‘Re­wil­ding’.

En los Es­te­ros del Ibe­rá, Co­rrien­tes, la or­ga­ni­za­ción CLT lle­va ade­lan­te una ini­cia­ti­va úni­ca en Amé­ri­ca La­ti­na pa­ra re­in­tro­du­cir es­pe­cies ame­na­za­das. Es­te año lo­gra­ron el na­ci­mien­to de los dos pri­me­ros ya­gua­re­tés en dé­ca­das.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FLORENCIA BALLARINO

Avan­za en los Es­te­ros del Ibe­rá un pro­yec­to pa­ra re­cu­pe­rar es­pa­cios na­tu­ra­les y ani­ma­les en ex­tin­ción.

Bruno Lei­va tie­ne 67 años y na­ció en Con­cep­ción, en la pro­vin­cia de Co­rrien­tes. Cuen­ta que des­de que tie­ne me­mo­ria andaba jun­to a su pa­dre en ca­noas y se in­ter­na­ban en los Es­te­ros del Ibe­rá pa­ra ca­zar car­pin­chos, ya­ca­rés, lo­bos, nu­trias y zo­rros. Has­ta que en 1983 se creó la Re­ser­va Na­tu­ral Pro­vin­cial y se prohi­bió la ca­za. Bruno apren­dió la im­por­tan­cia de pro­te­ger a los ani­ma­les sil­ves­tres (“nos di­mos cuen­ta que va­lían más vi­vos que muer­tos”) y se re­con­vir­tió en guar­da­par­que.

Hoy cui­da uno de los hu­me­da­les más im­por­tan­tes del mun­do, con una su­per­fi­cie de 1,3 mi­llo­nes de hec­tá­reas de pas­ti­za­les y pan­ta­nos, que his­tó­ri­ca­men­te al­ber­ga­ron una gran va­rie­dad de flo­ra y fau­na. Sin em­bar­go, mu­chas es­pe­cies ori­gi­na­les del eco­sis­te­ma Ibe­rá se per­die­ron y otras se en­cuen­tran ame­na­za­das. Des­de 2007 una ini­cia­ti­va que lle­va ade­lan­te The Con­ser­va­tion Land

Trust (CLT), del fa­lle­ci­do eco­lo­gis­ta es­ta­dou­ni­den­se Dou­glas Tomp­kins, bus­ca res­tau­rar las po­bla­cio­nes sil­ves­tres.

El pro­yec­to de re­wil­ding (re­na­tu­ra­li­za­ción) ha lo­gra­do re­in­tro­du­cir osos hor­mi­gue­ros gi­gan­tes –una es­pe­cie na­ti­va que ha­bía es­ta­do au­sen­te del área del Ibe­rá por dé­ca­das– y re­cu­pe­rar po­bla­cio­nal de: cier­vos de los pan­ta­nos, agua­rá gua­zú, pu­mas, pe­ca­ríes de co­llar, ta­pi­res y gua­ca­ma­yos co­lo­ra­dos. “Es­te pro­yec­to de res­tau­ra­ción del eco­sis­te­ma es el más gran­de de Su­da­mé­ri­ca. Los úni­cos lu­ga­res en que se ha he­cho re­in­tro­duc­ción de es­pe­cies es en Su­dá­fri­ca”, ex­pli­có So­fía Hei­no­nen, coor­di­na­ción ge­ne­ral de CLT Ar­gen­ti­na.

Otro de los pro­gra­mas cla­ve apun­ta a re­in­tro­du­cir al Ibe­rá el ve­na­do de las Pam­pas; una es­pe­cie que por efec­to de las plan­ta­cio­nes de pino y eu­ca­lip­to, la ca­za fur­ti­va y la pre­sen­cia de pe­rros ha­bía des­apa­re­ci­do. En 2009 un equi­po de ve­te­ri­na­rios y bió­lo­gos de Ar­gen­ti­na y Bra­sil reali­zó la pri­me­ra trans­lo­ca­ción de venados de las Pam­pas en Co­rrien­tes. Es­ta sir­vió pa­ra res­tau­rar una po­bla­ción de la es­pe­cie en la re­ser­va San Alon­so de cien a 120 in­di­vi­duos. Y en 2015 se ini­ció una nue­va po­bla­ción en la Re­ser­va Rin­cón del So­co­rro, ad­ya­cen­te al pue­blo de Car­los Pe­lle­gri­ni. “La idea es que en 10 a 15 años exis­tan al me­nos tres po­bla­cio­nes de la es­pe­cie en la re­gión”, de­ta­lló Hei­no­nen.

