Li­ber­tad, cuer­po y mer­ca­do: hablemos de pros­ti­tu­ción

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

En el su­ple­men­to Do­min­go del 28 de oc­tu­bre lee­mos un ade­lan­to del li­bro Es­cla­vos del di­ne­ro, del re­co­no­ci­do fi­ló­so­fo Mi­chael San­del, don­de se­ña­la que vi­vi­mos una épo­ca en que ca­si to­do se mer­can­ti­li­za. En­tre los ejem­plos, po­ne los vien­tres de al­qui­ler de las mu­je­res in­dias, don­de la prác­ti­ca es le­gal y se pa­ga un pre­cio me­nor a un ter­cio de lo que se pa­ga en Es­ta­dos Uni­dos. Ne­ce­si­ta­mos ref le­xio­nar, di­ce, so­bre los lí­mi­tes mo­ra­les del mer­ca­do. O lo que es lo mis­mo, si hay co­sas que el di­ne­ro no de­be com­prar. Por­que ac­ce­der a los de­re­chos so­lo por el mer­ca­do y el po­der del di­ne­ro pro­fun­di­za la de­sigual­dad y ge­ne­ra co­rrup­ción (pen­se­mos en la po­si­bi­li­dad de que se re­sol­vie­ra de esa ma­ne­ra la ne­ce­si­dad de un tras­plan­te de ór­ga­nos).

El mer­ca­do no es un dis­tri­bui­dor equi­ta­ti­vo de va­lo­res fun­da­men­ta­les de la vi­da so­cial. Pe­ro mu­cha gen­te ale­ga, en nom­bre de la li­ber­tad, no so­lo el de­re­cho a com­prar esos bie­nes sino el “de­re­cho” a ven­der­los.

El mis­mo do­min­go, en el su­ple­men­to Cul­tu­ra, Eugenia Mas­sat rea­li­za una en­tre­vis­ta a Lu­kas Bär­fuss y en una pre­gun­ta (de las lla­ma­das “pre­gun­ta com­ple­ja”, por­que en la mis­ma se pre­su­po­ne al­go de mo­do que si se res­pon­de se ha acep­ta­do esa pre­su­po­si­ción) afir­ma que el ca­pi­ta­lis­mo sos­tie­ne la li­ber­tad ab­so­lu­ta de ele­gir.

Bär­fuss res­pon­de: “La li­ber­tad sig­ni­fi­ca más que po­der ele­gir en­tre di­fe­ren­tes pro­duc­tos. De­be­ría­mos po­der te­ner la elec­ción so­bre las con­di­cio­nes de nues­tra exis­ten­cia, y no veo que el ca­pi­ta­lis­mo apo­ye es­to”.

Ex­tra­or­di­na­ria res­pues­ta pa­ra re­fle­xio­nar so­bre uno de los te­mas que ha­cen grie­ta pro­fun­da en el fe­mi­nis­mo con­tem­po­rá­neo: el de la pros­ti­tu­ción, que al­gu­nas per­so­nas pi­den re­co­no­cer co­mo “tra­ba­jo se­xual” pa­ra así ac­ce­der a de­re­chos, y cu­yo ejer­ci­cio de­fien­den en nom­bre de la li­ber­tad de de­ci­dir so­bre el pro­pio cuer­po (fren­te a la al­ter­na­ti­va –siem­pre men­cio­na­da co­mo op­ción– del tra­ba­jo do­més­ti­co; al­ter­na­ti­va rea­lis­ta pa­ra una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de mu­je­res po­bres).

Si­guien­do a Bär­fuss, tal de­ci­sión so­lo pue­de con­si­de­rar­se li­ber­tad si per­ma­ne­ce­mos den­tro de los lí­mi­tes del ca­pi­ta­lis­mo pa­triar­cal; si no va­mos a dis­cu­tir que el 98% de los me­dios de pro­duc­ción es­tán en ma­nos de va­ro­nes y so­lo el 2% en ma­nos de mu­je­res; si no va­mos a con­si­de­rar que en quien com­pra un cuer­po o una prác­ti­ca se­xual (en len­gua­je mer­can­til, un “ser­vi­cio”) y quien ofi­cia co­mo mer­can­cía hay por abru­ma­do­ra ma­yo­ría una sis­te­má­ti­ca di­fe­ren­cia de se­xo; si omi­ti­mos que el mer­ca­do no ofre­ce al­ter­na­ti­vas igua­li­ta­rias la­bo­ra­les o eco­nó­mi­cas a va­ro­nes y mu­je­res y que los ro­les de gé­ne­ro dan pre­rro­ga­ti­vas y pri­vi­le­gios que los hom­bres no quie­ren re­vi­sar y a los que no quie­ren re­nun­ciar.

A Mi­chael San­del le pa­re­cen pri­vi­le­gios que sir­ven de con­tra­ejem­plo pa­ra la in­tui­ción mo­ral el de­re­cho a cir­cu­lar por un ca­rril ali­via­do de la ru­ta, o a ca­zar un ani­mal en ex­tin­ción, o a que un mé­di­co nos atien­da el ce­lu­lar los fi­nes de se­ma­na, a cam­bio de un mon­to di­fe­ren­cial de di­ne­ro.

Pe­ro no hay nin­gu­na men­ción a la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca di­fe­ren­cial de los va­ro­nes, que les da el pri­vi­le­gio de ob­te­ner sa­tis­fac­ción se­xual por par­te de mu­je­res, tra­ves­tis o trans. Es ba­jo el ca­pi­ta­lis­mo su­ma­do a los ro­les de gé­ne­ro dic­ta­dos por el pa­triar­ca­do que las mu­je­res op­tan en­tre al­ter­na­ti­vas sub­al­ter­nas y las tra­ves­tis son leí­das co­mo cuer­pos pa­ra el con­su­mo.

En es­te sis­te­ma ob­tie­nen be­ne­fi­cios pro­xe­ne­tas, po­li­cías, due­ños de pros­tí­bu­los, po­lí­ti­cos que se fi­nan­cian con sus tri­bu­tos, pro­tec­to­res ju­di­cia­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción que las ex­hi­ben y tra­tan co­mo mer­can­cías dis­po­ni­bles. So­lo ba­jo ese mer­ca­do el pro­xe­ne­ta es un “em­pre­sa­rio”, el pros­ti­tu­yen­te es un “clien­te” y el se­xo es un “ser­vi­cio”.

CE­DOC PER­FIL

OFER­TA SE­XUAL. Re­fle­xión so­bre un te­ma que ha­ce grie­ta pro­fun­da en el fe­mi­nis­mo con­tem­po­rá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.