Pa­ra des­cu­brir o re­vi­si­tar a un ar­tis­ta uru­gua­yo inol­vi­da­ble

Perfil (Domingo) - - TEATRO / CRITICA - ANA SEOA­NE

Au­tor, dra­ma­tur­go, his­to­ria­dor y psi­coa­na­lis­ta, Pa­cho O’Don­nell es­tre­nó aho­ra un ho­me­na­je a Ma­rio Be­ne­det­ti, poe­ta uru­gua­yo fa­lle­ci­do en 2009. Uti­li­zó un frag­men­to de un poe­ma, pa­ra bau­ti­zar es­te es­pec­tácu­lo que lo tie­ne a él co­mo in­tér­pre­te jun­to a la ac­triz Ma­ría Fio­ren­tino. Es­ta nue­va crea­ción de O’Don­nell en­ta­bla re­la­ción con otra que pre­sen­tó an­te­rior­men­te y que tam­bién lo tu­vo co­mo co­pro­ta­go­nis­ta: Pa­sio­nes, en la his

to­ria ar­gen­ti­na (2009). No es fre­cuen­te que un es­cri­tor ana­li­ce la obra de otro con la ge­ne­ro­si­dad y ca­li­dez que lo ha­ce O’Don­nell en el es­ce­na­rio. Des­de el pri­mer mo­men­to se evi­den­cia que am­bos se co­no­cie­ron y con mu­cho acier­to eli­gió no so­lo los tex­tos más em­ble­má­ti­cos sino que su­ma re­por­ta­jes fil­ma­dos y en­tre­cru­za anéc­do­tas. Es­te “re­cor­dar” lo ha­ce jun­to a Ma­ría Fio­ren­tino, quien con su ac­tua­ción da vi­da con voz y ma­ti­ces a las pa­la­bras e imá­ge­nes del poe­ta uru­gua­yo. Se su­ma la mú­si­ca en vi­vo de Ser­gio Vai­ni­koff y el can­tan­te Mar­ce­lo Bal­sells, quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de in­ter­pre­tar las can­cio­nes más co­no­ci­das, que mu­si­ca­li­za­ron des­de Joan Ma­nuel Se­rrat has­ta nues­tro Al­ber­to Fa­ve­ro. Es­tán te­mas íco­nos co­mo Te

quie­ro que in­mor­ta­li­zó Na­cha Gue­va­ra, Con­tar con­mi­go de Se­rrat y Car­ta de un pre­so a su hi­jo de Pa­blo Mi­la­nés, en­tre otros.

La pues­ta en es­ce­na que ima­gi­nó Da­niel Mar­co­ve ca­si re­pro­du­ce un li­ving con un si­llón, pe­que­ña me­sa y una pan­ta­lla, que jue­ga de in­men­so plas­ma don­de dos es­pec­ta­do­res pri­vi­le­gia­dos –O’Don­nell y Fio­ren­tino– mi­ran al Be­ne­det­ti in­mor­ta­li­za­do a tra­vés de las fil­ma­cio­nes. Ca­si dia­lo­gan con él ven­cien­do los tiem­pos –pa­sa­do/pre­sen­te– y tam­bién a la muer­te. Es la poe­sía en su má­xi­ma ex­pre­sión con el pen­sa­mien­to y po­si­ción ideo­ló­gi­ca del ar­tis­ta, quien su­frie­ra exi­lios por esa mis­ma mi­ra­da de iz­quier­da. Su his­to­ria no di­fie­re mu­cho de la tan­tos crea­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­ro co­mo los gran­des es­cri­to­res el do­lor lo trans­for­mó en ar­te.

Tan­to la es­ce­no­gra­fía co­mo el ves­tua­rio de Pau­la Mo­li­na bus­ca­ron acer­car al ho­me­na­jea­do a la pla­tea eli­gien­do di­se­ños cer­ca­nos y co­lo­res cá­li­dos, las mis­mas con­sig­nas im­pe­ra­ron en la ilu­mi­na­ción de Mi­guel Mo­ra­les. Pa­ra quie­nes no co­no­cen la es­cri­tu­ra de Ma­rio Be­ne­det­ti es­te es­pec­tácu­lo es una ci­ta im­pres­cin­di­ble, ya que otro es­cri­tor los in­tro­du­ce en ese mun­do de me­tá­fo­ras siem­pre cer­ca­nas. Pa­ra quie­nes por el con­tra­rio lo ha­yan tran­si­ta­do és­ta es una pro­pues­ta pa­ra vol­ver­lo a vi­si­tar, re­cor­dar sus poe­sías y re­me­mo­rar su pen­sa­mien­to. Co­mo es­cri­bió otro poe­ta, el es­pa­ñol, Ga­briel Ce­la­ya siem­pre: “la poe­sía es un ar­ma car­ga­da de fu­tu­ro”.

O’Don­nell y Fio­ren­tino lle­van a re­co­rrer la tra­yec­to­ria de Ma­rio Be­ne­det­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.