Hi­jas de ge­no­ci­das.

Por pri­me­ra vez, des­cen­dien­tes de res­pon­sa­bles de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad de va­rios paí­ses se reunie­ron en la ex ESMA. Dos ar­gen­ti­nas, una chi­le­na y la nie­ta de un ofi­cial na­zi na­rran sus do­lo­ro­sos pro­ce­sos.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - ADRIA­NA VANOLI

Ar­gen­ti­nas y del ex­te­rior reuni­das pa­ra con­tar y com­par­tir sus his­to­rias de do­lor.

Hay his­to­rias ín­ti­mas que sa­cu­den en­tra­ñas so­cia­les y po­lí­ti­cas pa­ra rom­per con un man­da­to de si­len­cio y acep­ta­ción. Y los hi­jos e hi­jas de ge­no­ci­das – que pro­ta­go­ni­za­ron las épo­cas más ne­gras de más de cua­ren­ta paí­ses, co­mo Ar­gen­ti­na, Chile y Ale­ma­nia, en­tre otros– se reunie­ron por pri­me­ra vez en Bue­nos Aires pa­ra com­par­tir­las en un en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal or­ga­ni­za­do por un co­lec­ti­vo que los reúne lla­ma­do His­to­rias Desobe­dien­tes, que se rea­li­za des­de el vier­nes has­ta hoy en la ex ESMA –uno de los sím­bo­los más con­tun­den­tes de la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na– y la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UBA (ver apar­te).

“El en­cuen­tro sur­ge des­pués de ca­si dos años de en­con­trar­nos, co­no­cer nues­tras his­to­rias y or­ga­ni­zar­nos en es­te con­tex­to so­cial y po­lí­ti­co. Nos pa­re­ció que era el mo­men­to de ex­pre­sar­nos abier­ta y pú­bli­ca­men­te”, di­ce Ana­lía Kelinec a PER­FIL. Ella es una de esas hi­jas: re­cién a los 24 años su­po que su pa­dre era el “Doctor K”, uno de los re­pre­so­res que du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na se­cues­tra­ron, tor­tu­ra­ron y ase­si­na­ron en el cir­cui­to de cen­tros clan­des­ti­nos co­no­ci­do co­mo ABO (Atlé­ti­co-El Ban­co-Olim­po). Eduar­do Emi­lio Kelinec es hoy un po­li­cía con­de­na­do a ca­de­na perpetua por cau­sas de le­sa hu­ma­ni­dad. Pa­ra ella era “un pa­dre amo­ro­so, je­fe de un ho­gar bien cons­ti­tui­do”.

Bi­bia­na Rei­bal­di es ar­gen­ti­na y psi­có­lo­ga. No pue­de ni se per­mi­te sol­tar el pa­sa­do. Su ma­ne­ra de re­di­mir­lo es re­pu­diar las ac­cio­nes de un pa­dre al que amó, pe­ro que tam­bién le cau­só do­lor y ver­güen­za. Ju­lio Rei­bal­di era in­te­gran­te del ba­ta­llón 601, uni­dad es­pe­cial de in­te­li­gen­cia del Ejér­ci­to Ar­gen­tino con in­ter­ven­ción en el te­rro­ris­mo de Es­ta­do en Ar­gen­ti­na y en la Operación Cón­dor. “Se mu­rió sin ser juz­ga­do y sin rom­per el pac­to de si­len­cio, lle­ván­do­se un úl­ti­mo ges­to que po­dría ha­ber re­pa­ra­do un po­co tan­to da­ño que cau­só”, cuen­ta a PER­FIL. “Mi pa­dre se­ña­la­ba a las per­so­nas que des­pués des­apa­re­cían. En 1974, yo te­nía 18 años, ha­bía muerto Pe­rón, la Tri­ple A es­ta­ba en su apo­geo”. En­ton­ces,

“De­ci­di­mos que ya era mo­men­to de ex­pre­sar­nos abier­ta y pú­bli­ca­men­te”, di­cen los hi­jos

re­cuer­da, al­go en ella co­men­zó a “in­quie­tar­se” por las ta­reas de las que se ocu­pa­ba su pa­dre. “Le pe­dí que me ha­bla­ra de su tra­ba­jo, y él me con­tes­tó en un tono muy au­to­ri­ta­rio –y des­co­no­ci­do pa­ra mí, ya que era un pa­dre muy amo­ro­so y ama­ble–: ‘Yo no te pre­gun­to có­mo ha­cés vos tu tra­ba­jo, vos no me pre­gun­tes có­mo ha­go el mío’. Eso me si­len­ció, no pre­gun­té más na­da”.

Has­ta, di­ce, que lle­gó 1977. “Ese año hu­bo un he­cho que me mar­có. Tra­ba­ja­ba en la obra so­cial del Co­rreo con Isa­bel Rey. Su es­po­so, Rubén Sa­li­nas, fue se­cues­tra­do en su ca­sa en Va­len­tín Al­si­na. Vi la bús­que­da de Isa­bel, y yo le de­cía ‘mi pa­pá es mi­li­tar, al­go se­gu­ro nos pue­de de­cir’. La res­pues­ta que re­ci­bí fue ‘Rubén es­tá muerto, no lo bus­quen más’”. Lue­go, cuan­do en los 90 Adol­fo Sci­lin­go hi­zo pú­bli­cos los vue­los de la muer­te, ella le exi­gió a su pa­dre que “me di­ga dón­de es­tán los cuer­pos en­te­rra­dos, qué fa­mi­lias te­nían los be­bés apro­pia­dos. Nun­ca me con­tes­tó una so­la pa­la­bra, y así se fue”.

