Un Bol­so­na­ro in­cu­ba en Ar­gen­ti­na

Perfil (Domingo) - - POLITICA - GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

Jair Bol­so­na­ro no eli­gió a sus vo­tan­tes. Sus vo­tan­tes lo eli­gie­ron a él.

Al­gu­nos creen que la po­lí­ti­ca es el ar­te de ser­vir­se de las per­so­nas ha­cién­do­les creer que se les sir­ve a ellos. Pe­ro son las per­so­nas las que se sir­ven de los po­lí­ti­cos ha­cién­do­les creer que es al re­vés.

“Per­so­nas” en tan­to alian­zas so­cia­les ma­yo­ri­ta­rias, ex­pre­sio­nes de un cli­ma de épo­ca y de in­tere­ses de­ter­mi­na­dos, que eli­gen re­pre­sen­tar­se en lí­de­res cir­cuns­tan­cia­les.

No se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ti­vi­dad po­lí­ti­ca por la que el lí­der re­ci­be un man­da­to de sus elec­to­res. Es la re­pre­sen­ta­ción so­cio­ló­gi­ca de la que ha­bla­ba Gio­van­ni Sar­to­ri: sec­to­res que eli­gen a lí­de­res pa­ra que los re­fle­jen co­mo es­pe­jos de lo que ellos son. Es una re­pre­sen­ta­ción por “eco”, no por man­da­to. Nue­vo mun­do. En Bra­sil, una ma­yo­ría eli­gió a un hom­bre cu­yo pri­mer ac­to co­mo pre­si­den­te elec­to fue ha­cer una ce­re­mo­nia evan­gé­li­ca, ce­rran­do sus ojos y oran­do al cie­lo. Y que an­tes, ade­más de ha­blar de in­se­gu­ri­dad y co­rrup­ción, se de­di­có a reivin­di­car la vio­len­cia y la tor­tu­ra, y a des­ca­li­fi­car a ne­gros, lai­cos, mu­je­res y ho­mo­se­xua­les.

Bol­so­na­ro es el re­fle­jo de sec­to­res so­cia­les que de­ci­die­ron cru­zar la lí­nea de co­rrec­ción po­lí­ti­ca has­ta aho­ra vi­gen­te en ese país. Es una bi­sa­gra his­tó­ri­ca de las que sue­len ocu­rrir an­te even­tos que se acu­mu­lan has­ta ge­ne­rar un cam­bio de era y la apa­ri­ción de nuevos re­la­tos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos.

Esos re­la­tos son la re­pre­sen­ta­ción se­mióti­ca de los sec­to­res pre­do­mi­nan­tes de ca­da tiem­po, ex­po­nen­tes de sus ne­ce­si­da­des, sus mie­dos, su for­ma de ver el mun­do. Ta­les in­tere­ses es­tán en pleno pro­ce­so de trans­for­ma­ción. No so­lo en Bra­sil.

Su lle­ga­da a la Pre­si­den­cia re­pre­sen­ta el fin de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca tal co­mo se co­no­cía en la re­gión y el sur­gi­mien­to de una nue­va na­rra­ción so­cial­men­te acep­ta­da.

Bol­so­na­ro ya no es una anor­ma­li­dad. Los Es­ta­dos Uni­dos tie­nen a Trump. El trump­bol­so­na­ris­mo ex­pre­sa en Amé­ri­ca fe­nó­me­nos si­mi­la­res que se re­pi­ten en Eu­ro­pa.

En es­te nue­vo con­tex­to, el nor­co­reano Kim Jong-un ya no re­sul­ta tan exó­ti­co. Có­mo mu­tan los re­la­tos. En el país, du­ran­te la dic­ta­du­ra, la mi­ra­da po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta era la reivin­di­ca­ción del or­den, el des­pre­cio por los par­ti­dos y los lí­de­res po­lí­ti­cos y la ad­he­sión a los va­lo­res oc­ci­den­ta­les y cris­tia­nos. Los hom­bres con uni­for­mes mi­li­ta­res eran ce­le­bra­dos en las ca­lles. La mú­si­ca po­pu­lar era el fol­clo­re. Es­ta­ba mal vis­to el pe­lo lar­go, la bar­ba y el rock. En la TV eran in­con­ce­bi­bles las lla­ma­das ma­las pa­la­bras, los gays y re­fe­ren­cias al di­vor­cio o, mu­cho me­nos, al abor­to.

Un re­la­to he­re­de­ro de la gue­rra fría in­ter­na­cio­nal pa­sa­da por el fil­tro pre­mo­derno de los mi­li­ta­res ar­gen­ti­nos.

