To­car la cum­bre con las ma­nos

G20: Ma­cri lo­gró con­sen­so y quie­re ca­pi­ta­li­zar­lo

Perfil (Domingo) - - PORTADA - MA­RIANO BELDYK

El Pre­si­den­te anun­ció el do­cu­men­to fi­nal que acor­da­ron los lí­de­res, al que sien­te co­mo un lo­gro pro­pio, al igual que la se­gu­ri­dad y ha­ber evi­ta­do la grie­ta glo­bal. Avan­ces y te­mas pen­dien­tes.

Al fi­nal, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri sa­lió ai­ro­so de lo que, a prio­ri, se pre­sen­ta­ba co­mo el desafío más com­pli­ca­do pa­ra su go­bierno en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior. Con un do­cu­men­to al­go la­va­do en sus ejes más pun­zan­tes, al­gún que otro gui­ño a los Es­ta­dos Uni­dos y ce­ro muer­tos en las ca­lles du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes, con­clu­ye­ron las 48 ho­ras de ma­yor con­cen­tra­ción geopolítica en Ar­gen­ti­na sin di­vor­cios co­mer­cia­les ni por­ta­zos y con el com­pro­mi­so de se­guir cre­yen­do en el G20 co­mo el me­ca­nis­mo de con­sen­so por excelencia. To­do lo que no ha­bía ocu­rri­do en la edi­ción pre­via del G20, en Ham­bur­go, el año an­te­rior.

En un do­cu­men­to que re­co­rre un am­plio con­sen­so so­bre la ne­ce­si­dad de com­pro­me­ter­se en el tra­ba­jo con­jun­to pa­ra “me­jo­rar un or­den ba­sa­do en las re­glas que sea ca­paz de res­pon­der con efec­ti­vi­dad a un mun­do que cam­bia con ve­lo­ci­dad”, la presidencia ar­gen­ti­na lo­gró pre­ser­var el es­pí­ri­tu de coope­ra­ción pro­pio del mul­ti­la­te­ra­lis­mo que se pro­pu­so de­fen­der des­de que to­mó és­ta. Sus ne­go­cia­do- res ase­gu­ran que se prio­ri­zó la “ad­he­sión sis­té­mi­ca” y que na­die dur­mió du­ran­te los úl­ti­mos dos días.

A fa­vor de la la­bor de los sher­pas y de­le­ga­dos lo­ca­les y ex­tran­je­ros va­le in­di­car que el re­sul­ta­do fue me­jor al do­cu­men­to ges­ta­do en el fue­go de Ham­bur­go si bien el rol que asu­mió el go­bierno de Ma­cri des­de un pri­mer mo­men­to no se atre­vió a tan­to co­mo el que ju­gó el de An­ge­la Merkel ha­ce un año. Lo que re­sal­tan, en Bue­nos Ai­res, es que hu­bo “un cam­bio de ten­den­cia” en la con­fron­ta­ción que ve­nía sig­nan­do es­tas reunio­nes.

“Ar­gen­ti­na no pue­de re­sol­ver las dispu­tas en el G20. Pue­de ayu­dar, en to­do ca­so. Apo­yar. Pe­ro no tie­ne la fuer­za pa­ra sen­tar a las par­tes en pug­na en una me­sa y ex­hor­tar­las a lle­gar a una so­lu­ción”, co­men­tó a es­te me­dio un fun­cio­na­rio de una de las de­le­ga­cio­nes cen­tra­les. En Ham­bur­go, la presidencia ger­ma­na in­ter­vino con mu­cho ma­yor én­fa­sis en in­ten­tar una so­lu­ción pa­ra las dis­cre­pan­cias que di­vi­dían a la me­sa y el jue­go le ter­mi­nó ex­plo­tan­do en la De­cla­ra­ción Fi­nal.

En pa­la­bras de uno de los hom­bres del Go­bierno que más in­vo­lu­cra­do es­tu­vo en el pro­ce­so de acer­ca­mien­to con las po­ten­cias, Ar­gen­ti­na triun­fó en su ob­je­ti­vo al sa­ber re­cono-

cer sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes y ser ho­nes­ta con­si­go mis­ma. “No nos pro­pu­si­mos so­ñar en gran­de sino so­ñar lo po­si­ble”, ce­le­bró ayer. El re­sul­ta­do sa­lo­mó­ni­co del do­cu­men­to bas­tó pa­ra de­cla­rar­lo una vic­to­ria cuan­do, tan so­lo unas ho­ras an­tes, al­gu­nos de los miem­bros del Go­bierno ya ha­bían abier­to el pa­ra­guas por si arre­cia­ba el tem­po­ral de un cie­rre sin de­cla­ra­ción al­gu­na.

