Cam­pa­ña mi­li­tar.

El ge­ne­ral An­to­nio Mou­rão es can­di­da­to a vi­ce del lí­der de las en­cues­tas. Otros 25 uni­for­ma­dos tam­bién com­pi­ten en la elec­ción.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - LEANDRO DARIO

Fuer­zas pro dic­ta­du­ra apo­yan a Jair Bol­so­na­ro, el can­di­da­to bra­si­le­ño apu­ña­la­do.

Cuan­do el ge­ne­ral re­ti­ra­do An­to­nio Ha­mil­ton Mar­tins Mou­rão, can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te de Jair Mes­sias Bol­so­na­ro, se en­te­ró de la pu­ña­la­da que re­ci­bió su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la ti­ró naf­ta al fue­go, en vez de apa­gar­lo. “Si quie­ren usar la vio­len­cia, los pro­fe­sio­na­les de la vio­len­cia so­mos no­so­tros”, dis­pa­ró, co­mo si se tra­ta­ra de una gue­rra y no de una cam­pa­ña. Esa fra­se fue el úl­ti­mo de los exa­brup­tos del mi­li­tar, que reivin­di­ca la dic­ta­du­ra y sim­bo­li­za el as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha y la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de uni­for­ma­dos en la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña.

Mou­rão ha­bía sal­ta­do a los ti­tu­la­res de los dia­rios en 2017, cuan­do aún es­ta­ba en ac­ti­vi­dad en el Ejér­ci­to. “O las ins­ti­tu­cio­nes so­lu­cio­nan el pro­ble­ma po­lí­ti­co, por la ac­ción del Po­der Ju­di­cial, re­ti­ran­do de la vi­da pú­bli­ca esos ele­men­tos in­vo­lu­cra­dos en ilí­ci­tos, o en­ton­ces ten­dre­mos que im­po­ner eso”, ase­ve­ró en re­fe­ren­cia al pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, que ha­bía si­do impu­tado por el fis­cal ge­ne­ral Rodrigo Ja­not por co­rrup­ción pa­si­va pe­ro sal­va­do por el Con­gre­so, que no ha­bía au­to­ri­za­do la aper­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción.

Pro­se­li­tis­mo. Tras el ata­que a Bol­so­na­ro, Mou­rão in­ter­vino más ac­ti­va­men­te en la cam­pa­ña pre­si­den­cial. “El rol de Bol­so­na­ro en las ca­lles es in­sus­ti­tui­ble, él es un hom­bre de ma­sas. La cam­pa­ña con­ti­nua­rá con men­sa­jes en las re­des so­cia­les y en la ra­dio y te­le­vi­sión, y con mi tra­ba­jo de hor­mi­ga por to­do Bra­sil”, de­cla­ró a la pren­sa de su país. “Las Fuer­zas Ar­ma­das no pue­den con­ti­nuar to­can­do si el Ti­ta­nic se es­tá hun­dien­do”, agre­gó, al jus­ti­fi­car su apo­yo y el de sus ca­ma­ra­das al con­tro­ver­ti­do can­di­da­to a pre­si­den­te, quien si es elec­to de­sig­na­rá a ge­ne­ra­les en su ga­bi­ne­te.

Mou­rão tam­bién elo­gió al tor­tu­ra­dor Car­los Bril­han­te Us­tra, con­de­na­do por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, a quien lla­mó “hé­roe”. “Fue un hom­bre de co­ra­je, de de­ter­mi­na­ción, que me en­se­ñó mu­cho”, di­jo a pe­rio­dis­tas de Glo­boNews, que se que­da­ron en si­len­cio, es­tu­pe­fac­tos.

