Obs­tácu­los le­ga­les a la par­ti­ci­pa­ción his­pa­na

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - MA­RIANO BELDYK*

Dod­ge Cit y, en las pro­fun­di­da­des de Kan­sas, re­pre­sen­ta a las le­gen­da­rias ciu­da­des del co­ra­zón de los Es­ta­dos Uni­dos, con sus ca­za­do­res de bú­fa­los y los arrie­ros de ga­na­do. O lo que so­lían ser, por­que hoy, con un 60% de su po­bla­ción de ori­gen his­pano a raíz de la ins­ta­la­ción de dos gran­des fá­bri­cas de pro­ce­sa­mien­to de car­ne que les die­ron tra­ba­jo a más de 13 mil la­ti­nos, su per­fil ha cam­bia­do. En cier­ta for­ma, se po­dría de­cir que Dod­ge City es la sín­te­sis per­fec­ta de la con­flic­ti­vi­dad in­mi­gran­te, de cuán­to le te­men los re­pu­bli­ca­nos blan­cos en su dispu­ta por con­ser­var la iden­ti­dad na­cio­nal y de có­mo la Ca­sa Blan­ca ha vuel­to a tro­pe­zar al co­lar el te­ma por la ven­ta­na de es­ta elec­ción de mi­tad de man­da­to co­mo ban­de­ra de ba­ta­lla. Con­flic­to. Des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mes, Dod­ge City ha si­do el es­ce­na­rio de li­ti­gio en­tre las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les a car­go de or­ga­ni­zar las elec­cio­nes del pró­xi­mo mar­tes y la Unión Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU, por sus si­glas en in­glés) por el tras­la­do del úni­co cen­tro de vo­ta­ción –que con­cen­tra a más de 13 mil vo­tan­tes cuan­do el pro­me­dio en la zo­na es de 1.200– a unos seis kilómetros de dis­tan­cia, en las afue­ras de la ciu­dad.

La de­man­da apun­ta a un do­ble per­jui­cio con­tra el elec­to­ra­do his­pano, que sue­le vo­tar en for­ma con­tra­ria a los re­pu­bli­ca­nos: por la dis­tan­cia y la di­fí­cil ac­ce­si­bi­li­dad y por có­mo im­pac­tan am­bos fac­to­res en un elec­to­ra­do que no tra­ba­ja con ho­ra­rios fle­xi­bles, con­si­de­ran­do que las elec­cio­nes son en un día la­bo­ral.

Al fren­te del re­cla­mo se en­cuen­tra un jo­ven de 18 años, Ale­jan­dro Ran­gel-Lo­pez, hi­jo de uno de los tra­ba­ja­do­res lo­ca­les. Es tam­bién el fun­da­dor de la ra­ma lo­cal de los Jó­ve­nes De­mó­cra­tas, una or­ga­ni­za­ción que cre­ce a la som­bra de la ges­tión Trump en las es­cue­las se­cun­da­rias co­mo una suer­te de re­vi­val de las ba­ses del par­ti­do.

Lo que re­cla­man es que se vuel­va al his­tó­ri­co cen­tro de vo­ta­ción en el in­te­rior de la ciu­dad, el Dod­ge City Ci­vic Cen­ter, o que se abran am­bos.

Des­de el go­bierno arg umen­tan que no hay ses­go elec­to­ra­lis­ta sino ra­zo­nes de in­fra­es­truc­tu­ra y que no hay evi­den­cia de que va­ya a sig­ni­fi­car un im­pac­to real so­bre el vo­to la­tino.

Di­cen tam­bién que abrir un se­gun­do cen­tro a es­ta al­tu­ra es im­po­si­ble por­que la ley exi­ge una no­ti­fi­ca­ción con un mes de an­te­la­ción. Un re­su­men ca­bal de la dispu­ta en torno al vo­to his­pano en es­ta elec­ción. Cam­pa­ña. Pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, fue Trump quien pu­so a los his­pa­nos otra vez en el de­ba­te al de­cir que tras­la­da­ría mi­li­ta­res a la fron­te­ra pa­ra li­diar con la “ame­na­za” de la ca­ra­va­na mi­gran­te que vie­ne de Hon­du­ras, aun­que se en­cuen­tra a se­ma­nas de dis­tan­cia.

Lue­go, el pre­si­den­te subió la apues­ta: ar­gu­men­tó que po­día cam­biar el de­re­cho a la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to es­ti­pu­la­do en la Cons­ti­tu­ción pa­ra los hi­jos de in­mi­gran­tes en si­tua­ción irre­gu­lar con la so­la fir­ma de una or­den eje­cu­ti­va.

La mo­vi­da de­jó pas­ma­dos a los pro­pios re­pu­bli­ca­nos, mu­chos de ellos con su re­elec­ción en jue­go. In­clu­so a quie­nes com­par­ten esa vo­lun­tad de res­tric­ción pe­ro no el pé­si­mo ti­ming del pre­si­den­te.

Pa ra los de­mó­cra­tas, la opor tu­ni­dad de re­cu­pe­rar el con­trol de, al me­nos, la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, des­can­sa en gran me­di­da en ese vo­to la­tino que les sue­le ser fiel. En sus cálcu­los fi­gu­ran cier­tos cam­bios de­mo- grá­fi­cos pa­ra con­quis­tar te­rri­to­rios cla­ves co­mo Flo­ri­da, don­de tie­nen re­le­va­do que se tras­la­dó una gran can­ti­dad de bo­ri­cuas, mu­chos de ellos enoja­dos con los in­sul­tos de Trump y el es­ca­so apo­yo fe­de­ral tras su­frir la mor­tí­fe­ra fu­ria del hu­ra­cán Ma­ría.

L os la­ti­nos su­man po­co más de 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en un país de 325 mi­llo­nes, de los cua­les unos 12 mi­llo­nes se en­cuen­tran en con­di­ción irreg ular. El res­to pue­de vo­tar, siem­pre y cuan­do se ha­yan re­gis­tra­do opor­tu­na­men­te. Pa­ra es­ta elec­ción, los de­mó­cra­tas han des­cen­tra­li­za­do la es­tra­te­gia pa­ra fo­ca­li­zar­la en las de­man­das e in­tere­ses de ca­da sec­tor y zo­na, es­ti­mu­lan­do el vo­to an­ti­ci­pa­do y re­par­tien­do bo­le­tas si­mi­la­res a las op­cio­nes que los la­ti­nos se van a cru­zar el mar­tes pró­xi­mo pa­ra ins­truir­los so­bre có­mo fa­vo­re­cer la ola azul y que su elec­ción no ter­mi­ne anu­la­da por ele­gir un candidato de más en al­gu­na ca­te­go­ría. Sa­ben que lo que se jue­gan la se­ma­na que vie­ne es el fu­tu­ro del par­ti­do en 2020.

*Des­de Washington DC.

AP

TRAS­LA­DO. Cox man­dó cam­biar un lu­gar de vo­ta­ción en Kan­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.