Un da­to par­cial o erró­neo in­du­ce al ma­len­ten­di­do

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

de va­ro­nes y mu­je­res. Ade­cua­do, no igual. Si pa­ra cien va­can­tes, las me­jo­res pos­tu­lan­tes son cien mu­je­res, ellas son las que de­be­rían ocu­par­las. Lu­che­mos por el triun­fo de la ca­pa­ci­dad y del es­fuer­zo y no por el “mi­ti y mi­ti”. Ra­món So­la­ri ra­mons­so­la­ri@hot­mail.com pú­bli­cas que que­dan trun­cas por un cam­bio de go­bierno. Ejem­plos so­bran: te­ne­mos un ce­men­te­rio de ci­mien­tos y obras pa­ra­li­za­das. En el su­ple­men­to Cul­tu­ra del do­min­go 28, Oli­ve­rio Coel­ho se re­fie­re con cla­ri­dad me­ri­dia­na a nues­tra la­men­ta­ble cos­tum­bre de no ter­mi­nar las obras ini­cia­das, so­bre to­do aque­llas co­mo las cen­te­na­rias na­ves de los an­de­nes de las es­ta­cio­nes Re­ti­ro Mi­tre y Cons­ti­tu­ción, que si­guen pa­ra­li­za­das por­que fue­ron re­em­pla­za­das por el em­be­lle­ci­mien­to de los halls cen­tra­les, que ya ha­bían si­do res­tau­ra­dos en la dé­ca­da del 90 por la pri­va­ti­za­ción, o el ca­so de la ha­bi­li­ta­ción de la ex­ten­sión del sub­te E. Car­los Fran­cis­co Es­cu­de­ro ar­qui­de­ro@gmail.com En la sec­ción del Co­rreo se pu­bli­ca hoy un mail en­via­do por el se­ñor Jorge Al­fon­sin, en el que ma­ni­fies­ta su crí­ti­ca a un da­to in­clui­do en la co­lum­na de Lu­cia­na Ru­bins­ka pu­bli­ca­da el do­min­go 28 de oc­tu­bre en la contratapa del su­ple­men­to De­por­tes. El lec­tor afir­ma en su car­ta que la pe­rio­dis­ta di­jo en su tex­to que “en el ac­tual Ce­nard, ubi­ca­do en Av. del Li­ber­ta­dor y La­rral­de, el pre­si­den­te Pe­rón in­ten­tó im­plan­tar un cen­tro de­por­ti­vo de al­to ren­di­mien­to”. Su ci­ta es in­co­rrec­ta por­que Ru­bins­ka no es­cri­bió eso, pe­ro per­mi­te pro­fun­di­zar en torno a la pre­ci­sión o no de los da­tos em­plea­dos en esa co­lum­na.

En ver­dad, ca­da vez que un pro­fe­sio­nal de es­te ofi­cio se sien­ta an­te el te­cla­do pa­ra es­cri­bir un ar­tícu­lo, lo ha­ce –cum­plien­do con nor­mas ele­men­ta­les de se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad en el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción– con ca­da da­to che­quea­do pa­ra evi­tar erro­res pro­pios y con­se­cuen­tes con­fu­sio­nes en sus des­ti­na­ta­rios. El ma­len­ten­di­do es siem­pre res­pon­sa­bi­li­dad del emi­sor: si trans­mi­te in­for­ma­ción pre­ci­sa, in­con­tro­ver­ti­ble, no ha­brá re­cep­tor que en­tien­da mal su men­sa­je, al me­nos no de ma­ne­ra cons­cien­te.

En es­te ca­so, el lec­tor Al­fon­sin co­me­tió un error al ad­ju­di­car a Ru­bins­ka una ase­ve­ra­ción que no es­tá en el tex­to de la co­lum­na. Con­tó, pa­ra en­ten­der mal, con una im­pre­ci­sión en el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción por par­te de la co­lum­nis­ta: es­cri­bió ella que “la cons­truc­ción del Ce­nard em­pe­zó en 1953 por un de­cre­to del pre­si­den­te Juan Do­min­go Pe­rón” y agre­gó que “du­ran­te la lla­ma­da Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra el cen­tro de­por­ti­vo ce­rró sus puer­tas, lo su­mer­gie­ron en el aban­dono y la des­truc­ción”.

