Des­cen­dió el ín­di­ce de mor­ta­li­dad en el país, pe­ro exis­ten di­fe­ren­cias en­tre re­gio­nes.

La so­bre­vi­da au­men­tó pa­ra la ma­yo­ría de los tu­mo­res pe­ro al­gu­nos, co­mo el de cue­llo de úte­ro, con­ti­núan gol­pean­do más en las provincias po­bres del nor­te. la ne­ce­si­dad de un plan na­cio­nal y me­jo­res re­gis­tros.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FLO­REN­CIA BALLARINO

Gra­cias a los avan­ces en pre­ven­ción, diag­nós­ti­co pre­coz y nue­vas te­ra­pias, el cán­cer ya no es si­nó­ni­mo de muer­te. El ma­yor es­tu­dio has­ta la fe­cha, con da­tos de 37,5 mi­llo­nes de pa­cien­tes en 71 paí­ses, re­ve­la un au­men­to ge­ne­ra­li­za­do de la su­per vi­ven­cia des­de el año 2000 has­ta 2014. En A rgen­ti­na, por ejem­plo, la su­per­vi­ven­cia cin­co años des­pués del diag­nós­ti­co pa­só del 82,3% al 84,4% en los pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma y del 83,5% al 87,6% en los de cán­cer de prós­ta­ta.

A pe­sar de es­tos da­tos po­si­ti­vos, los au­to­res del tra­ba­jo –li­de­ra­dos por la epi­de­mió­lo­ga ita­lia­na Clau­dia Alle­ma­ni– ad­vier­ten que aún exis­te una “inacep­ta­ble” de­sigual­dad en el ac­ce­so a los ser­vi­cios mé­di­cos en­tre paí­ses ri­cos y po­bres. Mien­tras que la su­per­vi­ven­cia a los cin­co años de un cán­cer de ma­ma es del 90% en EE. UU., en In­dia es del 66%. “Hay que aca­bar con la on­co­plu­to­cra­cia, en la que los pro­gre­sos en la lu­cha con­tra el cán­cer so­lo be­ne­fi­cian a los paí­ses y pa­cien­tes r icos”, exi­gió el on­có­lo­go Ri­chard Su­lli­van, del King’s Co­lle­ge de Lon­dres, en la re­vis­ta mé­di­ca The Lan­cet.

El es­tu­dio in­ter­na­cio­nal, bau­ti­za­do Con­co­rd-3, ana­li­zó die­ci­ocho de los ti­pos de cán­cer más ha­bi­tua­les. En el ca­so de Ar­gen­ti­na, tu­vo en cuen­ta cua­tro re­gis­tros pro­vin­cia­les (los de Chu­but, Cór­do­ba, Men­do­za y Tie­rra del Fue­go) y uno na­cio­nal: el Re­gis­tro On­co­pe­diá­tri­co Hos­pi­ta­la­rio Ar­gen­tino. De he­cho, en los cán­ce­res in­fan­ti­les fue don­de la su­per­vi­ven­cia a cin­co años au­men­tó más: de 65 a 76,1%.

Pa­ra Ma­tías Cha­cón, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de On­co­lo­gía Clí­ni­ca, se tra­ta de un es­tu­dio glo­bal muy im­por­tan­te, pe­ro en el ca­so de nues­tro país so­lo se in­clu­yó a 74 mil pa­cien­tes, lo que re­pre­sen­ta el 9% de la po­bla­ción to­tal. “Si nos com­pa­ra­mos con el res­to del mun­do, com­pa­ra­ción que es in­di­rec­ta, es­ta­mos li­ge­ra­men­te por de­ba­jo de los paí­ses desa­rro­lla­dos pe­ro por en­ci­ma de la me­dia del res­to de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca”, ana­li­zó.

Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer (INC), des­de 2000 la mor­ta­li­dad por cán­cer en el país es­tá des­cen­dien­do ca­si un 1% anual en los va­ro­nes y un 0,14% anual en las mu­je­res. “Ar­gen­ti­na se lo­ca­li­za en­tre los paí­ses con in­ci­den­cia me­dia al­ta de cán­cer. La ten­den­cia en el úl­ti­mo tiem­po es a la dis­mi­nu­ción li­ge­ra de la mor­ta­li­dad glo­bal”, le ex­pli­có a PER­FIL Ju­lia Is­mael, coordinadora téc­ni­ca del INC. El cán­cer cons­ti­tu­ye la se­gun­da cau­sa de muer­te en el país. El de ma­ma es­tá al to­pe del ran­king, con más de 19.000 ca­sos anua­les, y le si­gue el cán­cer co­lo­rrec­tal, con 13.558 ca­sos nue­vos por año.

Las di­fe­ren­cias en­tre los que más y me­nos tie­nen tam­bién se evi­den­cian den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal. En 2015, La Pam­pa pre­sen­tó la ma­yor ta­sa de mor­ta­li­dad en va­ro­nes (149,8 p/100.000), en tan­to que Cha­co re­gis­tró la ma­yor mor­ta­li­dad en las mu­je­res (100,4 p/100.000). “Hay provincias que tie­nen ma­yor ta­sa de mor­ta­li­dad de cán­ce­res que tie­nen que ver con la po­bre­za. Por ejem­plo, el cán­cer de cue­llo de úte­ro tie­ne ma­yor mor­ta­li­dad en las provincias del NEA y NOA. In­clu­so en Bue­nos Ai­res, la dis­tri­bu­ción de la mor­ta­li­dad es di­fe­ren­te se­gún los dis­tri­tos”, ase­gu­ró Is­mael, quien de­ta­lló que des­de el INC vienen

“ter­mi­nar con la on­co­plu­to­cra­cia, en la que so­lo se be­ne­fi­cia a los pa­cien­tes ri­cos.” “es­ta­mos por en­ci­ma de la me­dia del res­to de paí­ses de amé­ri­ca la­ti­na.”

tra­ba­jan­do pa­ra eli­mi­nar las ba­rre­ras de ac­ce­so al sis­te­ma de sa­lud, por ejem­plo con la im­ple­men­ta­ción de la au­to­to­ma de la prue­ba del VPH.

Pa­ra Eduar­do Ca­zap, pre­si­den­te de la So­cie­dad La­ti­noa­me­ri­ca­na y del Ca­ri­be de On­co­lo­gía Mé­di­ca, pa­ra su­pe­rar los pro­ble­mas de dis­tri­bu­ción, inequi­dad y ac­ce­so es fun­da­men­tal que la Ar­gen­ti­na cuen­te con un Plan Na­cio­nal de con­trol del Cán­cer: “Es una he­rra­mien­ta útil por­que tra­ta de que los re­cur­sos dis­po­ni­bles se dis­tri­bu­yan bien, más igua­li­ta­ria­men­te. Un plan na­cio­nal es una ac­ción in­te­gra­da en­tre los dis­tin­tos me­ca­nis­mos del Es­ta­do, los in­te­gran­tes de la so­cie­dad ci­vil y gru­pos aca­dé­mi­cos en lle­var ade­lan­te una ac­ción coor­di­na­da pe­ro mul­ti­sec­to­rial”. Cha­cón tam­bién lla­mó a me­jo­rar el re­gis­tro de los pa­cien­tes con cán­cer, “una he­rra­mien­ta cla­ve” pa­ra me­dir la efi­ca­cia de un sis­te­ma sa­ni­ta­rio.

AFP

DIAGNOSTICO. El ac­ce­so a es­tu­dios y tra­ta­mien­tos es de­sigual en­tre po­bla­cio­nes ri­cas y po­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.