Cro­ma­ñón ita­liano.

Seis muer­tos y cien­tos de he­ri­dos en un bo­li­che. Te­nía la ca­pa­ci­dad ex­ce­di­da.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

Cin­co ado­les­cen­tes y una mu­jer mu­rie­ron ayer en una es­tam­pi­da que se pro­du­jo en una dis­co­te­ca ita­lia­na, que te­nía al me­nos dos de sus sa­li­das de emer­gen­cia blo­quea­das.

La co­rri­da, que al pa­re­cer co­men zó c ua ndo a lg uien arro­jó gas pi­mien­ta den­tro del lu­gar, se pro­du­jo en la dis­co­te­ca Lan­ter­na Azu­rra, en Co­ri­nal­do, en las afue­ras de An­co­na, du­ran­te el con­cier­to de un po­pu­lar ra­pe­ro.

Los jó­ve­nes, tres chi­cas y dos chi­cos, te­nían en­tre 14 y 16 años y la mu­jer, que acom­pa­ña­ba a su hi­ja, 39.

“Qui­zás de­bi­do a la dis­per­sión de una sus­tan­cia ur­ti­can­te, los jó­ve­nes hu­ye­ron pi­sán­do­se los unos a los otros. Por des­gra­cia, seis fa­lle­cie­ron y hay de­ce­nas de he­ri­dos”, tui­tea­ron los bomberos.

Un por­ta­voz de los Ca­ra­bi­ne­ros ex­pli­có que “ha­bía tres sa­li­das de so­co­rro y so­lo una fue uti­li­za­da”.

Rap. En Lan­ter­na Az­zu­rra, si­tua­da en me­dio del cam­po en la ciu­dad cer­ca de la cos­ta adriá­ti­ca, ha­bía al­re­de­dor de un mi­llar de per­so­nas, mu­chos de ellos muy jó­ve­nes, que ha­bían acu­di­do pa­ra un con­cier­to de Sfe­ra Eb­bas­ta, un ra­pe­ro muy po­pu­lar apo­da­do el “rey del trap”.

Se­gún el pri­mer mi­nis­tro Giu­sep­pe Con­te, que vi­si­tó el lu­gar, se ven­die­ron 1.400 en- tra­das, pe­ro de las tres sa­las que tie­ne el club so­lo se es­ta­ba uti­li­zan­do una con es­pa­cio pa­ra 469 per­so­nas.

“Es­tá­ba­mos bai­lan­do y es­pe­ran­do que em­pe­za­ra el con­cier­to cuan­do sen­ti­mos un olor agrio”, con­tó a la pren­sa un jo­ven de 16 años que resultó herido y que fue lle­va­do a un hos­pi­tal de An­co­na.

“Co­rri­mos hacia una de las sa­li­das de emer­gen­cia, pe­ro la en­con­tra­mos blo­quea­da y los por­te­ros nos di­je­ron que vol­vié­ra­mos a en­trar”, agre­gó.

Un vi­deo di­fun­di­do por los me­dios ita­lia­nos mues­tra el mo­men­to en el que la ma­sa em­pu­ja en di­rec­ción a la sa­li­da, en un cue­llo de bo­te­lla en el que no se pue­de avan­zar ni re­tro­ce­der. Y a las puer­tas de la dis­co­te­ca una ba­laus­tra­da ce­de por un la­do y de­ce­nas de per­so­nas caen.

Se­gún va­rios tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos por la pren­sa, la gen­te se di­ri­gió hacia un pe­que­ño puen­te pea­to­nal que da so­bre el es­ta­cio­na­mien­to. La pre­sión de los jó­ve­nes pro­vo­có que de­ce­nas ca­ye­ran. Las que es­ta­ban de­ba­jo mu­rie­ron aplas­ta­das. Las que se que­da­ron en el in­te­rior del lo­cal sa­lie­ron in­dem­nes.

Los he­ri­dos, que su­frie­ron trau­ma­tis­mos y le­sio­nes, fue­ron tras­la­da­dos al hos­pi­tal más cer­cano, en Se­ni­ga­llia, des­de don­de los más gra­ves fue­ron tras­la­da­dos a An­co­na.

Olor agrio. “No se pue­de mo­rir así con 15 años”, ase­gu­ró el mi­nis­tro del In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, que tam­bién vi­si­tó el lu­gar y se com­pro­me­tió a “en­con­trar los res­pon­sa­bles de es­tas seis vi­das ro­ba­das, aque­llos que por mal­dad, es­tu­pi­dez o co­di­cia trans­for­ma­ron una fies­ta en una tra­ge­dia”.

“Es­toy pro­fun­da­men­te en­tris­te­ci­do por lo que su­ce­dió” reac­cio­nó el can­tan­te Eb­bas­ta en Ins­ta­gram, que pi­dió que “to­do el mun­do se pa­ra­ra un mo­men­to pa­ra pen­sar lo pe­li­gro­so y es­tú­pi­do que es uti­li­zar un spray irri­tan­te en una dis­co­te­ca”.

El pa­pa Francisco de­cla­ró, du­ran­te el An­ge­lus, que re­za­ría por “los ni­ños y la ma­dre que mu­rie­ron la no­che pa­sa­da, así co­mo por los he­ri­dos”.

FO­TOS: AP

DO­LOR. Fa­mi­lia­res llo­ran sin con­sue­lo y una de las víc­ti­mas, que mu­rie­ron aplas­ta­das al de­rrum­bar­se una ba­laus­tra­da por la pre­sión de quie­nes huían del in­te­rior del lo­cal.

AP

IN­VES­TI­GA­CION. El mi­nis­tro del In­te­rior, Sal­vi­ni, pro­me­tió Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.