Mes­si eli­gió una es­cue­la in­gle­sa pa­ra la edu­ca­ción de sus hi­jos Thia­go y Mateo

Ale­ja­do por aho­ra de la Se­lec­ción, el ju­ga­dor acom­pa­ñó a los pe­que­ños en su pri­mer día de cla­se. Y par­ti­ci­pó de una ac­ti­vi­dad de pa­dres e hi­jos en el jar­dín de in­fan­tes.

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - AGUSTIN JAMELE

En Bar­ce­lo­na hay, ob­via­men­te, va­rias es­cue­las pri­va­das pa­ra su co­mu­ni­dad cos­mo­po­li­ta. En el ca­so de Lio­nel Mes­si y su mu­jer An­to­ne­lla Roc­cuz­zo la op­ción ele­gi­da fue la Bri­tish School of Bar­ce­lo­na (BSB). Tan­to Thia­go, de 5 años, co­mo Mateo, de 3 re­cién cum­pli­dos, co­men­za­ron el año en la ins­ti­tu­ción que cuen­ta con tres cam­pus, de­ce­nas de cla­ses ex­tra­cu­rri­cu­la­res, ac­ti­vi­da­des pa­ra to­da la fa­mi­lia y has­ta nu­tri­cio­nis­tas es­pe­cia­li­za­dos que pre­pa­ran me­nús sa­lu­da­bles pa­ra el alum­na­do.

La inau­gu­ra­ción ofi­cial del co­le­gio tu­vo lu­gar en 1958 con la in­ten­ción de cu­brir las ne­ce­si­da­des de los ofi­cia­les de la ma­ri­na bri­tá­ni­ca que se en­con­tra­ban en la ciu­dad. Su crea­dor, Pe­dro de Ver­da, de­ci­dió que tam­bién se acep- ta­ran alum­nos de la zo­na y de to­das las na­cio­na­li­da­des con el ob­je­ti­vo de brin­dar una for­ma­ción in­ter­na­cio­nal. Cuan­do esas tro­pas se fue­ron del país la es­cue­la con­ti­nuó y con el pa­so de los años se in­te­gró a la co­mu­ni­dad.

Los hi­jos de... La es­cue­la don­de asis­ten los hi­jos de Mes­si se con­vir­tió en uno de los co­le­gios pre­fe­ri­dos pa­ra los fut­bo­lis­tas del Ba­rça. El uru­gua­yo Luis Suá­rez, el bra­si­le­ño Phi­lip­pe Cou­tin­ho, el croa­ta Iván Ra­ki­tic y el ex en­tre­na­dor del club Luis En­ri­que son al­gu­nos de quie­nes man­dan o man­da­ron a sus hi­jos. De­bi­do a su pro­fe­sión nun­ca sa­ben cuán­do via­ja­rán pa­ra ju­gar al fút­bol en otros paí­ses y la ins­ti­tu­ción les pro­por­cio­na la opor­tu­ni­dad de que sus hi­jos se adap­ten más fá­cil­men­te si de­ben ha­cer­lo. Pi­qué y Shakira son de los pa­dres fa­mo­sos que eli­gie­ron otra ins­ti­tu­ción pri­va­da.

Pa­ra in­gre­sar al ins­ti­tu­to los pa­dres de­ben rea­li­zar una pri­me­ra entrevista con la Ofi­ci­na de Ad­mi­sio­nes. Lue­go se lle­va a ca­bo un pa­seo por las ins­ta­la­cio­nes del lu­gar y se de­ben pre­sen­tar an­te­ce­den­tes es­co­la­res del ni­ño. Más tar­de se con­ti­núa con una reunión en­tre es­te y los di­rec­to­res pa­ra me­dir su ni­vel de in­glés y ap­ti­tu­des. A par­tir de los dos años los pe­que­ños de­ben de­mos­trar que tie­nen “un ni­vel de in­glés oral y es­cri­to ade­cua­do a su edad”. De apro­bar el exa­men, y de ha­ber lu­gar en el cur­so, se le ofre­ce una va­can­te.

To­do in­clui­do. El va­lor de la cuo­ta es anual, pa­ra los ni­ños de 6 años, co­mo el ca­so de Thia­go, el pre­cio es de 11.150 eu­ros; mien­tras que pa­ra los de 3, co­mo Mateo, 10.450 eu­ros. En to­dos los ca­sos se abo­na una ma­trí­cu­la de 3.500 eu­ros pa­ra her­ma­nos. Den­tro de es­to se in­clu­ye una co­mi­da ca­lien­te y un desa­yuno o me­rien­da, el ma­te­rial es­co­lar, los li­bros de tex­to y el se­gu­ro es­co­lar obli­ga­to­rio con­tra ac­ci­den­tes. Tan­to los uni­for­mes co­mo el trans­por­te y las cla­ses par­ti­cu­la­res y ex­tra­es­co­la­res se pa­gan apar­te. Las fa­mi­lias pue­den ele­gir en­tre un ex­ten­so ca­tá­lo­go de más de 30 de­por­tes, di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, dan­zas, ro­bó­ti­ca, compu­tación, idio­mas, o per­fec­cio­na­mien­to de la me­mo­ria, la con­cen­tra­ción y la crea­ti­vi­dad. A la me­sa. En es­te item se ubi­ca el al­muer­zo. Por un pa­go adi­cio­nal de 195 eu­ros por mes se pue­de ac­ce­der al co­me­dor del co­le­gio. “Nos enor­gu­lle­ce­mos de ofre­cer me­nús sa­lu­da­bles y equi­li­bra­dos uti­li­zan­do in­gre­dien­tes de ca­li­dad cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos”, in­di­can en la es­cue­la y agre­gan que “to­das las co­mi­das y me­rien­das cum­plen con los es­tán­da­res de nu­tri­ción pa­ra que los es­tu­dian­tes ten­gan una die­ta sa­na”.

Pa­ra es­to cuen­tan con un ex­per­to en die­té­ti­ca, cer­ti­fi­ca­do por los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, que “ela­bo­ra los me­nús del co­le­gio con in­gre­dien­tes de ori­gen local, fres­cos y de tem­po­ra­da, co­mo ver­du­ras or­gá­ni­cas y aves cria­das en li­ber­tad”. De es­ta ma­ne­ra los pa­dres tie­nen la op­ción de una pro­pues­ta sa­lu­da­ble.

Sin la pre­sión de te­ner que en­tre­nar y ju­gar con la Se­lec­ción ar­gen­ti­na, Mes­si acom­pa­ñó a sus dos hi­jos en su pri­mer día de cla­se. Po­só con ellos de ca­mino a la es­cue­la y re­gis­tró a Mateo, con ca­ra de pí­ca­ro, en un ac­ti­vi­dad lú­di­ca que los pa­dres com­par­tie­ron con quie­nes ese día te­nían su pri­mer día es­co­lar.

ES­CUE­LA. Vis­tas de las áreas co­mu­nes y de­ta­lle del Guer­ni­ca de Pa­blo Pi­cas­so en la bi­blio­te­ca.

HAY EQUI­PO. Co­mien­zo del año lec­ti­vo: Thia­go en pri­mer gra­do; Mateo, en el jar­dín.

FOTOS: INSTAGRAM L.M./A.R.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.