Bol­so­na­ro, el bol­che­vi­que

Perfil (Domingo) - - IDEAS - JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

La elec­ción de Jair Bol­so­na­ro co­mo pre­si­den­te de Bra­sil desató una gue­rra de con­cep­tos fan­tas­ma­les del si­glo pa­sa­do, que ha­bían per­di­do el po­co sen­ti­do que tu­vie­ron cuan­do se di­sol­vió la Unión So­vié­ti­ca. Los con­cep­tos han si­do usa­dos pa­ra des­ca­li­fi­car a quie­nes di­sien­ten, más que pa­ra in­ten­tar com­pren­der una reali­dad ca­da día más es­qui­va con las ca­te­go­rías rí­gi­das. Al­gu­nos pre­ten­den de­fi­nir a Bol­so­na­ro usan­do la ta­xo­no­mía de la Gue­rra Fría y con­clu­yen que el par­ti­do na­zi o el be­li­cis­mo pue­den apo­de­rar­se del con­ti­nen­te. ¿Bol­so­na­ro es na­zi? ¿Es fas­cis­ta? ¿Las fuer­zas ar­ma­das de nues­tros paí­ses se pre­pa­ran pa­ra una nue­va épo­ca de gol­pes mi­li­ta­res? Na­da de eso tie­ne sen­ti­do. Ar­caís­mo. En nues­tros paí­ses exis­ten gru­pos con ideo­lo­gías ar­cai­cas sin po­si­bi­li­dad de ac­ce­der al po­der. Tam­po­co las fuer­zas ar­ma­das pre­ten­den ni pue­den ins­tau­rar dic­ta­du­ras pa­ra com­ba­tir al co­mu­nis­mo. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las úni­cas dic­ta­du­ras mi­li­ta­res que so­bre­vi­ven en Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba son de iz­quier­da. Al­gu­nos di­ri­gen­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos su­pon­drán que po­nién­do­se una olla ador­na­da con una es­vás­ti­ca de som­bre­ro pue­den ga­nar las elec­cio­nes, pe­ro es­ta es una ilu­sión in­fan­til, fru­to de la ig­no­ran­cia y la fal­ta de ló­gi­ca de los con­cep­tos pro­pia de la so­cie­dad lí­qui­da.

El su­pues­to na­zis­mo de Bol­so­na­ro tie­ne va­rios com­po­nen­tes que fas­ti­dian a quie­nes man­tie­nen te­sis pro­gre­sis­tas, que más bien po­drían de­fi­nir­lo co­mo bol­che­vi­que. Di­cen que es ra­cis­ta por­que ha­bló des­pec­ti­va­men­te de una per­so­na de co­lor. Ru­sia, la na­ve in­sig­nia de la re­vo­lu­ción del si­glo XX, ins­ta­ló a mi­llo­nes de ru­sos en paí­ses que anexó u ocu­pó. Ese es el ori­gen de los pro­ble­mas con Ucra­nia, Ar­me­nia y va­rios de los ex in­te­gran­tes de la URSS.

Pa­sa­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ru­sia se anexó Kö­nigs­berg, ca­pi­tal de Pru­sia Orien­tal, cu­na de Kant y Hoff­man. Ex­pul­só a la po­bla­ción ale­ma­na, la po­bló con ru­sos y cam­bió su nom­bre por Ka­li­nin­gra­do, en me­mo­ria a Mi­jail Ka­li­nin, uno de los fun­da­do­res de la URSS. Ac­tual­men­te es puer­to ru­so.

Los ex­pe­ri­men­tos de Men­ge­le pa- ra con­se­guir cam­bios ge­né­ti­cos en la es­pe­cie tu­vie­ron su co­rre­la­to re­vo­lu­cio­na­rio en los tra­ba­jos de Iliá Iva­nov, dis­cí­pu­lo de Pa­vlov, que tra­tó de pro­du­cir un hí­bri­do de hu­mano con oran­gu­tán pa­ra pro­por­cio­nar a Sta­lin sol­da­dos con po­de­res es­pe­cia­les en la ciu­dad de Suk­hu­mi. Cuan­do fra­ca­só en sus plan fue de­por­ta­do a Si­be­ria.

La lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les li­de­ra­da por Lut­her King se pro­du­jo en Es­ta­dos Uni­dos, no en al­gún país so­cia­lis­ta. Mu­je­res y gays. Di­cen que Bol­so­na­ro es ma­chis­ta por­que dis­cri­mi­na a las mu­je­res. En la his­to­ria de los paí­ses so­cia­lis­tas nun­ca hu­bo una mu­jer que fue­ra se­cre­ta­ria ge­ne­ral o di­ri­gen­te pro­mi­nen­te del par­ti­do. Has­ta la pe­res­troi­ka, ca­si siem­pre se ocul­tó quié­nes eran las es­po­sas de los di­ri­gen­tes, las mu­je­res es­ta­ban fue­ra del ra­dar. Si una Ju­lie­ta Lan­te­ri, o una Ma­til­de Hi­dal­go de Pró­cel aso­ma­ban en la URSS o en otros paí­ses se­me­jan­tes de­man­dan­do el vo­to li­bre y, peor, el de la mu­jer, ha­brían si­do eje­cu­ta­das de in­me­dia- to. La lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res se desa­rro­lló en los paí­ses ca­pi­ta­lis­tas.

Lo mis­mo pa­só con la ho­mo­fo­bia. To­dos los go­bier­nos co­mu­nis­tas y par­ti­dos co­mu­nis­tas con­si­de­ra­ron que la ho­mo­se­xua­li­dad era una per­ver­sión ca­pi­ta­lis­ta que se de­bía com­ba­tir. Uno de los lí­de­res po­lí­ti­cos más ho­mó­fo­bos del si­glo XX fue el Che Gue­va­ra, sím­bo­lo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na. El res­pe­to por la di­ver­si­dad se­xual se ob­tu­vo en los paí­ses ca­pi­ta­lis­tas y el “par­ti­do” que me­jor lu­chó por esa te­sis fue el de los mú­si­cos y el rock. Si la mi­so­gi­nia, la ho­mo­fo­bia y el ra­cis­mo son los ar­gu­men­tos pa­ra ubi­car a Bol­so­na­ro en una ca­te­go­ría ideo­ló­gi­ca, ten­dría­mos que de­cir que es bol­che­vi­que. Las ca­te­go­rías va­cías no sir­ven pa­ra or­de­nar la reali­dad. Cuan­do los con­cep­tos no tie­nen re­la­ción con lo que ocu­rre con­fun­den.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las úni­cas dic­ta­du­ras mi­li­ta­res que so­bre­vi­ven, las de Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba, son de iz­quier­da

Es­ce­na­rios. Pa­ra en­ten­der lo que su­ce­dió en es­tas elec­cio­nes de Bra­sil se ne­ce­si­ta ana­li­zar el es­ce­na­rio en el que se dan y com­pren­der lo que la ma­yo­ría de los elec­to­res ve en es­te di­ri­gen­te. El men­sa­je po­lí­ti­co no se en­tien­de so­lo des­de las pa­la­bras que pro­nun­cia el candidato, sino lo que sien­te la gen­te, des­de la ima­gen que se trans­mi­te des­de la cam­pa­ña,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.