Lue­go ese re­la­to fue mu­tan­do. A un sec­tor ca­da vez más im­por­tan­te de la so­cie­dad, shoc­kea­do por las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, el fra­ca­so de Mal­vi­nas y la cri­sis eco­nó­mi­ca, esos va­lo­res le em­pe­za­ron a in­co­mo­dar.

Ya en de­mo­cra­cia, la opi­nión po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta asu­mió el re­pu­dio a las dic­ta­du­ras, la de­gra­da­ción so­cial de los mi­li­ta­res y la acep­ta­ción de los po­lí­ti­cos que no ex­pre­sa­ran men­sa­jes au­to­ri­ta­rios o vio­len­tos. Los me­dios cam­bia­ron el fol­clo­re por el rock y to- do lo que an­tes es­ta­ba prohi­bi­do fue pu­bli­ca­do y ce­le­bra­do.

Era el re­gre­so a la mo­der­ni­dad clá­si­ca, a la po­si­bi­li­dad de pro­gre­so in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo, a cier­ta ra­cio­na­li­dad cien­tí­fi­ca y a la fe en los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Los cam­bios se si­guie­ron su­ce­dien­do, inevi­ta­ble­men­te. Y lle­gó la pos­mo­der­ni­dad.

Un día las pu­tea­das ya for­ma­ban par­te del dis­cur­so me­diá­ti­co ha­bi­tual, el abor­to fue te­ma del pri­me ti­me, el Pre­si­den­te de­jó de usar cor­ba­ta, los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les se vol­vie­ron pa­ne­lis­tas de talk shows y el jue­ves pa­sa­do un par­ti­ci­pan­te de Sho­wMatch dis­fra­za­do de obis­po lla­ma­ba a par­ti­ci­par de una mar­cha del or­gu­llo gay. Una nue­va fe. Cuan­do un nue­vo re­la­to se ins­ta­la, el vie­jo pa­re­ce per­te­ne­cer a un pa­sa­do re­mo­to, pe­ro los cam­bios ma­du­ran de a po­co y ex­plo­tan rá­pi­do.

La nue­va mi­ra­da re­em­pla­za a la an­te­rior y la que ayer pa­re­cía ob­via y ra­zo­na­ble pa­sa a ser ob­so­le­ta y de­ca­den­te.

La cos­tum­bre de fu­mar en lu­ga­res ce­rra­dos o la aho­ra na­tu­ra­li­za­da prohi­bi­ción de ha­cer­lo, es uno de los ejem­plos más cla­ros.

Un ma­les­tar acu­mu­la­do por años que se cam­bia y se re­suel­ve en po­co tiem­po.

Es po­si­ble que, co­mo en Bra­sil, una par­te de la so­cie­dad ar­gen­ti­na tam­bién es­té in­cu­ban­do un cam­bio de re­la­to, en el que Ma­cri sea so­lo un pa­so in­ter­me­dio.

Hay al­gu­nas se­ña­les de eso y de lo rá­pi­do que pue­den dar­se los cam­bios.

Se vio con el de­ba­te so­bre el abor­to. Pre­vio a su tra­ta­mien­to en Dipu­tados, fue­ron las pos­tu­ras en fa­vor de su des­pe­na­li­za­ción las que ga­na­ron la pe­lea pú­bli­ca de la mano de ce­le­bri­da­des, me­dios y di­ri­gen­tes pro­gre­sis­tas.

La mi­ra­da con­tra­ria a la des­pe­na­li­za­ción, que ape­nas una dé­ca­da atrás re­pre­sen­ta­ba la úni­ca voz en los mis­mos me­dios, aho­ra so­na­ba re­tró­gra­da y pa­re­cía mi­no­ri­ta­ria.

Eso fue has­ta ju­nio, cuan­do se apro­bó su me­dia san­ción.

Ape­nas un mes des­pués, en me­dio del tra­ta­mien­to en el Se­na­do, las vo­ces an­ti­abor­tis­tas co­men­za­ron a ga­nar te­rreno y las mar­chas en to­do el país se vol­vie­ron mul­ti­tu­di­na­rias. Así co­mo an­tes los dipu­tados ha­bían sen­ti­do la pre­sión proabor­tis­ta, lue­go fue­ron los se­na­do­res los que re­ci­bie­ron el men­sa­je con­tra­rio de sec­to­res im­por­tan­tes de la so­cie­dad y fun­cio­na­ron co­mo un es­pe­jo de ellos.

