Ju­ga­da pe­li­gro­sa

Perfil (Domingo) - - POLITICA -

La pre­gun­ta es: ¿ac­túa por sí so­lo o es la idea de al­guno de los “ge­nios” de su en­torno? Co­mo si tu­vie­ra po­co con el país y la in­ter­na, el Pre­si­den­te se ocu­pa de crear­se pro­ble­mas.

To­do fue un bo­chorno. Ha­bla­mos del epi­so­dio ge­ne­ra­do por Mau­ri­cio Ma­cri al in­vo­lu­crar­se de ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te in­con­sul­ta en la his­tó­ri­ca fi­nal que por la Co­pa Li­ber­ta­do­res ju­ga­rán Boca y Ri­ver. El tuit del Pre­si­den­te di­fun­di­do mi­nu­tos an­tes de las ocho de la ma­ña­na del vier­nes, en el que pre­sen­tó co­mo un he­cho ca­si con­su­ma­do el com­ple­jo te­ma de la con­cu­rren­cia de las hin­cha­das vi­si­tan­tes a ca­da uno de los dos par­ti­dos, dio pie a un en­tre­més de en­re­dos que lo de­ja­ron mal pa­ra­do. Vea­mos lo que si­guió: la res­pues­ta del mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Mar­tín Ocam­po, di­cien­do que eso no era po­si­ble; las afir­ma­cio­nes del pre­si­den­te de Ri­ver, Raúl D’Ono­frio, se­ña­lan­do por Ra­dio Con­ti­nen­tal que eso no era po­si­ble, pos­tu­ra que lue­go se su­po era com­par­ti­da por su par de Boca, Da­niel An­ge­li­ci; Ma­cri ha­blan­do nue­va­men­te –es­ta vez con Pa­blo Vi­lou­ta en Ra­dio La Red– di­cien­do que la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, Pa­tri­cia Bull­rich, es­ta­ba avan­zan­do a pa­so fir­me en la con­cre­ción de la ini­cia­ti­va; Ma­cri otra vez –ya en la tar­de en una no­ta con FOX–, y an­te la ne­ga­ti­va per­sis­ten­te de los clu­bes ex­pre­só que to­do que­da­ba su­pe­di­ta­do a lo que de­ci­die­ran Boca y R iver. Es­ta se­cuen­cia –que no in­clu­ye el ida y vuel­ta de opi­nio­nes opues­tas, las con­ver­sa­cio­nes a las apu­ra­das, el des­con­cier­to de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, las dis­cu­sio­nes en­tre el mi­nis­tro Ocam­po y la mi­nis­tra Bull­rich, el azo­ra­mien­to de mi­nis­tros que no en­ten­dían na­da de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do–, tie­nen un va­lor que va más allá de la anéc­do­ta. Off­si­de. Pri­me­ro por­que el Pre­si­den­te ha que­da­do mal pa­ra­do y se­gun­do por­que es­te sai­ne­te –u “ope­re­ta”, se­gún los gus­tos– ha si­do una ex­hi­bi­ción de tono pa­té­ti­ca de uno de los EL HIN­CHA pro­ble­mas cla­ve de la me­to­do­lo­gía de ges­tión del go­bierno de Ma­cri: la fal­ta de coor­di­na­ción y co­mu­ni­ca­ción que exis­te en­tre sus fun­cio­na­rios. La res­pues­ta ne­ga­ti­va de la gen­te no se hi­zo es­pe­rar. Y no hu­bo aquí di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas. Las re­des fue­ron inun­da­das con ca­ta­ra­tas de crí­ti­cas con­tra el Pre­si­den­te. Des­de “pa­ren con las cor­ti­nas de hu­mo” –has­ta “de­jen de em­plear la Po­li­cía pa­ra es­tas co­sas”– le mar­ca­ron al Go­bierno el pul­so de la ca­lle. Una ca­lle que des­ti­la mal­hu­mor y an­gus­tia por do­quier.

El epi­so­dio hi­zo acor­dar in­me­dia­ta­men­te al del dis­cur­so de un mi­nu­to y 37 se­gun­dos que Ma­cri pro­nun­ció el 29 de agos­to pa­sa­do, cuan­do anun­ció el acuer­do –que lue­go se su­po aún no es­ta­ba ce­rra­do– con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. La pre­gun­ta que mu­chos –den­tro y fue­ra del Go­bierno– se ha­cen es: ¿quién de­ci­de es­tas co­sas? ¿Es el Pre­si­den­te por sí so­lo o es la idea de al­gu­nos de los “ge­nios” de la co­mu­ni­ca­ción que pu­lu­lan en su en­torno? ¿Al­guien eva­luó el de­mé­ri­to de la au­to­ri­dad pre­si­den­cial que pro­du­cen epi­so­dios co­mo és­te? Sen­si­bi­li­da­des. La in­ter­na po­lí­ti­ca en Cam­bie­mos si­gue in­ten­sa. Ha­ce 15 días hu­bo una ini­cia­ti­va –pa­ra mu­chos, una ope­ra­ción– muy fuer­te de Ma­ría Eugenia Vidal mar­can­do di­fe­ren­cias con el go­bierno na­cio­nal a cau­sa de la qui­ta de los 19 mil mi­llo­nes de pe­sos co­rres­pon­dien­tes al Fon­do de Ayu­da al Co­nur­bano. En esa geo­gra­fía he­te­ro­gé­nea, con lu­ga­res en don­de la po­bre­za y la in­di­gen­cia se en­se­ño­rean des­de ha­ce dé­ca­das, se ve­ri­fi­ca un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la con­cu­rren­cia de gen­te a los co­me­do­res ba­rria­les, es­co­la­res y pa­rro­quia­les. Co­mo la ofen­si­va de Vidal tu­vo una fuer­te re­per­cu­sión, des­de la Ca­sa Ro­sa­da se pu­so en mar­cha una con­tra­ofen­si­va: a la go­ber­na­do­ra –a quien no pue­den ni quie­ren te­ner­la enoja­da– le da­rán esa su­ma en obras pú­bli­cas. Y pa­ra de­mos­trar que “es­tá to­do bien” hu­bo pri­me­ro la fo­to de Vidal con el je­fe de Gabinete, Mar­cos Pe­ña, y el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio y des­pués el en­cuen­tro con Ma­cri en Tren­que Lau­quen, que tam­bién tu­vo sus be­mo­les ya que el in­ten­den­te, Mi­guel Fer­nán­dez, es­ta­ba en los Es­ta­dos Uni­dos y tu­vo que vol­ver de ur­gen­cia al país, por­que cua­tro días an­tes te­nía al equi­po de la Pre­si­den­cia ar­mán­do­le to­do el ac­to.

