¿La par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca ge­ne­ra el diá­lo­go ne­ce­sa­rio?

Perfil (Domingo) - - IDEAS - BAR­BA­RA BRAVI*

La par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de la ciu­da­da­nía es en­ten­di­da co­mo un sín­to­ma de una de­mo­cra­cia en buen es­ta­do de sa­lud, co­mo par­te del ejer­ci­cio pleno de los de­re­chos cí­vi­cos y po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién co­mo una fuen­te le­gi­ti­ma­do­ra de las po­lí­ti­cas de un go­bierno. Una di­men­sión de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, ne­ta­men­te elec­to­ral, re­fie­re al su­fra­gio, las elec­cio­nes co­mo for­ma de par­ti­ci­pa­ción obli­ga­to­ria, mien­tras la otra di­men­sión de la par­ti­ci­pa­ción se en­cuen­tra en la es­fe­ra de ini­cia­ti­va ciu­da­da­na.

Una in­ves­ti­ga­ción del Pew Re­search Cen­ter so­bre la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca que se lle­vó a ca­bo por me­dio de en­cues­tas en 14 paí­ses, en­tre los que se en­cuen­tra Ar­gen­ti­na, con­clu­yó que la ma­yo­ría de la gen­te vo­ta, pe­ro otras for­mas de par­ti­ci­pa­ción son mu­cho me­nos co­mu­nes. La par­ti­ci­pa­ción es má­xi­ma en tres de los cua­tro paí­ses con vo­to obli­ga­to­rio (Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Gre­cia). En­tre las 14 na­cio­nes encuestadas, una me­dia del 78% di­ce que ha vo­ta­do al me­nos una vez en el pa­sa­do, es de­cir que la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral si­gue sien­do pre­do­mi­nan­te, mien­tras otras for­mas de par­ti­ci­pa­ción tie­nen una in­ci­den­cia mu­cho me­nor, co­mo el ca­so de asis­tir a un even­to o dis­cur­so de una cam­pa­ña po­lí­ti­ca es el se­gun­do ti­po de par­ti­ci­pa­ción más co­mún en­tre los en­cues­ta­dos: una me­dia­na del 33% lo ha he­cho al me­nos una vez. Me­nos per­so­nas in­for­man que par­ti­ci­pan en or­ga­ni­za­cio­nes de vo­lun­ta­rios (una me­dia­na del 27%), pu­bli­can co­men­ta­rios so­bre te­mas po­lí­ti­cos en lí­nea (17%), par­ti­ci­pan en una pro­tes­ta or­ga­ni­za­da (14%) o do­nan di­ne­ro a una or­ga­ni­za­ción so­cial o po­lí­ti­ca (12%).

En es­ta es­fe­ra “vo­lun­ta­ria” de par­ti­ci­pa­ción, es in­tere­san­te enun­ciar los ejes que for­man par­te de una es­pe­cie de agen­da pú­bli­ca, don­de la par­ti­ci­pa­ción es me­nos or­ga­ni­za­da, pe­ro es­tá ar­ti­cu­la­da en torno a in­tere­ses co­mu­nes, abrien­do es­pa­cios des­de la in­ter­ven­ción co­lec­ti­va. He­mos vis­to có­mo hay co­lec­ti­vos que par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en for­ma­to “re­cha­zo”, a de­ter­mi­na­das po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, ta­ri­fas, sa­la­rio do­cen­te, au­men­tos, es de­cir una di­men­sión de par­ti­ci­pa­ción que ex­pre­sa una voz ne­ga­ti­va, que des­le­gi­ti­ma aque­llo que in­ter­pre­ta ame­na­zan­te a sus in­tere­ses. Tam­bién en­con­tra­mos en es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de re­cha­zo a es­truc­tu­ras que po­seen tam­bién or­ga­ni­za­ción co­mo mo­vi­mien­tos pi­que­te­ros, cu­ya me­to­do­lo­gía de par­ti­ci­pa­ción tam­bién emi­te un men­sa­je. Sin em­bar­go, mu­chas de es­tas ac­cio­nes no ge­ne­ran un diá­lo­go, son ac­cio­nes uni­di­rec­cio­na­les.

Otro es­ce­na­rio en­con­tra­mos con dis­cu­sio­nes ac­tua­les, co­mo la ley IVE, o la ley de Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral, por­que al apro­piar­se del te­ma y ge­ne­rar con­ver­sa­ción en­tre dis­tin­tos ac­to­res, le­gis­la­do­res, or­ga­ni­za­cio­nes, go­bierno, so­cie­dad ci­vil, pa­re­ce exis­tir una apertura, un diá­lo­go que de­bie­ra con­tem­plar par­ti­ci­pa­ción y opi­nio­nes, co­mo sín­to­ma de una de­mo­cra­cia sa­na, don­de la par­ti­ci­pa­ción abo­ne pro­ce­sos de con­sen­so pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes.

Las nue­vas tec­no­lo­gías, la era di­gi­tal, y las re­des so­cia­les ha­cen su par­te co­mo ca­na­les, puen­tes, de diá­lo­go, y el con­tex­to mues­tra que hay un in­te­rés en dis­cu­tir asun­tos pú­bli­cos, con in­for­ma­ción a la car­ta. Se­rá un desafío in­cor­po­rar la par­ti­ci­pa­ción en tan­to diá­lo­go co­lec­ti­vo co­mo un com­pro­mi­so de cam­bio y desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co. *Po­li­tó­lo­ga - Mag. en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.