Fue­ron las igle­sias ca­tó­li­cas y evan­gé­li­cas las que mo­to­ri­za­ron esas ma­ni­fes­ta­cio­nes, con un re­co­bra­do ni­vel de in­fluen­cia y or­ga­ni­za­ción. El re­gre­so de las re­li­gio­nes, con un va­lor co­mo la fe que ha­bía en­tra­do en cri­sis, ha­bla del ma­les­tar con la pos­mo­der­ni­dad. Ma­cri y los ma­cris­tas. Des­de esos mis­mos sec­to­res aho­ra em­pie­zan a ani­mar­se a cri­ti­car los va­lo­res que se re­fle­jan en la TV y los de­más me­dios.

Por ejem­plo, fren­te a la avan­za­da so­cial que vol­vió co­rrec­tos los men­sa­jes en con­tra de la co­si­fi­ca­ción de la mu­jer y la vio­len­cia de gé­ne­ro, una fuer­za en sen­ti­do con­tra­rio co­men­zó a cues­tio­nar la vul­ga­ri­dad del len­gua­je, la obs­ce­ni­dad y el pro­ta­go­nis­mo gay. Tam­bién cri­ti­ca lo que con­si­de­ra una edu­ca­ción se­xual pú­bli­ca guia­da por una “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”: “Con mis hi­jos no te me­tas”, ad­vier­ten.

Ver­ba­li­zan lo que an­tes les re­sul­ta­ba ver­gon­zo­so de­cir.

El com­ba­te por la im­po­si­ción de un nue­vo re­la­to de épo­ca es­tá en pleno desa­rro­llo.

Re­pre­sen­ta a sec­to­res que cru­za­ron la lí­nea de co­rrec­ción has­ta aho­ra acep­ta­da

El mis­mo Ma­cri re­pre­sen­ta a una alian­za so­cial en la que con­vi­ven el li­be­ra­lis­mo cul­tu­ral y new age con el con­ser­va­du­ris­mo so­cial y re­li­gio­so. Una con­vi­ven­cia que ha­bía re­sul­ta­do exi­to­sa pa­ra cues­tio­nar el re­la­to “na­cio­nal y po­pu­lar” del kirch­ne­ris­mo.

Hoy, si n em­ba r go, de­trás de la de­cep­ción de una par­te de sus vo­tan­tes con la eco­no­mía, se es­con­de, ade­más, el re­pu­dio a la con­cep­ción li­be­ral y light de Ma­cri so­bre te­mas co­mo el abor­to, el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, el con­su­mo de dro­gas, los sub­si­dios a la po­bre­za o el de­re­cho de los de­lin­cuen­tes.

Pa­ra ellos Ma­cri re­sul­tó un tibio.

El mun­do de Oba­ma y Lu­la hoy es el de Trump y Bol­so­na­ro. Son la ex­pre­sión de una ma­yo­ría que reivin­di­ca el na­cio­na­lis­mo, cues­tio­na el nue­vo lu­gar de la mu­jer en la so­cie­dad, le te­me a la in­mi­gra­ción y al di­fe­ren­te (ne­gros, ho­mo­se­xua­les) y cree que su eco­no­mía es­tá afec­ta­da por los co­rrup­tos (en Bra­sil) o los paí­ses que con sus im­por­ta­cio­nes le qui­tan el tra­ba­jo a los lo­ca­les (en Es­ta­dos Uni­dos).

Qui­zás el ma­cris­mo re­pre­sen­te aquí el pri­mer pa­so de una rup­tu­ra más gran­de con un dis­cur­so po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to que evo­lu­cio­nó des­de el re­gre­so de­mo­crá­ti­co. Pue­de que el trump­bol­so­na­ris­mo en­cuen­tre en la Ar­gen­ti­na una ex­pre­sión por la cual lo que has­ta ayer era in­de­ci­ble ma­ña­na se con­vier­ta en el re­la­to acep­ta­do de una nue­va ma­yo­ría ca­paz de ins­ta­lar a un pre­si­den­te. Un Bol­so­na­ro que sea su es­pe­jo.

El fu­tu­ro es una cons­truc­ción im­pre­de­ci­ble, pe­ro son los acier­tos y erro­res de las so­cie­da­des los que de­ter­mi­nan en qué sen­ti­do cons­truir­lo.

Sus ideas ger­mi­nan en cier­ta so­cie­dad ar­gen­ti­na pa­ra la cual Ma­cri es un tibio

TE­MES

CAM­BIO. El trump­bol­so­na­ris­mo re­fle­ja un nue­vo re­la­to que ver­ba­li­za pensamientos que an­tes aver­gon­za­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.