Ju­bi­la­dos.

En me­dio de una in­ter­na fría, la Cor­te fa­lla­ría es­te mar­tes a fa­vor de la com­pen­sa­ción.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - CE­CI­LIA DE­VAN­NA

En Tal­cahuano, apun­tan con­tra el Go­bierno por no sa­ber leer el víncu­lo con ellos

Los ce­los y la des­con­fian­za que vie­nen mar­can­do el cli­ma de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción se acre­cen­ta­ron en los úl­ti­mos días, con vis­tas a la vo­ta­ción de es­te mar­tes, en el que se co­no­ce­rá el fa­llo so­bre el ín­di­ce de ac­tua­li­za­ción de las ju­bi­la­cio­nes, y por el que se es­pe­ra un du­ro re­vés pa­ra el Go­bierno.

A pe­sar de que los vo­tos eran ca­si un se­cre­to de Es­ta­do en el Pa­la­cio de Tri­bu­na­les, ya ha­bría una ma­yo­ría a fa­vor del re­cla­mo de los ju­bi­la­dos. Se tra­ta de un ca­so de un enor­me im­pac­to eco­nó­mi­co pa­ra el Eje­cu­ti­vo, por­que lo que se de­ci­da en el fa­llo en de­ba­te ten­drá im­pac­to en unos 150 mil ca­sos.

El ex­pe­dien­te en cues­tión es el del ju­bi­la­do Lu­cio Blan­co, que pu­so en de­ba­te qué ín­di­ce de­be apli­car­se en los de­man­dan­tes que hi­cie­ron jui­cio de ac­tua­li­za­ción de ha­be­res. Las mi­ra­das, co­mo en los fa­llos an­te­rio­res, es­tán pues­tas otra vez en Car­los Ro­sen­krantz, pre­si­den­te del tri­bu­nal, quien es se­ña­la­do y cri­ti­ca­do du­ra­men­te por su pre­sun­ta cer­ca­nía con el Eje­cu­ti­vo.

In­di­ce. Has­ta aho­ra, pa­ra los cálcu­los, se usa­ba el In­di­ce de Sa­la­rios Bá­si­cos de la In­dus­tria y la Cons­truc­ción (Isbic), pe­ro des­de ha­ce un año la An­ses le trans­fi­rió a la Cor­te el con­flic­to al so­li­ci­tar que se apli­que otro ín­di­ce, el de la Re­mu­ne­ra­ción Im­po­ni­ble Pro­me­dio de los Tra­ba­ja­do­res Es­ta­bles (Rip­te), lo que en la gran ma­yo­ría de los ca­sos en jui­cio ha­ría que los ha­be­res se es­ti­men a la ba­ja.

Sin em­bar­go, si el má­xi­mo tri­bu­nal se in­cli­na –y to­do in­di­ca que así lo ha­ría–, por que se apli­que el ín­di­ce de ac­tua­li­za­ción de las ju­bi­la­cio­nes en li­ti­gio le­gal más ele­va­do que el que pro­po­ne la A nses, co­men­za­rían los pro­ble­mas pa­ra el Eje­cu­ti­vo.

Fuen­tes del tri­bu­nal ex­pli- ca­ron que el nú­me­ro to­tal de la de­ci­sión es in­cal­cu­la­ble por­que los mon­tos va­ria­rán en ca­da re­cla­mo ju­bi­la­to­rio. En la Cor­te hay cer­ca de 7 mil si­mi­la­res al de Blan­co, aun­que el nú­me­ro to­tal de re­cla­mos ron­da­ría los 150 mil.

El ori­gen de la cues­tión se re­mon­ta al mo­men­to, ha­ce más de un año, cuan­do la An­ses em­pe­zó a pre­sen­tar re­cur­sos pa­ra que los ma­gis­tra­dos ya no or­de­nen re­cal­cu­lar los ha­be­res uti­li­zan­do el Isbic, sino que usa­ran el Rip­te.

Crí­ti­cas. En el má­xi­mo tri­bu­nal coin­ci­den en una que­ja con­tra el Eje­cu­ti­vo, más allá de las crí­ti­cas y se­ña­la­mien­tos in­ter­nos que se acre­cen­ta­ron tras el cam­bio de man­do que pu­so a Ro­sen­krantz en la pre­si­den­cia lue­go de des­tro­nar a Ri­car­do Lo­ren­zet­ti. La mo­les­tia es por­que creen que, en el Go­bierno, lle­va­ron has­ta allí el de­ba­te con la con­fian­za de que la Cor­te iba a fa­llar a fa­vor de ellos.

A es­tas ho­ras, los tres vo­tos ca­si se­gu­ros a fa­vor de los ju­bi­la­dos son los de Lo­ren­zet­ti, Ho­ra­cio Ro­sat­ti y Juan Car­los Ma­que­da. Mien­tras mu­chos la se­ña­lan co­mo el “ala pe­ro­nis­ta” del tri­bu­nal, puer­tas aden­tro del cuar­to pi­so del Pa la­cio de Tr ibu­na­les –don­de se en­cuen­tra la Cor­te– ase­gu­ran que “no hay di­vi­sio­nes par­ti­da­rias” y que no en­ten­der­lo de ese mo­do “es un error, por­que es­to es al­go mu­cho más gran­de”.

A lo lar­go de los úl­ti­mos días, en la Cor­te in­sis­tían en lo que creen que son dos ma­las lec­tu­ras del Eje­cu­ti­vo. En pri­mer lu­gar, ha­ber en­ten­di­do que la ma­yo­ría que un­gió pre­si­den­te a Ro­sen­krantz se man­ten­dría en las vo­ta­cio­nes. Y en se­gun­da ins­tan­cia, que no hay, a tres años de ges­tión, un in­ter­lo­cu­tor con­fia­ble que man­ten­ga un buen diá­lo­go en­tre el edi­fi­cio de la ca­lle Tal­cahuano y el de la ca­lle Bal­car­ce. En el cie­rre de un 2018 ca­lien­te, to­do pa­re­ce plas­mar­se con más fuer­za.

FO­TOS: NA

TRI­BU­NAL. El “ala pe­ro­nis­ta” de Lo­ren­zet­ti, Ma­que­da y Ro­sat­ti en­car­na­ría el vo­to con­tra el Eje­cu­ti­vo.

DE­MAN­DA. El ca­so del ju­bi­la­do Lu­cio Blan­co es uno de mu­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.