Desobe­dien­cia. Vit­to­ria é Nat­to es el seu­dó­ni­mo de Patricia Pie­no­vi. Su pa­dre, apo­da­do “el Pe­rro”, era tor­tu­ra­dor del ejér­ci­to pi­no­che­tis­ta. Vit­to­ria fue vio­la­da por su pa­dre a los 9 años, a pe­di­do de un su­pe­rior, el mis­mo día en que en­tre­ga­ba a su mu­jer al ejér­ci­to “en un ac­to de su­mi­sión y vio­len­cia”. “Te­nía que de­mos­trar que lo-

Mi pa­pá era el ‘doctor K’, tor­tu­ra­dor del ABO (Atlé­ti­co-El Ban­co-Olim­po), pe­ro pa­ra mí era un pa­dre amo­ro­so. ANA­LíA KELINEC ( AR­GEN­TI­NA)

gra­ba man­te­ner el con­trol y el or­den de su fa­mi­lia; eso sig­ni­fi­ca­ba te­ner do­mi­nio so­bre las si­tua­cio­nes, im­por­tan­te pa­ra las re­da­das y las con­fe­sio­nes de los pri­sio­ne­ros. El día en que yo cum­plía 9 años, y an­tes de que per­die­ra el co­no­ci­mien­to por al­go que me in­yec­ta­ron, vi co­mo mi pa­dre le po­nía por la es­pal­da un ta­pa­di­to ro­sa a mi ma­dre y se la en­tre­ga­ba a un mi­li­tar. Ella es­ta­ba en una lis­ta. Mi pa­dre se lo ha­bía avi­sa­do: su ‘mal’ era dar mi­sa jun­to a los cu­ras en los ba­rrios más po­bres de San­tia­go. Ella vol­vió, pe­ro nun­ca fue la mis­ma”.

A sus 18 años, Vit­to lo­gra echar a su pa­dre de la ca­sa. El mu­rió en 2006, “con to­dos los ho­no­res. Ha­cía dos años que no sa­bía na­da de él. Ha­bía de­ja­do una or­den: que no me avi­sa­ran”, di­ce. “Des­pués en­ten­dí por qué: de ha­ber­me en­te­ra­do,

hu­bie­ra ido a gri­tar­le to­do el da­ño que nos ha­bía he­cho”. Lue­go de años de tra­ta­mien­to, se con­vir­tió en poe­ta y do­cen­te y es­cri­bió el li­bro La hi­ja de

un tor­tu­ra­dor, el úni­co en chile don­de se re­la­tan las tor­tu­ras a las que fue­ron so­me­ti­das la es­po­sa y la hi­ja de un ge­no­ci­da. “En Chile no hay vo­lun­tad de jus­ti­cia a tan­to mal co­me­ti­do por la dic­ta­du­ra”, re­fle­xio­na.

Pa­sa­do. Ale­xan­dra Senfft es es­cri­to­ra, pe­rio­dis­ta y nie­ta del ofi­cial Hanns Lu­din, quien fue­ra el en­via­do de Hitler a Es­lo­va­quia pa­ra la de­por­ta­ción de los ju­díos. En 1947 fue eje­cu­ta­do co­mo cri­mi­nal de gue­rra. “Mi abue­lo fa­lle­ció 14 años an­tes de que yo na­cie­ra. Era uno de los na­zis de los li­bros de his­to­ria, una fi­gu­ra abs­trac­ta. Siem­pre re­pu­dia­ba sus crí­me­nes, pe­ro por mu­cho tiem­po evi­té re­fle­xio­nar so­bre él. Lue­go pu­de en­ten­der que hu­bie­ra es­ta­do a upa con él si no lo hu­bie­ran ahor­ca­do en 1947. Me da­ba es­ca­lo­fríos pen­sar­lo: ¿có­mo hu­bie­ra ma­ne­ja­do emo­cio­nal­men­te es­te rol do­ble de abue­lo y ge­no­ci­da? Ob­via­men­te pro­du­cen emo­cio­nes to­tal­men­te opues­tas las dos fi­gu­ras: amor y con­fian­za, por un la­do; y ho­rror y re­cha­zo por otro. Mi ma­dre se que­bró por es­te di­le­ma”, di­ce, y ase­gu­ra que “me de­jó a mí la ta­rea de or­de­nar emo­cio­nes y pen­sa­mien­tos y ge­ne­rar cla­ri­dad. En con­tra de la re­sis­ten­cia ma­ni­fies­ta de mi fa­mi­lia, hoy di­go de­ci­di­da­men­te: mi abue­lo era un ge­no­ci­da”.

RE­CO­RRI­DO. El vier­nes, par­ti­ci­pan­tes del en­cuen­tro re­co­rrie­ron el cen­tro clan­des­tino de tor­tu­ra.

FOTOS: PA­BLO CUARTEROLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.