Abor­to.

Se co­men­za­rá a ven­der en far­ma­cias, ba­jo re­ce­ta ar­chi­va­da, en los ca­sos en que la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo sea le­gal. Dos la­bo­ra­to­rios na­cio­na­les, uno pri­va­do y otro público, lo desa­rro­llan.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FLO­REN­CIA BALLARINO

Có­mo se pro­du­ce en el país el mi­so­pros­tol, la dro­ga se­gu­ra y au­to­ri­za­da que ar­mó po­lé­mi­ca.

Aun­que des­de ha­ce vein­te años el mi­so­pros­tol se ex­pen­de en far­ma­cias, re­cién en 2018 –lue­go de que se re­cha­za­ra la ley pa­ra le­ga­li­zar el abor­to–, la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Mé­di­ca (An­mat) au­to­ri­zó el uso de es­te me­di­ca­men­to en las do­sis re­co­men­da­das pa­ra rea­li­zar un abor­to de ma­ne­ra se­gu­ra. Ade­más, per­mi­tió su ven­ta ba­jo es­tric­ta pres­crip­ción mé­di­ca y con re­ce­ta ar­chi­va­da en los en que don­de lo per­mi­te la nor­ma­ti­va.

En la Ar­gen­ti­na ri­ge la in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo (ILE) en ca­so de vio­la­ción o cuan­do el em­ba­ra­zo re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la sa­lud o la vi­da de la mu­jer. En el pro­to­co­lo pa­ra la aten­ción in­te­gral de per­so­nas con de­re­cho a la ILE de la Se­cre­ta­ría de Go­bierno de Sa­lud se in­clu­ye la rea­li­za­ción del pro­ce­di­mien­to en for­ma am­bu­la­to­ria con mi­so­pros­tol, co­mo lo re­co­mien­da la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud.

Sin em­bar­go, el fár­ma­co has­ta aho­ra so­lo se pro­du­cía en uni­da­des de 200 mcg com­bi­na­do con un an­ti­in­fla­ma­to­rio (di­clo­fe­nac), y no es­ta­ba au­to­ri­za­do con fi­nes gi­ne­co­ló­gi­cos sino gás­tri­cos. Ade­más, exis­tía un úni­co la­bo­ra­to­rio que lo co­mer­cia­li­za­ba y fi­ja­ba pre­cio: 4.500 pe­sos (el en­va­se de 16 6 com­pri­mi­dos re­cu­bier­tos).

Aho­ra, con las re­so­lu­cio­nes de la An­mat, se alla­nó el ca­mino pa­ra que otros la­bo­ra­to­rios na­cio­na­les pro­duz­can y co­mer­cia­li­cen la dro­ga. Des­de ha­ce tres me­ses es­tá apro­ba­do el Mi­so­pros­tol 200 del La­bo­ra­to­rio Do­mín­guez pa­ra uso ins­ti­tu­cio­nal y hos­pi­ta­la­rio. Y re­cien­te­men­te una nue­va pre­sen­ta­ción (Mi­sop 200, 12 com­pri­mi­dos va­gi­na­les) pa­ra ven­ta en far­ma­cias.

“Es­ta­mos ha­cien­do to­dos los trá­mi­tes in­ter­nos pa­ra po­der co­mer­cia­li­zar­lo an­tes de fin de año. To­da­vía no sa­be­mos el pre­cio, pe­ro se­rá más eco­nó­mi­co que el dis­po­ni­ble”, le di­jo a PER­FIL Ca­ri­na Ris­mon­do, di­rec­to­ra téc­ni­ca del la­bo­ra­to­rio.

El mi­so­pros­tol es un aná­lo­go de la pros­ta­glan­di­na E1. Pro­vo­ca con­trac­cio­nes del múscu­lo li­so del úte­ro, es­ti­mu­la la ma­du­ra­ción cer­vi­cal y au­men­ta el tono ute­ri­no. En mar­zo de 2005, la OMS in­clu­yó el mi­so­pros­tol en su lis­ta de me­di­ca­men­tos esen­cia­les, por ha­ber­se de­mos­tra­do su efi­ca­cia y per­fil de se­gu­ri­dad.

El la­bo­ra­to­rio Do­mín­guez ya ven­día en el país des­de 2009 Mi­sop25 pa­ra la in­duc­ción del par­to. Se­gún de­ta­lla­ron, la ma­te­ria pri­ma se com­pra en el ex­te­rior pe­ro el pro­duc­to se ma­nu­fac­tu­ra en la plan­ta que el la­bo­ra­to­rio tie­ne en el ba­rrio por­te­ño de Ca­ba­lli­to, don­de ac­tual­men­te tra­ba­jan al­re­de­dor de cien pro­fe­sio­na­les. In­ves­ti­ga­ción. Ade­más, en San­ta Fe un la­bo­ra­to­rio público es­tá ha­cien­do las prue­bas de es­ta­bi­li­dad de un pri­mer lo­te de 100 mil do­sis de mi­so­pros­tol. “En 2013 co­men­za­mos a in­ves­ti­gar pa­ra desa­rro­llar una fór­mu­la, a pe­di­do de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Po­lí­ti­cas de Gé­ne­ro. En 2012 salió la pri­me­ra guía de aten­ción in­te­gral del abor­to no pu­ni­ble del Mi­nis­te­rio, y San­ta Fe fue una de las pri­me­ras pro­vin­cias en ad­he­rir

y prac­ti­car el pro­to­co­lo. De ahí en más nos pi­die­ron in­da­gar en es­te te­ma, que era nue­vo pa­ra no­so­tros”, sos­tu­vo Gui­ller­mo Clet­ti, miem­bro del di­rec­to­rio del La­bo­ra­to­rio In­dus­trial Far­ma­céu­ti­co (LIF).

“Gra­cias a la ayu­da de ONGs y uni­ver­si­da­des, el año pa­sa­do con­se­gui­mos te­ner una idea pre­ci­sa de fór­mu­las y prin­ci­pios ac­ti­vos. Pu­si­mos en prac­ti­ca es­te desa­rro­llo que nos per­mi­tió, co­mo gran hi­to, con­tar con lo­tes de es­ta­bi­li­dad. De aquí en más, los re­sul­ta­dos nos per­mi­ti­rán dar una res­pues­ta, po­ner a dis­po­si­ción del sis­te­ma de sa­lud una me­di­ca­ción oral que hoy no es­tá en el mer­ca­do”, agre­gó.

Pa­ra Ma­bel Bian­co, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción pa­ra Es­tu­dios e In­ves­ti­ga­ción so­bre la Mu­jer, es aus­pi­cio­sa la de­ci­sión de An­mat de re­co­no­cer el mi­so­pros­tol pa­ra usos gi­ne­co­obs­té­tri­cos y su ven­ta en far­ma­cias ba­jo re­ce­ta ar­chi­va­da. “Me pa­re­ce muy bueno por­que en nues­tro país aún se pri­vi­le­gia el mé­to­do qui­rúr­gi­co de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo, al­go su­pe­ra­do en las pri­me­ras 12 se­ma­nas en to­do el mun­do, don­de se usa la in­te­rrup­ción me­di­ca­men­to­sa que tie­ne me­nos com­pli­ca­cio­nes, es efec­ti­va y más ba­ra­ta”.

FO­TOS: GZA LIF

TRA­BA­JO. En el la­bo­ra­to­rio público de San­ta Fe rea­li­zan prue­bas de es­ta­bi­li­dad pa­ra con­se­guir un me­di­ca­men­to oral (arr.). Mi­sop 200 (ab.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.