En ver­dad, Pe­rón no qui­so ini­ciar el Ce­nard, tal co­mo es hoy, con su de­cre­to (el 15.859, fe­cha­do el 26 de agos­to del 53), sino ins­tru­men­tar un es­pa­cio pa­ra dar co­bi­jo a ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, ar­tís­ti­cas, po­lí­ti­cas y de­por­ti­vas de la Unión de Es­tu­dian­tes Se­cun­da­rios (UES), ra­ma mas­cu­li­na (la fe­me­ni­na te­nía su se­de en Oli­vos). La UES fue ima­gi­na­da co­mo un se­mi­lle­ro pa­ra fu­tu­ros di­ri­gen­tes, un mar­co con­te­ne­dor pa­ra las y los ado­les­cen­tes de la épo­ca. De he­cho, las cons­truc­cio­nes ini­cia­les (el edi­fi­cio cen­tral, al que so­lía con­cu­rrir el pre­si­den­te, y el ci­ne-tea­tro pa­ra 1.500 es­pec­ta­do­res, que era em­plea­do pa­ra fun­cio­nes de mú­si­ca, pa­ra ac­tos par­ti­da­rios y pa­ra reunio­nes ju­ve­ni­les mul­ti­tu­di­na­rias) no tu­vie­ron des­tino de­por­ti­vo. En 1954 se le dio al lu­gar un ma­yor com­pro­mi­so con es­ta área. Con el de­rro­ca­mien­to de Pe­rón en 1955, el pre­dio fue en­tre­ga­do a la Div isión de Re­mon­ta y Ve­te­ri­na­ria del Ejér­ci­to y sus ins­ta­la­cio­nes se de­te­rio­ra­ron ace­le­ra­da­men­te. Re­cién en la dé­ca­da del 60 co­men­zó un cre­cien­te desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, con la cons­truc­ción de pis­tas de atletismo, can­chas de dis­ci­pli­nas va­rias y –más tar­de– pi­le­tas de na­ta­ción y otras de­pen­den­cias.

Es se­gu­ro que si Ru­bins­ka hu­bie­se pre­ci­sa­do al­gu­nos de esos pun­tos, sin de­jar mar­gen pa­ra la ma­la in­ter­pre­ta­ción, no ha­bría en­via­do su mail el lec­tor Al­fon­sin, o lo hu­bie­ra he­cho con otros con­cep­tos.

Leo­pol­do Villar Bor­da, quien fue­ra de­fen­sor del lec­tor del dia­rio El Tiem­po de Bo­go­tá, Co­lom­bia, se­ña­la­ba ha­ce al­gu­nos años que el pro­ble­ma de la bue­na co­mu­ni­ca­ción “es uni­ver­sal y so­lo pue­de ser resuelto me­dian­te el es­fuer­zo de los pe­rio­dis­tas pa­ra ser más cui­da­do­sos en la bús­que­da de la in­for­ma­ción, más ri­gu­ro­sos en los de­ta­lles y más me­ticu­losos en la re­dac­ción”. Esas tres pa­tas pa­ra una mis­ma ba­se de sus­ten­ta­ción de la cre­di­bi­li­dad son im­pres­cin­di­bles y ca­da vez más ne­ce­sa­rias pa­ra el ejer­ci­cio de un buen pe­rio­dis­mo. Sin in­ten­tar cri­ti­car las nue­vas tec­no­lo­gías (in­ter­net, las re­des so­cia­les, el flo­re­ci­mien­to de blogs y por­ta­les de no­ti­cias) por cier­ta ten­den­cia a la su­per­fi­cia­li­dad en el ma­ne­jo in­for­ma­ti­vo, es in­du­da­ble que el nue­vo len­gua­je que ellas vie­nen im­po­nien­do afec­ta en ma­yor o me­nor me­di­da el ejer­ci­cio ri­gu­ro­so de es­ta pro­fe­sión.

El en­tre­di­cho Al­fon­sin-Ru­bins­ka com­pro­me­te a quie­nes es­cri­ben en PER­FIL a ex­tre­mar los cui­da­dos cuan­do se tra­ta de po­ner los de­dos so­bre el te­cla­do.

VIO­LEN­CIA Y FUE­ROS

MARCELO SILVESTRO

PERON EN LA UES. Sep­tiem­bre de 1954. Ho­me­na­je de ju­ve­ni­les bas­quet­bo­lis­tas (los “UES trot­ters”) al pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.