Ca­cho­rros. Pe­ro sin du­da el pro­gra­ma más am­bi­cio­so es el de re­in­tro­duc­ción del ya­gua- re­té, un fe­lino en pe­li­gro de ex­tin­ción (se cal­cu­la que so­lo que­dan 250 en la Ar­gen­ti­na) y em­ble­ma de la cul­tu­ra co­rren­ti­na. “En 2011 co­men­za­ron las tra­ti­vas pa­ra po­der con­se­guir el pri­mer ejem­plar de ya­gua­re­té, la pri­me­ra hem­bra

To­bu­na, que es el em­ble­ma del pro­yec­to. Se hi­zo un cen­so de las po­bla­cio­nes de cau­ti­ve­rio y la mi­tad era de edad avan­za­da. De las que es­ta­ban en po­si­bi­li­dad de for­mar par­te del plan­tel, To­bu­na te­nía el me­jor cu­rrí­cu­lum. Se co­men­za­ron las tra­ta­ti­vas con el eco­par­que de Sie­rra de los Pa­dres. Y en 2015 via­jó a Co­rrien­tes, al mis­mo tiem­po que se inau­gu­ró el Cen­tro Ex­pe­ri­men­tal de Cría de Ya­gua­re­tés (CECY), en la is­la de San Alon­so”, le di­jo a PER­FIL Ni­co­lás Carro, res­pon­sa­ble del CECY.

En ju­nio de es­te año na­cie­ron los pri­me­ros dos cacho- rros de ya­gua­re­tés de ori­gen co­rren­tino tras dé­ca­das de au­sen­cia en la re­gión: Ara­mi y Mba­re­te (“cie­li­to” y “fuer­te” en gua­ra­ní). Ta­nia, la ma­dre de los ca­cho­rros, es hi­ja de

To­bu­na y el pa­dre es Chi­qui, un ejem­plar traí­do a prés­ta­mo por un año del Re­fu­gio Fau­nís­ti­co Atin­guy (Pa­ra­guay).

“El ob­je­ti­vo de es­te pro­yec­to es que es­tos ca­cho­rros apren­dan a vi­vir en li­ber­tad en la is­la. Por aho­ra van a es­tar has­ta el año, año y me­dio, jun­to a la ma­dre. Y lue­go ha­brá que de­jar­los so­los pa­ra co­men­zar la eta­pa de per­fec­cio­na­mien­to, de ma­du­rez. La idea es que se pue­dan desen­vol­ver so­los. Una vez en li­ber­tad, se ha­rá un se­gui­mien­to a par­tir de co­lla­res, que tie­nen un do­ble sis­te­ma de lo­ca­li­za­ción”.

Ade­más de res­tau­rar las po­bla­cio­nes sil­ves­tres, CLT tra­ba­ja con las co­mu­ni­da­des y mu­ni­ci­pios ve­ci­nos al Ibe­rá pa­ra in­cen­ti­var el desa­rro­llo de pres­ta­do­res tu­rís­ti­cos lo­ca­les, que a su vez sean alia­dos en la con­ser­va­ción del am­bien­te. Dia­na Fre­te, de 28 años, es vi­cein­ten­den­ta de Co­lo­nia Car­los Pe­lle­gri­ni. La lo­ca­li­dad en los 90 te­nía so­lo 513 ha­bi­tan­tes, de­bi­do a la fal­ta de tra­ba­jo y la mi­gra­ción de los jó­ve­nes a las gran­des ciu­da­des. “Hoy so­mos apro­xi­ma­da­men­te mil ha­bi­tan­tes y el 95% vi­ve del tu­ris­mo, prin­ci­pal­men­te na­cio­nal, por nues­tra ofer­ta úni­ca pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za”.

GZA: KA­RI­NA L./ CLT

EM­BLE­MA. El ya­gua­re­té ha­bía des­apa­re­ci­do de tie­rras co­rren­ti­nas. Es­te año na­cie­ron los dos pri­me­ros ca­cho­rros.

GZA: EMA­NUEL GALETTO/ CLT

NA­TU­RA­LE­ZA. El oso hor­mi­gue­ro, el ve­na­do de las Pam­pas y el ta­pir; al­gu­nas de las po­bla­cio­nes que se lo­gra­ron res­tau­rar en el Ibe­rá.

GZA: KA­RI­NA L/ CLT

GZA: MA­TIAS REBAK /CLT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.