Perfil (Domingo)

En el al­tar de la au­sen­cia

- SIL­VIA RENEE ARIAS Arts · Tyre · Buenos Aires · Queen Victoria of the United Kingdom · Vladimir Vladimirovich Nabokov · Don DeLillo · Michel Houellebecq · Fernando Pessoa · Marguerite Duras

Des­lin­de

Au­tor: De­bret Via­na Gé­ne­ro: no­ve­la Otras obras del au­tor: Me­nos; Otro Editorial: Ho­jas del Sur, $ 300

Des­lin­de, de De­bret Via­na (Bue­nos Ai­res, 1981) es una búsqueda de “la cons­tan­cia del fra­ca­so per­ma­nen­te de re­po­ner lo real”, o, lo que es lo mis­mo, pa­ra­fra­sean­do a Victoria Ocam­po, un “es­plén­di­do fra­ca­so”, de­ter­mi­na­do aquí por una historia de amor.

M, el ob­je­to de su de­seo, sus pe­sa­di­llas y sus sue­ños, es un fan­tas­ma, un mons­truo, to­do lo que se le ocu­rre a ese de­rra­me ver­bal que es la pro­sa de Via­na, en la que con­vi­ven la an­gus­tia y el ais­la­mien­to re­fle­xi­vo de un Fer­nan­do Pes­soa, y el me­jor Vla­di­mir Na­bo­kov en las vi­sio­nes de esa ob­se­sión, en el in­ten­to de ex­plo­rar el pa­sa­do, dar­le un sen­ti­do y es­ca­par del tiem­po: “Soy de­ma­sia­do in­te­lec­tual pa­ra el amor: nun­ca se me da­ría en el pre­sen­te”. Un per­so­na­je que mu­cho ima­gi­na, jus­ti­fi­ca­do por el an­he­lo de con­ju­rar ese in­fierno con lo úni­co que sabe hacer: es­cri­bir. Es­ta no­ve­la. Y cuan­do en un pun­to de la lec­tu­ra nos pre­gun­ta­mos si el na­rra­dor ya lo ha di­cho to­do, Via­na nos ases­ta una teo­ría so­bre el ori­gen de los te­rrí­co­las pa­ra de­mos­trar­se que pue­de es­cri­bir so­bre cual­quier co­sa.

Des­lin­de ilus­tra muy bien la fra­se de Don DeLi­llo acer­ca de que la es­cri­tu­ra es una for­ma con­cen­tra­da del pen­sa­mien­to. Lo exis­ten­cial es­tá vis­to des­de va­rias óp­ti­cas, des­de el des­ga­rro de la au­sen­cia has­ta nuestra pre­sen­cia en el mun­do, pa­san­do por el se­xo, pun­to de in­fle­xión que po­dría pa­sar inad­ver­ti­do en el to­rren­te de ese río que es su estilo na­rra­ti­vo, con ecos, tam­bién, de Mar­gue­ri­te Du­ras en lo frag­men­ta­rio y de Michel Houe­lle­becq en la im­po­si­bi­li­dad del amor y el de­rrum­be de las re­la­cio­nes ín­ti­mas (no es ca­sual que la úni­ca mu­jer a la que nom­bra se lla­me Na­dia, tan pa­re­ci­do a Na­da, tal co­mo re­sul­ta di­cha re­la­ción, por­que amar es “te­rre­nal y abu­rri­do”). Pe­ro es el se­xo lo que re­lu­ce, triunfal aún ven­ci­do por el aban­dono. Y el in­con­te­ni­ble afán de es­cri­bir, que se al­za con su amor “en el al­tar de la au­sen­cia”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina