El 78% de los ar­gen­ti­nos di­ce ser par­te de la “gran cla­se me­dia”

Del 2004 al 2017 hu­bo al­gu­nas va­ria­cio­nes en los es­tra­tos so­cia­les: los sec­to­res C2 y C3 de la so­cie­dad pa­sa­ron de ser el 40% has­ta ca­si el 48%. Com­pa­ra­ción con otros paí­ses.

Perfil (Domingo) - - EL OBSERVADOR - C.D.A.

Cuan­ti­fi­car a las cla­ses me­dias es una ta­rea com­ple­ja por­que por un la­do no exis­te una de­fi­ni­ción cer­te­ra uni­ver­sal­men­te acep­ta­da, y por el otro, más allá de la glo­ba­li­za­ción, los es­ti­los de vi­da si­guen con­ser­van­do al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des lo­ca­les vin­cu­la­das a los ac­ce­sos de con­su­mos po­si­bles y a la di­ver­si­dad cul­tu­ral re­gio­nal. Sin em­bar­go, una apro­xi­ma­ción a la for­ma en que se sue­le cla­si­fi­car a la po­bla­ción en di­fe­ren­tes es­tra­tos se pue­de ob­te­ner me­dian­te el al­go­rit­mo que pro­po­ne Sai­mo.

En un re­cien­te in­for­me ela­bo­ra­do por Sai­mo al que PER­FIL pu­do ac­ce­der, se ob­ser­va la cla­si­fi­ca­ción de la so­cie­dad ar­gen­ti­na y su mu­ta­ción en­tre 2004 y 2017. El mé­to­do de cálcu­lo que pro­po­ne to­ma da­tos pro­ve­nien­tes de la En­cues­ta Per­ma­nen­te de Ho­ga­res del In­dec, por lo que es sen­ci­lla­men­te va­li­da­ble. En el gráfico 1 se pue­de ob­ser­var la clá­si­ca di­vi­sión en­tre ABC1; C2; C3; D1 y D2E. ABC1 es cla­se al­ta y me­dia al­ta, C2 es la cla­se me­dia tí­pi­ca, C3 la cla­se me­dia ba­ja, D1 cla­se ba­ja y D2E cla­se muy ba­ja/mar­gi­nal.

En la se­rie que va des­de 2004 has­ta 2017 se ob­ser­va en pri­me­ra ins­tan­cia la ro­bus­tez pro­pia de un ín­di­ce com­pues­to por va­rias va­ria­bles, es de­cir, no hay cam­bios brus­cos en las ten­den­cias. La gran cla­se me­dia com­pues­ta por el C2 y C3 era en 2004 el 40%, mien­tras que en 2017 fue el 48,3%. El co­rri­mien­to se da por la dis­mi­nu­ción de los sec­to­res más po­bres (D2E) en­tre 2004 y 2013 que pa­sa del 21 al 13,3%, tam­bién pe­ga un sal­to en 2016, co­mo ocu­rre en ca­da año de de­va­lua­ción y fuer­te in­fla­ción. Tam­bién se re­du­ce la cla­se ba­ja (D1) pe­ro es­ta re­duc­ción es de ape­nas 2,1% y se de­tie­ne en 2011.

Au­to­per­ci­bi­dos. Otro en­fo­que pa­ra iden­ti­fi­car la per­te­nen­cia de cla­se de la po­bla­ción res­pon­de a una pre­gun­ta sen­ci­lla pe­ro efi­cien­te. ¿A qué cla­se us­ted per­te­ne­ce? Al­gu­nas res­pues­tas se pue­den en­con­trar en el gráfico 2, don­de so­bre la ba­se de da­tos re­le­va­dos por La­ti­no­ba­ró­me­tro se pue­den ob­ser­var las di­fe­ren­cias en seis paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y los cam­bios en­tre 2010 y 2017.

En Ar­gen­ti­na, pa­ra 2017 el 77,8% se con­si­de­ra par­te de la “gran cla­se me­dia” (me­dia y me­dia ba­ja) con­tra el 48,3% que iden­ti­fi­ca­ba “ob­je­ti­va­men­te” Sai­mo en el gráfico an­te­rior. Por otra par­te, el por­cen­ta­je de quie­nes se con­si­de­ran cla­se me­dia-me­dia (tí­pi­ca) des­cien­de un 7,4%, en­tre 2010 y 2017.

La com­pa­ra­ción con el res­to de los paí­ses de la re­gión arro­ja da­tos re­le­van­tes. Por ejemplo, el país que más cla­se me­dia tí­pi­ca au­to­per­ci­bi­da tie­ne es Bo­li­via y que se ha am­plia­do des­de ha­ce sie­te años. El ca­so de Bra­sil es par­ti­cu­lar, en com­pa­ra­ción, la cla­se me­dia tí­pi­ca, la me­dia ba­ja y la ba­ja al­can­za al 95% de la po­bla­ción en ter­cios, sin gran­des cam­bios en­tre 2010 y 2017. Es una si­tua­ción si­mi­lar a la que es­tá arri­ban­do Ve­ne­zue­la lue­go de su de­ba­cle eco­nó­mi­ca.

