Mon­tse­rrat Ca­ba­llé. La so­prano del himno a Bar­ce­lo­na mu­rió en esa ciu­dad. Te­nía 85 años.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

al Fon­do. En 1999, con só­lo 43 años, fue la pri­me­ra mu­jer en dirigir el gi­gan­tes­co des­pa­cho de abo­ga­dos Ba­ker & Mc­Ken­zie de Chica­go. En 2007, le ocu­rrió lo mis­mo al ju­rar co­mo mi­nis­tra de Eco­no­mía y Fi­nan­zas en Fran­cia, en el go­bierno de Sar­kozy. “Una Fe­rra­ri”, la de­fi­nía el man­da­ta­rio.

Con ca­da cam­bio y cre­ci­mien­to, ella ne­ce­si­tó –los años de na­da­do­ra no fue­ron en vano– te­ner siem­pre con­si­go un ele­men­to: el agua. Por eso cuan­do de­jó el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pa­ra ir al FMI, al­qui­ló un de­par­ta­men­to en Was­hing­ton con ac­ce­so di­rec­to a una pi­le­ta y vis­tas al río Potomac. Que no le fal­te ni el agua ni la co­mi­da ve­ga­na: fren­te a su ofi­ci­na en esa ciu­dad es asi­dua de un res­tó con es­te ti­po de co­mi­das.

Víc­ti­ma de cier­ta sin­ce­ri­dad, La­gar­de fue cen­tro de crí­ti­cas cuan­do, sien­do mi­nis­tra y en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, re­co­men­dó a los fran­ce­ses “usar más la bi­ci” an­te el au­men­to del pre­cio de la naf­ta.

Y si se tra­ta de pun­tos os­cu­ros en su cu­rrí­cu­lum, tie­ne uno co­no­ci­do: una con­de­na ju­di­cial por “ne­gli­gen­cia en la des­via­ción de fon­dos pú­bli­cos” en un ar­bi­tra­je par­ti­cu­lar ha­cia el em­pre­sa­rio Ber­nard Ta­pie, cer­cano a Sar­kozy. Quie­nes no sim­pa­ti­zan mu­cho con ella sue­len re­fe­rir­se con ani­mo­si­dad a una al­fom­bra ani­mal print ace­bra­da que tu­vo en al­gún tiem­po en su ofi­ci­na, se­gún ella mis­ma, par­te de una de­co­ra­ción que obli­ga­ba a los “pe­que­ños hom­bres gri­ses” a le­van­tar los ojos del pi­so y mi­rar­la a ella. La­gar­de su­po lle­var ade­lan­te sus con­vic­cio­nes so­bre los de­re­chos e in­clu­sión de la mu­jer. Du­ran­te su pa­so por el go­bierno ga­lo, le pre­gun­ta­ba a cuan­to CEO iba a ver­la: “¿Cuán­tas mu­je­res hay en el con­se­jo de su em­pre­sa?”.

Chi­ris­ti­ne se ca­só y di­vor­ció dos ve­ces. De su pri­mer ma­ri­do, con Wil­frid La­gar­de, con­ser­va el ape­lli­do y sus dos hi­jos: Pie­rre-Hen­ri y Tho­mas. Am­bos cre­cie­ron jun­to a su pa­dre en Pa­rís cuan­do a fi­na­les de los ‘90 Ch­ris­ti­ne se mu­dó a Chica­go. “Cuan­do mis dos hi­jos eran chi­cos, ca­da uno de mis via­jes pro­fe­sio­na­les eran una ma­ra­tón. Te­nía que ocu­par­me de la lar­ga lis­ta de asun­tos do­més­ti­cos”, di­jo es­ta mu­jer quien des­de 2006 es­tá en pa­re­ja con Xa­vier Gia­con­ti, un em­pre­sa­rio mar­se­llés. “Los hom­bres de mi vi­da han te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra acep­tar mi éxi­to”, re­co­no­ció La­gar­de que se fue con­vir­tien­do en una ce­le­bri­dad en el mun­do de las fi­nan­zas. Al­go que le per­mi­tió in­gre­sar en el club his­tó­ri­ca­men­te mas­cu­lino de los di­rec­to­res del FMI. Asu­mió el 5 de ju­lio de 2011 y pa­ra ese en­ton­ces ya ha­bía de­ja­do de ser “Ma­da­me la Mar­que­sa”, apo­do des­pec­ti­vo que la per­si­guió cuan­do era mi­nis­tra. El año pa­sa­do, se­gún For­bes, se ubi­có en­tre las diez mu­je­res más po­de­ro­sas del mun­do.

“Los hom­bres de mi vi­da han te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra acep­tar mi éxi­to”, di­ce La­gar­de

MAR­CE­LO SILVESTRO

pa­re­ja es Xa­vier Gia­con­ti, con quien es­tu­vo en Ar­gen­ti­na en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.