DESAGRADO

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL -

No­to que po­co a po­co el dia­rio va to­man­do un ses­go de­fen­sor del fe­mi­nis­mo, ya con­vir­tién­do­se en al­go pa­re­ci­do al ma­chis­mo. Es de­cir fal­ta de im­par­cia­li­dad. El col­mo fue cam­biar a Asch por una pe­rio­dis­ta que, ade­más, es­tá mal in­for­ma­da. Ella ase­ve­ra que en el ac­tual Ce­nard, ubi­ca­do en Av. del Li­ber­ta­dor y La­rral­de, el pre­si­den­te Pe­rón in­ten­tó im­plan­tar un cen­tro de­por­ti­vo de al­to ren­di­mien­to en 1953. Pa­ra su co­no­ci­mien­to, le in­di­co que allí fun­cio­nó la ra­ma mas­cu­li­na de la Unión de Es­tu­dian­tes Se­cun­da­rios (UES) des­de su fun­da­ción has­ta el año 1955. En la ac­tua­li­dad cuen­to con 80 años de edad y en mi ado­les­cen­cia hi­ce uso y abu­so de sus ins­ta­la­cio­nes. Jorge Al­fon­sin jorge.al­fon­sin@gmail.com La­men­ta­bles los co­men­ta­rios de Lu­cia­na Ru­bins­ka en el su­ple­men­to De­por­tes del do­min­go 28 de oc­tu­bre. Aun­que, de­bo re­co­no­cer, cohe­ren­te con sus co­men­ta­rios dia­rios en la TV K. Roberto Gó­mez go­mez­ro­ber­to30@hot­mail.com Cuan­do era chi­co (dé­ca­da del 50) es­cu­cha­ba por la ra­dio fra­ses que si­guen vi­gen­tes res­pec­to de las obras Soy tan so­lo una ciu­da­da­na co­mún apo­lí­ti­ca, de mo­do que mis opi­nio­nes son au­tén­ti­cas y do­lo­ro­sas. Por los me­dios te­le­vi­si­vos vi­mos es­pan­to­sos e in­ve­ro­sí­mi­les su­ce­sos de vio­len­cia en la pla­za del Con­gre­so mien­tras se de­ba­tía el Pre­su­pues­to de 2019, ele­va­do por el go­bierno de­mo­crá­ti­co ac­tual. La fu­ria y la ba­je­za mo­ral de al­gu­nos dipu­tados de un kirch­ne­ris­mo ven­ci­do en las ur­nas en 2015 se pu­so de ma­ni­fies­to. Las cá­ma­ras te­le­vi­si­vas pu­bli­ca­ban los ros­tros des­fi­gu­ra­dos de los opo­si­to­res que or­ques­ta­ron la obs­ce­na fies­ta que de­bía fre­nar la se­sión en el re­cin­to de Dipu­tados. Es ver­dad que los fue­ros los ha­cen in­to­ca­bles, de­ben ser su­pri­mi­dos de una bue­na vez. Sin em­bar­go, la so­cie­dad, en su ma­yo­ría, cla­ma pa­ra que a es­tos de­lin­cuen­tes les true­ne el es­car­mien­to.

OBRAS FRE­NA­DAS

Ma­ría Emi­lia Fa­rros ma­riae­mi­li­afa­rros@yahoo.com.ar

BOL­SO­NA­RO

¿A quién se cri­ti­ca cuan­do se mues­tra el des­con­ten­to ha­cia el triun­fo de Bol­so­na­ro en Bra­sil? A la mis­ma so­cie­dad que en más de un cin­cuen­ta por cien­to le dio su vo­to. ¿Por qué lo hi­zo? El país ne­ce­si­ta­ba or­den; es­tán har­tos de la co­rrup­ción y la in­se­gu­ri­dad. Di­cen que nun­ca po­drán es­tar peor. Creen que los de­re­chos hu­ma­nos son una in­ven­ción de mo­da que be­ne­fi­cia a los la­dro­nes pre­sos, que ade­más re­ci­ben di­ne­ro y se ol­vi­dan de la gen­te que es­tá afue­ra, pre­sa de la vio­len­cia. Bol­so­na­ro, hoy, en Amé­ri­ca La­ti­na, se trans­for­mó en el re­pre­sen­tan­te de los Trump, Er­do­gan, Or­ban, Sal­vi­ni, Pu­tin y otros que lle­gan al po­der con men­sa­jes de cam­bios ra­di­ca­les y pa­la­bras sim­ples. Ha­blan sin preo­cu­par­se por si lo que di­cen cae bien o no; no se preo­cu­pan en agra­dar. Es­tas, creo, son las ra­zo­nes por las que es­tos per­so­na­jes im­pre­vi­si­bles lle­gan al po­der. Su­ma­do a pue­blos des­con­fia­dos de to­da la cla­se po­lí­ti­ca, con un sen­ti­mien­to que cre­ce al rit­mo de los pro­ble­mas irre­suel­tos de la vi­da dia­ria, sean eco­nó­mi­cos, de se­gu­ri­dad o de trans­pa­ren­cia. Car­los Alberto Fe­rrer car­los­fe­rrer4010@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.