El mo­de­lo de so­cie­dad de Chi­le, que sue­le ser muy elo­gia­do, pre­sen­ta, sin em­bar­go, una cla­se ba­ja ins­ta­la­da de al­re­de­dor del 20%, mien­tras que una par­te de la so­cie­dad lu­cha pa­ra as­cen­der des­de una cla­se me­dia ba­ja, ma­yo­ri­ta­ria en el país y una de las ma­yo­res de la re­gión. Fi­nal­men­te, lo que se ob­ser­va en Ni­ca­ra­gua es una si­tua­ción úni­ca. Es el país de los ob­ser­va­dos con ma­yor cla­se ba­ja au­to­per­ci­bi­da, aun­que ba­ja en diez pun­tos en­tre 2010 y 2017, en el otro ex­tre­mo, otra ra­re­za quie­nes se ca­li­fi­can co­mo de cla­se al­ta au­men­tan tam­bién diez pun­tos en el lap­so con­si­de­ra­do.

As­pi­ra­cio­nes. No es inusual que los es­pe­cia­lis­tas en mar­ke­ting ha­blen de una cla­se me­dia “as­pi­ra­cio­nal”, que im­pli­ca la idea de un es­pa­cio social que se en­cuen­tra en in­sa­tis­fac­ción con su si­tua­ción y rea­li­zan­do es­fuer­zos en ob­te­ner otras re­com­pen­sas, que en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos es­tán fue­ra de su al­can­ce ha­bi­tual. Es­ta cues­tión no es me­nor por­que sue­le te­ner su co­rre­la­to po­lí­ti­co a la ho­ra de eva­luar la si­tua­ción per­so­nal de ca­ra al vo­to.

Des­de ya que las ex­pec­ta­ti­vas y as­pi­ra­cio­nes de cla­se son va­ria­das y de­pen­den de la po­si­ción de ca­da su­je­to en el ma­pa del es­pa­cio social y que re­sul­ta de la in­ter­sec­ción de los ca­pi­ta­les eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral, co­mo se ex­pli­ca­ba arri­ba. Si bien la eco­no­mía cons­tru­ye res­tric­cio­nes, la ad­qui­si­ción de ca­pi­tal cul­tu­ral pue­de ser prio­ri­ta­ria pa­ra al­gu­nos grupos, por ejemplo, cuan­do fa­mi­lias de cla­se me­dia ba­ja C3, ca­si D, en­vían a sus hi­jos a es­cue­las pri­va­das, con la con­vic­ción (cier­ta o no) de que allí re­ci­bi­rán una for­ma­ción me­jor.

Tam­bién el ca­pi­tal social pue­de ope­rar co­mo un cons­truc­tor de de­seos, cuan­do, por ejemplo, una per­so­na que se mue­ve en un am­bien­te con con­su­mos di­fe­ren­tes a los pro­pios nor­mal­men­te in­ten­ta par­ti­ci­par de la “con­ver­sa­ción”, bus­can­do emu­lar a sus com­pa­ñe­ros. Es­te de­seo de per­te­ne­cer a una cla­se que le re­sul­ta aje­na o le­ja­na es lo que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do cas­ti­ga­do ba­jo el mote de “me­dio pe­lo”.

En la in­fo­gra­fía que se pre­sen­ta, le­jos de ser ex­haus­ti­va, se re­pre­sen­tan al­gu­nos an­he­los de los di­fe­ren­tes es­pa­cios so­cia­les. Es cla­ro que apli­ca la má­xi­ma “el que lo más pue­de lo me­nos”, es de­cir, se su­po­ne que ca­da sec­tor dis­po­ne del ca­pi­tal eco­nó­mi­co pa­ra ac­ce­der a los bie­nes ma­te­ria­les y sim­bó­li­cos de los es­tra­tos in­fe­rio­res, aun­que en gran­des cri­sis eco­nó­mi­cas pro­vo­ca brus­cos des­cen­sos y des­pla­za­mien­tos, que sue­len ser te­mi­dos, es­pe­cial­men­te cuan­do la cla­se me­dia ba­ja se hun­de en la po­bre­za. Es­to sue­le ver­se en cier­tas si­tua­cio­nes, por ejemplo, cuan­do las per­so­nas se ju­bi­lan, don­de por la es­ca­sez de los in­gre­sos por re­ti­ro no per­mi­te sos­te­ner el es­tán­dar de vi­da que te­nían cuan­do eran ocu­pa­dos.

Fi­nal­men­te, se debe des­ta­car que ex­cep­to pa­ra una par­te del es­tra­to su­pe­rior, el res­to sue­le ob­te­ner sus in­gre­sos en pe­sos. Pe­ro co­mo se ob­ser­va en la in­fo­gra­fía, el C2 y par­te del C3 ne­ce­si­tan dó­la­res, pa­ra col­mar al­gu­nas de sus as­pi­ra­cio­nes, lo que ha­ce que es­tos sec­to­res sean muy sen­si­bles a los cam­bios brus­cos del va­lor de la mo­ne­da.

No es inusual que lo es­pe­cia­lis­tas en mar­ke­ting ha­blen de una cla­se me­dia “as­pi­ra­cio­nal”, que im­pli­ca la idea de un es­pa­cio social in­sa­tis­fe­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.