Di­vi­sio­nes. En ri­gor, el 95% del co­mu­ni­ca­do fi­nal es­ta­ba con­sen­sua­do al ini­ciar ayer la se­gun­da y úl­ti­ma de las jor­na­das de se­sio­nes. El pro­ble­ma ra­di­ca­ba en que ese pe­que­ño por­cen­ta­je irre­suel­to se ten­só, has­ta úl­ti­mo mo­men­to, en dos pun­tos cla­ve que di­vi­die­ron a las gran­des po­ten­cias en torno al co­mer­cio y el cam­bio cli­má­ti­co.

A lo lar­go de las dos jor­na­das, Eu­ro­pa pre­sio­nó por una men­ción ex­plí­ci­ta del Acuer­do de París y el com­pro­mi­so al­can­za­do en la COP 21 en torno a re­co­no­cer el pro­ble­ma y ata­car­lo en su ma­triz pro­duc­ti­va. Tan­to Merkel co­mo el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, se mos­tra­ron in­fle­xi­bles en es­ta lí­nea. Es­ta­dos Uni­dos, a su vez, que­ría una men­ción cla­ra so­bre la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio y que de­bía ser re­for­ma­da. Pa­ra Ar­gen­ti­na, cual­quier fór­mu­la era bue­na si se ha­lla­ba un pun­to me­dio pa­ra que to­dos fir­ma­ran. Esa era la me­ta año­ra­da aun­que su au­sen­cia, de to­dos mo­dos, tam­po­co era una re­pro­ba­ción a ojos de una par­te de la Ro­sa­da.

Al fi­nal, el ar­tícu­lo 27 in­clu­yó el com­pro­mi­so de apo­yar una re­for­ma del fun­cio­na­mien­to de la OMC en el mar­co del ca­pí­tu­lo so­bre in­ver­sio­nes y co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. No se men­cio­nó la pa­la­bra pro­tec­cio­nis­mo ni se es­pe­ci­fi­có de qué ma­ne­ra se con­du­ci­ría esa ingeniería. Los de­ta­lles que­da­rán pen­dien­tes pa­ra el pró­xi­mo año si bien al­go ade­lan­tó Ma­cri du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior, al apun­tar ha­cia la agi­li­za­ción del me­ca­nis­mo de so­lu­ción con­tro­ver­sias sin acla­rar de qué mo­do se ha­ría. Sí se dio el gus­to de pon­de­rar la me­ta de un “co­mer­cio jus­to” en los mis­mos tér­mi­nos en los que sue­le re­fe­rir­se “mi ami­go Do­nald Trump”: fair tra­de.

Cu­rio­sa­men­te, la cum­bre mi­nis­te­rial de la OMC que or­ga­ni­zó la Ar­gen­ti­na en di­ciem­bre pa­sa­do, con­clu­yó sin un acuer­do en­tre las par­tes por las pro­fun­das di­vi­sio­nes que exis­ten en el seno del or­ga­nis­mo en me­dio de pug­nas aran­ce­la­rias que se­pa­ran a Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y Eu­ro­pa. De he­cho, fue el di­rec­tor ge­ne­ral de Asun­tos Eco­nó­mi­cos In­ter­na­cio­na­les de Chi­na quien tra­zó la lí­nea de esa re­for­ma unos mi­nu­tos más tar­de y en un sa­lón con­ti­guo al ase­gu­rar que cual­quier mo­di­fi­ca­ción de­be­rá plan­tear­se y de­ba­tir­se en esa asam­blea y no en el pró­xi­mo G20 en Ja­pón.

El otro pun­to de cho­que, el del cam­bio cli­má­ti­co, di­vi­dió las di­fe­ren­cias en dos ar­tícu­los pa­ra evi­tar la co­li­sión. Por un la­do, el 21 hi­zo es­pe­cí­fi­ca men­ción al Acuer­do de París, tal co­mo pre­sio­na­ba Eu­ro­pa en vís­pe­ras de la pró­xi­ma COP que arran­ca en es­tos días con la mi­sión de vol­ver efec­ti­vo aquel com­prom iso. Y a su vez, se abrió un pun­to con­se­cu­ti­vo en el ar­tícu­lo 21 pa­ra que Es­ta­dos Uni­dos ra­ti­fi­que su de­ci­sión de de re­ti­rar­se de aquel acuer­do y la fir­me pos­tu­ra del go­bierno de Trump de “uti­li­zar to­do ti­po de fuen­tes de ener­gía y tec­no­lo­gías” a fin de afian­zar su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. “Pe­ro mu­cho más cor­to que en Ale­ma­nia y sin es­pe­ci­fi­car al car­bón”, re­sal­tó un hom­bre del Go­bierno. Otra re­so­lu­ción sa­lo­mó­ni­ca a tono con el es­pí­ri­tu de la Cum­bre de Lí­de­res en Bue­nos Ai­res.

El re­sul­ta­do sa­lo­mó­ni­co del do­cu­men­to bas­tó pa­ra con­si­de­rar­lo una vic­to­ria

MAR­CE­LO ABALLAY

CON­FE­REN­CIA. El Pre­si­den­te, ayer en Cos­ta Sal­gue­ro, se mos­tró dis­ten­di­do al en­fren­tar a los pe­rio­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.