Oyar­bi­de tie­ne mie­do y ca­si no sa­le de ca­sa

Sa­le po­co de su de­par­ta­men­to en el ba­rrio de Re­co­le­ta. Es­tá cus­to­dia­do y vi­ve con su pe­rra Yorks­hi­re. Su abo­ga­do di­ce que vol­vió a ser “el de an­tes”.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - PA­BLO RODRIGUEZ

Le­jos en el tiem­po que­da­ron las épo­cas en que Nor­ber­to Oyar­bi­de era el ma­gis­tra­do más pro­te­gi­do de Co­mo­do­ro Py. Du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, el ex ti­tu­lar del juz­ga­do fe­de­ral nú­me­ro 5 fre­nó va­rias cau­sas que in­vo­lu­cra­ban a fun­cio­na­rios del an­te­rior go­bierno, lo que lo con­vir­tió en uno de los jue­ces con más de­nun­cias por mal desem­pe­ño de sus fun­cio­nes. Atrás tam­bién que­da­ron sus ce­nas gla­mo­ro­sas, las fo­tos con un ani­llo de un cuar­to de mi­llón de dó­la­res, los bai­les con la Mo­na Ji­mé­nez o su en­tre­na­mien­to por la cos­ta­ne­ra sur lu­cien­do un bron­cea­do ca­ri­be­ño. Des­de que su nom­bre apa­re­ció en los cua­der­nos del ex cho­fer Os­car Cen­teno, Oyar­bi­de vi­ve en­ce-

Es­ta se­ma­na fue a una per­fu­me­ría a com­prar cham­pú pa­ra cui­dar su pla­ti­na­do

rra­do. Es­ta se­ma­na, PER­FIL lo en­con­tró sa­lien­do de su pi­so por­te­ño. Es­tá de­caí­do, pe­ro no pier­de su es­ti­lo.

El ex juez fe­de­ral, quien re­nun­ció ha­ce dos años aco­rra­la­do por de­ce­nas de de­nun­cias, ya no sue­le rea­li­zar ca­mi­na­tas por el co­que­to ba­rrio de Re­co­le­ta. Ni si­quie­ra via­ja en ta­xi, al­go que so­lía ha­cer an­tes de que­dar en­vuel­to en la cau­sa de los cua­der­nos de las coimas.

Adep­to a una vi­da so­cial in­ten­sa du­ran­te va­rios años, Oyar­bi­de ca­si no sa­le de su ca­sa, se­gún con­ta­ron a es­te me­dio sus ve­ci­nos. El jue­ves por la ma­ña­na, hi­zo una sa­li­da ha­cia una per­fu­me­ría cer­ca­na jun­to a dos cus­to­dios. Com­pró dos cham­pús es­pe­cia­les pa­ra cui­dar el de­co­lo­ra­do que se hi­zo en el pe­lo, que lu­ce ca­da vez más blanco. La pe­lu­que­ra de la ca­de­na Llon­gue­ras que lo atien­de, con­tó a es­te dia­rio que el ex ma­gis­tra­do es­tu­vo la se­ma­na pa­sa­da pa­ra re­for­zar su pla­ti­na­do y re­ve­ló que lo no­tó “me­jor” y más “da­do”, aun­que evi­tó re­fe­rir­se a sus pro­ble­mas ju­di­cia­les. Pe­ro agre­gó que “des­de que fue pro­ce­sa­do no vol­vió a ve­nir” a la pe­lu­que­ría.

Hay cier­to cli­ma ten­sión en las in­me­dia­cio­nes del de­par­ta­men­to de tres am­bien­tes del ex ma­gis­tra­do, ubi­ca­do en la ca­lle Ro­drí­guez Pe­ña ca­si es­qui­na Po­sa­das.

En la puer ta del edi­fi­cio, una guar­dia de ci­vil de Gen­dar­me­ría lo cus­to­dia a sol y som­bra. El vier­nes, cuan­do PER­FIL lo sor­pren­dió a la sa­li­da de su ca­sa, Oyar­bi­de sa­lió acom­pa­ña­do de tres cus­to­dios. Uno lle­va­ba una mo­chi­la Louis Vuit­ton, que tie­ne un pre­cio de mer­ca­do de 1.800 dó­la­res. Oyar­bi­de car­ga­ba en sus bra­zos a Lu­na, su pe­rra ra­za Yorks­hi­re que se vol­vió una com­pa­ñe­ra in­se­pa­ra­ble en es­tos me­ses de os­tra­cis­mo. “El de an­tes”.

Blin­da­do y a la es­pe­ra de un mi­la­gro ju­di­cial. Así se en­cuen­tra el ex juez fe­de­ral des­pués de con­ver­tir­se en uno de los 41 pro­ce­sa­dos en el mar­co de la cau­sa de los cua­der­nos de las coimas. Un día des­pués de los pro­ce­sa­mien­tos que dic­tó su ex co­le­ga Bo­na­dio, Oyar­bi­de man­tu­vo un úni­co y bre­ve in­ter­cam­bio con pe­rio­dis­tas. Di­jo que “to­mó bien” la me­di­da ya que era una co­sa que “po­día ocu­rrir”.

Des­de su en­torno, le con­fir­ma­ron a PER­FIL que es­tán tra­ba­jan­do en la es­tra­te­gia pa­ra lo­grar des­men­tir que

“Aho­ra pa­re­ce que su psi­quis vol­vió a su lu­gar ori­gi­nal”, re­ve­ló su abo­ga­do, Os­val­do Can­to­ro

re­ci­bió di­ne­ro por par­te de fun­cio­na­rios y que for­mó par­te de una “aso­cia­ción ilí­ci­ta” (ver pá­gi­na 13).

Co­mo par­te de su de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria, que tam­bién se co­no­ció es­ta se­ma­na, el ex juez re­la­tó que su­frió un in­ten­to de ho­mi­ci­dio: “In­ten­ta­ron ma­tar­me en el res­tau­ran­te El Mi­ra­sol, que es­tá en el Pa­seo de la Re­co­va, de­ba­jo de la au­to­pis­ta 9 de Ju­lio. Allí, mien­tras es­ta­ba so­lo en el toi­let­te, in­gre­só un se­ñor mu­cho más al­to que yo y con un cu­chi­llo me pin­chó la es­pal­da sin las­ti­mar­me”.

Su abo­ga­do, Os­val­do Can­to­ro, re­ve­ló que tra­ba­jan jun­tos en la es­tra­te­gia ju­di­cial que en­ca­ra­rán ha­cia de­lan­te. So­bre su es­ta­do de áni­mo, el abo­ga­do ase­gu­ró que lo “veo muy bien plan­ta­do. En aque­lla ben­di­ta con­ver­sa­ción con Baby Et­che­co­par (NdR: cuan­do llo­ró al ai­re des­pués de apa­re­cer nom­bra­do en la cau­sa de los cua­der­nos) es­ta­ba per­tur­ba­do por to­do lo ocu­rri­do. Aho­ra pa­re­ce que su psi­quis vol­vió a su lu­gar ori­gi­nal. Me pa­re­ce que to­mó con­cien­cia de que era al­go que po­día ocu­rrir­le. Vol­vió a ser el de an­tes”.

Lo acom­pa­ña su pe­rra y es­tá cus­to­dia­do.

FO­TOS: MAR­CE­LO SILVESTRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.