Cla­ro que es­to tu­vo con­se­cuen­cias en el res­to de las pro­vin­cias. Hay quie­nes pien­san que ésa fue la cau­sa del sor­pre­si­vo re­cla­mo de los 100 mil mi­llo­nes de pe­sos en com­pen­sa­ción por la eli­mi­na­ción del Fon­do de la So­ja que hi­cie­ron ocho go­ber­na­do­res, ver­da­de­ro do­lor de cabeza pa­ra el Go­bierno, en su afán por cum­plir su com­pro­mi­so con el FMI, ne­ce­si­ta te­ner apro­ba­da la Ley de Pre­su­pues­to pa­ra fin de mes.

Pe­ro no es la re­la­ción de Vidal con el go­bierno na­cio­nal el úni­co te­ma que agi­ta la in­ter­na de Cam­bie­mos. Con el amai­ne de la “tor­men­ta cam­bia­ria”, al­gu­nas de las vie­jas prác­ti­cas del ofi­cia­lis­mo se han reavi­va­do. Una de ellas es la en­do­ga­mia po­lí­ti­ca que lle­va al PRO a com­por­tar­se co­mo si fue­ra la úni­ca fuer­za que com­po­ne Cam­bie­mos. Es la lí­nea Mar­cos Pe­ña –per­so­na­je que en público men­cio­na la pa­la­bra diá­lo­go has­ta el has­tío, pe­ro que en los he­chos no dia­lo­ga con na­die que no pien­se co­mo él– quien aho­ra, des­de la som­bra, se opo­ne a la con­cep­ción más aper­tu­ris­ta de Vidal y Ro­drí­guez La­rre­ta. En es­ta lí­nea es­tá tam­bién Emi­lio Mon­zó, ac­tual pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, que fue –es– un hom­bre cla­ve en el ma­ne­jo de los de­ba­tes más ca­lien­tes y com­ple­jos que de­bió en­fren­tar el ofi­cia­lis­mo en­los úl­ti­mos me­ses.

De he­cho, fue él quien evi­tó que se ca­ye­ra la cru­cial y dra­má­ti­ca se­sión de la Cá­ma­ra Ba­ja en la que se le dio me­dia san­ción al Pre­su­pues­to 2019. En un re­cien­te al­muer­zo que tu­vo con los cin­co in­te­gran­tes de su equi­po de co­la­bo­ra­do­res en Es­co­bar, les ra­ti­fi­có que de­ja­rá la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra, pe­ro que no se irá de Cam­bie­mos. “De aho­ra en más, Emi­lio no ca­lla­rá na­da. Ha­rá co­mo Ca­rrió” sos­tie­nen des­de su en­torno. Mon­zó es­tá con­ven­ci­do de que ésa es la úni­ca ma­ne­ra de ar­mar al­go más am­plio que ase­gu­re el triun­fo del ofi­cia­lis­mo en las elec­cio­nes de 2019. Cos­ti­llas con­ta­das. Don­de la tor­men­ta no amai­na es en la in­ves­ti­ga­ción por los apor­tes “tru­chos” a la cam­pa­ña de Cam­bie­mos en las elec­cio­nes del año pa­sa­do.

En la se­ma­na que pa­só el juez a car­go del ca­so, Er­nes­to Kre­plak, ci­tó a 24 per­so­nas que hi­cie­ron apor­tes en el lap­so de dos ho­ras en el Ban­co Na­ción de Re­co­le­ta. Has­ta aho­ra so­lo com­pa­re­cie­ron cua­tro per­so­nas. De esas cua­tro, nin­gu­na re­co­no­ció ha­ber he­cho ese de­pó­si­to ese día en ese lu­gar; dos ne­ga­ron ha­ber he­cho cual­quier ti­po de apor­te de cam­pa­ña y otros dos re­co­no­cie­ron ha­ber­lo he­cho, pe­ro en otras con­di­cio­nes: am­bos son del par­ti­do de Hur­ling­ham y los apor­tes los hi­cie­ron al equi­po de cam­pa­ña de quien en­ton­ces era candidato a in­ten­den­te –Lu­cas Del­fino– y con­sis­tie­ron en com­prar lu­ga­res en una me­sa de una ce­na de re­cau­da­ción de cam­pa­ña. Es de­cir que ni si­quie­ra los que re­co­no­cie­ron ha­ber apor­ta­do lo hi­cie­ron a tra­vés de esa su­cur­sal del Ban­co Na­ción. ¿Es és­ta la “trans­pa­ren­cia” de la que ha­bla Cam­bie­mos? Pro­duc­ción pe­rio­dís­ti­ca: Lu­cía Di Car­lo

DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.