LAS PIE­DRAS QUE ARRUI­NA­RON LA FIES­TA

EN UN CLARO ERROR EN EL OPE­RA­TI­VO PO­LI­CIAL, EL MI­CRO DE BO­CA IN­GRE­SO POR LI­BER­TA­DOR Y MON­ROE. AHI, UN GRUPO DE HIN­CHAS DE RI­VER “TI­RO DE TO­DO” Y ROMPIO LOS VI­DRIOS. HU­BO JU­GA­DO­RES HE­RI­DOS Y EL PAR­TI­DO SE SUSPENDIO.

Perfil (Domingo) - - DEPORTES - AGUS­TIN CO­LOM­BO

La es­qui­na de Mon­roe y Li­ber­ta­dor es, a es­ta al­tu­ra de la his­to­ria, el sím­bo­lo de un pa­pe­lón mun­dial. Ahí, en la in­ter­sec­ción de esas ave­ni­das, em­pe­zó la des­gra­cia, cuan­do el mi­cro que tras­la­da­ba al plan­tel de Bo­ca al Mo­nu­men­tal re­ci­bió pie­dra­zos y pro­yec­ti­les lan­za­dos por un gr upo mí­ni­mo de hin­chas de Ri­ver. El vehícu­lo que­dó con sus ven­ta­nilllas ro­tas. Aden­tro, va­rios ju­ga­do­res que­da­ron he­ri­dos por los vi­drios es­ta­lla­dos, mien­tras que otros se vie­ron afec­ta­dos por los ga­ses que arro­jó la Po­li­cía pa­ra dis­per­sar a los agre­so­res.

Fue la pri­me­ra y acaso la prin­ci­pal escena de vio­len­cia de ayer, pe­ro no la úni­ca: des­pués, den­tro y fue­ra del es­ta­dio, tam­bién hu­bo in­ci­den­tes. La Po­li­cía, que man­dó al mi­cro de Bo­ca por el me­dio de una mul­ti­tud de hin­chas de Ri­ver, lue­go qui­so re­di­mir­se con ba­las, ga­ses y pa­los a hin­chas que no ha­bían ejer­ci­do nin­gún ti­po de vio­len­cia, pe­ro es­ta­ban en el lu­gar y en el mo­men­to equi­vo­ca­dos.

Al en­trar al ves­tua­rio vi­si­tan­te, Car­los Te­vez, Cris­tian Es­pi­no­za y Mau­ro Zá­ra­te evi­den­cia­ron que es­ta­ban en­tre los más afec­ta­dos, con di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pi­rar y pi­ca­zón en la gar­gan­ta, al tiem­po que Nahi­tan Nán­dez se mos­tró enoja­do por los pro­ble­mas en el arribo. “Son unos hi­jos de pu­ta”, gri­tó el uru­gua­yo Nán­dez, quien acom­pa­ña­ba a Te­vez, que ape­nas po­día res­pi­rar jun­to con otros asis­ten- tes. “Ti­ra­ron gas pi­mien­ta”, es­gri­mió el de­lan­te­ro Da­río Be­ne­det­to con la ca­ra ro­ja y una cla­ra mues­tra de enojo, en el ins­tan­te que se me­tió en el ves­tua­rio.

El vo­lan­te Pa­blo Pé­rez y el de­fen­sor Car­los Iz­quier­doz coin­ci­die­ron en que les ti­ra­ron “de to­do” al mi­cro. Lue­go de la de­cla­ra­ción a los me­dios, Pé­rez le pe­gó a la puer­ta del ves­tua­rio en una cla­ra mues­tra de enojo. Pa­blo Pé­rez, ca­pi­tán del equi­po, y el juvenil Gon­za­lo La­mar­do de­ja­ron el ves­tua­rio vi­si­tan­te pa­ra ser tras­la­da­dos a la clí­ni­ca Ota­men­di. Los dos te­nían le­sio­nes en sus ojos.

Des­de la car­te­ra de Se­gu­ri­dad ad­mi­tie­ron erro­res en el ope­ra­ti­vo, al­go que que­dó evi­den­cia­do en los vi­deos don­de se ve al mi­cro de Bo­ca en­trar por una zo­na re­ple­ta de hin­chas de Ri­ver. Eso por un la­do. Por el otro, se es­pe­cu­ló que la agre­sión po­dría es­tar aso­cia­da al alla­na­mien­to del vier­nes en la ca­sa de uno de los lí­de­res de Los Bo­rra­chos del Ta­blón.

“Es di­fí­cil de ex­pli­car lo que su­ce­dió por­que ha si­do un epi­so­dio con­fu­so, ya que an­te las agre­sio­nes que re­ci­bi­mos la gen­te de se­gu­ri­dad de­ci­dió ti­rar ga­ses la­cri­mó­ge­nos y co­mo con­se­cuen­cia se vie­ron afec­ta­dos al­gu­nos ju­ga­do­res”, ex­pli­có el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral del club xe­nei­ze Cé­sar Mar­tuc­ci en el con­tac­to con la pren­sa. Des­pués lle­ga­ron las idas y vuel­tas de Con­me­bol, que pri­me­ro pos­ter­gó el par­ti­do pa­ra las 18, lue­go pa­ra las 19.15, has­ta que fi­nal­men­te, tras un acuer­do en­tre los dos clu­bes, anun­ció que se ju­ga­rá hoy.

LA AGRE­SION AL MI­CRO DE BO­CA NO FUE EL UNI­CO EPI­SO­DIO VIO­LEN­TO DE LA TAR­DE. DES­PUES HU­BO MAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.