Pe­ro él no es el úni­co ge­ne­ral que ro­dea y apo­ya al ex ca­pi­tán del Ejér­ci­to, lí­der en las en­cues­tas con el 26% de in­ten­ción de vo­to. Se­gún pu­bli­có el dia­rio O Es­ta­do de Sao Pau­lo, al me­nos 25 can­di­da­tos pro­vie­nen de las Fuer­zas A r ma­das, du­pli­can­do así la can­ti­dad que com­pi­tió en las elec­cio­nes de 2014. La cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Bra­sil, des­nu­da­da por las con­de­nas del La­va Ja­to, ani­mó a los uni­for­ma­dos a sa­lir de los cuar­te­les y lan­zar pe­li­gro­sas ad­ver­ten­cias a los po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les. “Im­pru­den­cia en uni

for­me”. El co­man­dan­te del Ejér­ci­to, el ge­ne­ral Eduar­do Vi­llas Boas, tam­bién se zam­bu­lló en el de­ba­te

“Las Fuer­zas Ar­ma­das no pue­den se­guir to­can­do si el Ti­ta­nic se es­tá hun­dien­do.”

po­lí­ti­co con po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes. En una entrevista pu­bli­ca­da el do­min­go pa­sa­do por O Es­ta­do de S. Pau­lo, afir­mó que el cli­ma de “in­to­le­ran­cia ge­ne­ra­li­za­da” po­dría “cues­tio­nar la le­gi­ti­mi­dad del pró­xi­mo go­bierno”. Y con­si­de­ró una “in­tro­mi­sión a la so­be­ra­nía na­cio­nal” que la ONU so­li­ci­ta­ra que Lu­la sea can­di­da­to.

Esas de­cla­ra­cio­nes ge­ne­ra­ron un re­vue­lo in­men­so en la cam­pa­ña. Ci­ro Go­mes, can­di­da­to del PDT, afir­mó que si él fue­se pre­si­den­te hu­bie­ra “des­ti­tui­do y en­car­ce­la­do” a Vi­llas Boas, mien­tras que Ge­ral­do Alck­min, del PSDB, lo de­fen­dió, al sos­te­ner que no ha­bía co­me­ti­do de­li­to al­guno. Fol­ha

de S. Pau­lo, en tan­to, pu­bli­có un edi­to­rial ti­tu­la­do “Im­pru­den­cia en uni­for­me”, en el que es­ti­mó que esas “de­cla­ra­cio­nes con­fu­sas no con­tri­bu­yen a apa­ci­guar” la si­tua­ción del país. Vi­llas Boas ha­bía lla­ma­do “ami­go” y “ejemplo” a Mou­rão cuan­do pa­só a re­ti­ro en fe­bre­ro.

“En los úl­ti­mos dos años las de­cla­ra­cio­nes de mi­li­ta­res ga­na­ron fuer­za ya que hu­bo una per­cep­ción de que el La­va Ja­to po­día aca­bar en la na­da y que el país co­rría ries­gos de ines­ta­bi­li­dad con la fuer­te po­la­ri­za­ción y los ca­sos de co­rrup­ción”, afir­mó a PER­FIL

Marcelo Rech, in­ves­ti­ga­dor de In­foRel (Ins­ti­tu­to de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y De­fen­sa).

El “fe­nó­meno Bol­so­na­ro” ani­mó a los mi­li­ta­res a in­cur­sio­nar en la cam­pa­ña. La re­vis­ta Piauí in­for­mó so­bre un “fren­te mi­li­tar” que in­clui­ría can­di­da­tu­ras en va­rios Es­ta­dos y ciu­da­des. “Yo se­ré el ar­ti­cu­la­dor de eso”, con­fia­ba, por ese en­ton­ces, Mou­rão. El mis­mo que, en ese ar­tícu­lo, lla­mó “mo­vi­mien­to de 1964” al úl­ti­mo gol­pe mi­li­tar, que go­ber­nó Bra­sil du­ran­te 21 años y de­jó al me­nos 434 ase­si­na­dos y des­apa­re­ci­dos.

APOLOGIA. Bol­so­na­ro y su vi­ce reivin­di­can la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar y pos­tu­lan un rol ac­ti­vo de los mi­li­ta­res en la se­gu­ri­dad in­te­rior.

FOTOS: AFP

AMI­GO. Vi­llas Boas, co­man­dan­te del Ejér­ci­to, en­cen­dió la po­lé­mi­ca al sos­te­ner que el pró­xi­mo go­bierno po­día no te­ner le­gi­ti­mi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.