¿Qué tie­nen en co­mún los ogros y las ce­bo­llas?

Perfil (Domingo) - - CULTURA -

Diá­lo­go en­tre Shrek y el Bu­rro:

Shrek: Pa­ra tu in­for­ma­ción, los ogros so­mos muy di­fe­ren­tes de lo que creen. Bu­rro: ¿Ejem­plo? Shrek: ¿Ejem­plo? Los ogros son co­mo ce­bo­llas. Bu­rro: ¿Apes­tan? Shrek: ¡Sí! ¡No! Bu­rro: ¿Te ha­cen llo­rar? Shrek: ¡No! Bu­rro: Ya sé, si los de­jas al sol, ¿se po­nen de co­lor ma­rrón y les sa­len pe­li­tos blan­cos?

Shrek: ¡No! ¡Ca­pas! ¡Las ce­bo­llas tie­nen ca­pas! ¡Los ogros te­ne­mos ca­pas! ¡Las ce­bo­llas las tie­nen! ¿En­tien­des? ¡Am­bos te­ne­mos ca­pas!

Bu­rro: ¡Oh! ¡Am­bos tie­nen ca­pas! Pe­ro no a to­dos les gus­tan las ce­bo­llas. ¡Pas­te­les! ¡A to­dos les gus­ta el pas­tel! ¡Y los ha­cen en ca­pas!

Shrek: ¡Y a mí qué me im­por­ta… lo que les gus­te a to­dos! ¡Los ogros no son pas­te­les!

Ha­ce po­co la agen­cia pu­bli­ci­ta­ria Leo Bur­nett ex­pli­có el pro­ce­so de mar­ke­ting a tra­vés de un vi­deo, Re­bran­ding the Ca­rrot: el de­sa­fío con­sis­tía en de­mos­trar que cual­quier co­sa, in­clu­so la más ba­nal y anó­ni­ma (una za­naho­ria en es­te ca­so), pue­de asu­mir una nue­va iden­ti­dad a los ojos del con­su­mi­dor gra­cias a un pro­yec­to há­bil de co­mu­ni­ca­ción. Una za­naho­ria, ve­ge­tal par­ti­cu­lar­men­te po­co atrac­ti­vo, tie­ne sin em­bar­go al­gu­nos pun­tos fuer­tes: un co­lor lla­ma­ti­vo y ale­gre, un sa­bor dul­ce, cier­ta ver­sa­ti­li­dad y una iden­ti­dad fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble. Pe­ro prue­ben aho­ra con una ce­bo­lla.

Es di­fí­cil ha­blar de ce­bo­llas sin po­ner en evi­den­cia sus as­pec­tos ne­ga­ti­vos: tie­nen un olor fuer­te, un co­lor anó­ni­mo y po­co de­fi­ni­do, ha­cen llo­rar. Re­sul­ta im­pro­ba­ble ha­cer una cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción efi­caz o con­ven­cer a al­gún ac­tor fa­mo­so pa­ra que ha­ga una pu­bli­ci­dad di­cien­do: Got onion? Vi­da­lia, una aso­cia­ción de agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za­da en el cul­ti­vo de ce­bo­llas dul­ces, jus­ta­men­te lla­ma­da Vi­da­lia, en­con­tró una so­lu­ción al pro­ble­ma y ob­tu­vo un ines­pe­ra­do éxi­to co­mer­cial. La so­lu­ción se lla­ma Shrek.

El diá­lo­go don­de se habla de la si­mi­li­tud en­tre ogros y ce­bo­llas, de la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Shrek, fue su­fi­cien­te pa­ra Vi­da­lia, que apro­ve­chó la co­ne­xión pa­ra aso­ciar a los per­so­na­jes del di­bu­jo ani­ma­do con su pro­pio pro­duc­to. La ven­ta de las “ce­bo­llas de Shrek” au­men­tó no­ta­ble­men­te, so­bre to­do en una fran­ja de con­su­mi­do­res im­pen­sa­da: los ni­ños. Ha­blan de eso en el Wall Street Jour­nal: “La cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria Shrek Fo­re­ver Af­ter, Vi­da­lias Fo­re­ver Sweet co­men­zó es­ta pri­ma­ve­ra, con el ini­cio de la tem­po­ra­da de co­se­cha de las ce­bo­llas Vi­da­lia, que con­ti­núa has­ta sep­tiem­bre. […] Las ce­bo­llas se ven­die­ron en en­va­ses de­co­ra­dos con una fo­to en co­lo­res de Shrek, el lo­go de Vi­da­lia y la pre­gun­ta ‘¿Qué tie­nen en co­mún los ogros y las ce­bo­llas?’ ‘Mi pro­ble­ma era en­ten­der có­mo ha­cer atrac­ti­vas las ce­bo­llas a los ni­ños. Es mu­cho más fácil cuan­do se habla de miel, fru­ti­llas o ba­na­nas’, de­cla­ró Wendy Bran­nen, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la aso­cia­ción Vi­da­lia. […] ‘Ha­bía una co­ne­xión ca­si na­tu­ral en­tre su mar­ca y nues­tros per­so­na­jes’ –si­gue An­ne Glo­be, res­pon­sa­ble de mar­ke­ting de la Drea­mWorks Ani­ma­tion–; las ce­bo­llas for­man par­te de la per­so­na­li­dad de Shrek des­de la pri­me­ra pe­lí­cu­la’”.

En el si­tio de Vi­da­lia se pue­den en­con­trar tam­bién re­ce­tas con ce­bo­llas dul­ces. To­dos los pla­tos tie­nen nom­bres ins­pi­ra­dos en la pe­lí­cu­la. De acuer­do con los da­tos ofi­cia­les, la ven­ta de ce­bo­llas Vi­da­lia au­men­tó un 35%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.