en­can­tó, me reí y me gus­tó có­mo es­ta­ba de­li­nea­dos los per­so­na­jes de es­te con­sor­cio. Mi pro­ta­go­nis­ta es Nelly Quin­ta­na, la co­mu­ni­ca­do­ra; nun­ca an­tes ha­bía he­cho una ca­rac­te­ri­za­ción na­tu­ra­lis­ta, ya que cuan­do hi­ce Yi­ya te­nía una más­ca­ra y aquí no.

CAM­PI: No. Por­que al leer el tex­to vi que ha­bía una sor­pre­sa en un per­so­na­je y creía que me to­ca­ría a mí. Di­je que sí an­tes de leer la obra por­que quería tra­ba­jar con Cam­pa­ne­lla, me gus­ta to­do lo que ha­ce.

—¿Por qué la gen­te se ríe con las ma­las pa­la­bras?

K: No juz­go a mi per­so­na­je, pe­ro en mi vi­da pri­va­da no soy de de­cir­las. Aho­ra se me es­ca­pa al­gu­na, qui­zás por con­ta­gio con mi Nelly. Vi mu­chas mu­je­res así, que con una ma­ne­ra ca­si ca­ri­ño­sa di­cen pa­la­bro­tas. El es­pec­ta­dor es­ta­lla de ri­sa. Creo que es­to pa­sa con los por­te­ños; di­cen que tam­bién los de Nue­va York se ríen mu­cho con es­te ti­po de len­gua­je. Es una de las po­si­bi­li­da­des de hu­mor que des­plie­ga es­te es­pec­tácu­lo, des­de la co­me­dia ita­lia­na cos­tum­bris­ta, pa­san­do por el hu­mor ne­gro has­ta la pa­la­bro­ta. Ra­dio­gra­fía la idio­sin­cra­sia de los ar­gen­ti­nos, don­de es­tán des­de los hu­ma­nis­tas has­ta los xe­nó­fo­bos.

C: No­so­tros so­mos así. El hu­mor re­pre­sen­ta cla­ra­men­te a una so­cie­dad, co­mo la mú­si­ca que es­cu­cha. Soy des­de ha­ce años el di­rec­tor ar­tís­ti­co del Fes­ti­val del Hu­mor y com­pro­bé que no to- dos nos reí­mos de lo mis­mo, sal­vo que sean clá­si­cos co­mo Cha­plin. Si fes­te­ja­mos es­tas pa­la­bras es por­que so­mos mal­edu­ca­dos. Igual creo que he­mos ma­du­ra­do, ya no cau­sa gra­cia reír­se de una mu­jer en el es­ce­na­rio o bur­lar­se de un ho­mo­se­xual. Si hoy al­guien ha­ce un chis­te con eso ten­drá ETA­PAS. Cam­pi se hi­zo fa­mo­so con su per­so­na­je pa­ra Ti­ne­lli. Karina K hi­zo lar­ga tra­yec­to­ria en tea­tro con co­me­dias mu­si­ca­les.

un pro­ble­ma con el Ina­di.

—¿Cuál es el se­cre­to pa­ra no ten­tar­se?

K: Tan­to Cam­pi co­mo Mi­guel An­gel (Rodríguez) a mí me cau­san mu­cha ri­sa. Aquí me cui­do mu­cho y de­bo con­cen­trar­me pa­ra no ten­tar­me. Es un en­tre­na­mien­to muy im­por­tan­te. El he­cho de re­pe­tir ex­haus­ti­va­men­te el mis­mo tex­to ayu­da.

C: Nun­ca me tien­to. No me sue­le pa­sar en el tra­ba­jo, sí en la vi­da. Es­toy muy con­cen­tra­do en el per­so­na­je, y si ha­ce­mos lo que es­tá es­cri­to ya es muy gra­cio­so. Soy fa­ná­ti­co de Bus­ter Kea­ton, y su­fría lo que in­ter­pre­ta­ba, eso es lo que te cau­sa más hu­mor. Dis­fru­to mu­cho de que la gen­te se ría, más que del aplau­so.

—¿Los per­so­na­jes re­fle­jan nues­tra so­cie­dad?

C: El es­pec­tácu­lo mues­tra de­fec­tos y tam­bién virtudes. El pa­ra­le­lis­mo en­tre el edi­fi­cio en el que vi­ven es­tos per­so­na­jes y nues­tra so­cie­dad es di­vino. Es­ta­mos en un país en el que to­dos pen­sa­mos dis­tin­to, pe­ro que­re­mos que nos an­de bien el as­cen­sor y que no ten­ga­mos hu­me­dad en las pa­re­des. En reali­dad to­dos que­re­mos vi­vir en un lin­do edi­fi­cio. Cam­pa­ne­lla fa­bri­ca es­pe­jos, y sus re­sul­ta­dos nun­ca son ni vio­len­tos, ni re­sen­ti­dos, ni agre­si­vos. Nos mues­tra de una lin­da for­ma, pe­ro nos ve­mos ahí. Son amis­to­sos, pe­ro nos re­fle­jan tal cual so­mos. Si la gen­te nos es­tá eli­gien­do en­tre los pri­me­ros cin­co más vis­tos es por al­go, es­tá que­rien­do ver­se en un es­pe­jo.

K: Sien­to que mi per­so­na­je mues­tra una reali­dad, al igual que otros en es­te con­sor­cio que es una mi­cro­so­cie­dad. Me an­gus­tia la xe­no­fo­bia, el cri­ti­car al otro por su na­cio­na­li­dad o por su ideo­lo­gía. Es­to es­tá en las an­tí­po­das de mis pen­sa­mien­tos. Creo que es­ta de­ni­gra­ción o ser pe­yo­ra­ti­vo con el otro es­tá en el co­ra­zón de mu­chos ar­gen­ti­nos.

—¿Y el país?

K: Es­ta­mos en una tran­si­ción, in­cer­ti­dum­bre. Hay una au­sen­cia de con­cien­ti­za­ción de las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas a ni­vel hu­mano, co­mo en el ca­so de los en­fer­mos de si­da. No en­tien­do. No es­toy con­for­me, ni ale­gre, me des­car­go a tra­vés del tea­tro. No quie­ro po­ner­me ni se­ve­ra ni crí­ti­ca, quie­ro es­pe­rar y te­ner fe. Es­pe­ro que ha­ya otra al­ter­na­ti­va cuan­do se ter­mi­ne es­te man­da­to. To­do lo de­ter­mi­na la sa­bi­du­ría del pue­blo. Tal vez se mi­re más con el co­ra­zón y ha­ya que cam­biar des­de uno mis­mo sin es­pe­rar tan­to de los man­da­ta­rios. Oja­la que ten­ga­mos me­jo­res op­cio­nes.

C: Lo veo en mo­vi­mien­to cons­tan­te, me en­can­ta­ría que me fue­se más cla­ro pa­ra dón­de va­mos. Siem­pre eli­jo, es­té el go­bierno que es­té, es­pe­rar a que va­ya­mos pa­ra un buen lu­gar. Pe­ro la ver­dad que no quie­ro aban­do­nar el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo.

MAR­CE­LO ABALLAY

EXITO. La obra di­ri­gi­da por el crea­dor de El se­cre­to de sus ojos arran­có bien en la ta­qui­lla y ya tu­vo que agre­gar fun­ción los vier­nes.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.