De­nun­cia­ron a La Cám­po­ra y pi­den que otras aho­ra se ani­men

Perfil (Domingo) - - POLITICA - DA­NIE­LA MOZETIC

“Es al­go que vie­ne pa­san­do ha­ce mu­cho, ha­gan al­go”. Así se re­su­me el re­cla­mo que hi­zo pú­bli­co ha­ce ya una se­ma­na Step­ha­nie Ca­lo, mi­li­tan­te de La Cám­po­ra, quien de­nun­ció al se­na­dor bo­nae­ren­se Jor­ge “el Lo­co” Romero por una si­tua­ción de abu­so se­xual que ge­ne­ró la in­quie­tud de otras chi­cas en la agru­pa­ción ju­ve­nil y que pro­me­ten su­mar­se a la lis­ta de quie­nes se ani­man a con­tar sus ca­sos. Romero anun­ció el apar­ta­mien­to de sus res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas en la agru­pa­ción pe­ro no re­nun­ció a su ban­ca por el mo­men­to.

Ca­lo par ti­ci­pó en la fo­to con­vo­ca­da por PER­FIL fren­te al Con­gre­so jun­to a Ma­ri­sol de Am­bro­sio, ex mi­li­tan­te de La Cám­po­ra y pe­rio­dis­ta de la agen­cia ofi­cial Té­lam, que apun­tó con­tra Juan Ca­ban­dié por “vio­len­cia ver­bal” du­ran­te una ac­ti­vi­dad par­ti­da­ria pe­ro que tam­bién di­fun­dió una car­ta pa­ra po­ner en pri­mer plano “la es­truc­tu­ra de po­der ma­chis­ta que, es­toy se­gu­ra, se re­pli­ca en otros la­dos”, ade­más de la po­lí­ti­ca.

Se­gún co­men­tó Ca­lo en diá­lo­go con es­te dia­rio, “mu­chas chi­cas se acer­ca­ron a mí, pe­ro es­tán con mie­do por­que pien­san que va a que­dar en la na­da”. Pa­ra ca­na­li­zar esas ex­pe­rien­cias es que abrie­ron en las re­des so­cia­les el es­pa­cio “De­nun­cias La Cám­po­ra”, y si bien re­ci­bie­ron lla­ma­dos des­de el en­torno de la dipu­tada May­ra Men­do­za, in­te­gran­te de la cú­pu­la de la agru­pa­ción, to­da­vía no hu­bo ac­cio­nes con­cre­tas. En un co­mu­ni­ca­do, las mu­je­res que li­de­ran la mo­vi­da se­ña­la­ron con iro­nía que “la vio­len­cia de gé­ne­ro no se re­suel­ve de­trás de es­cri­to­rios re­dac­tan­do car­tas, sino con ac­cio­nes con­cre­tas de los lí­de­res”.

En ese sen­ti­do, De Am­bro­sio se que­jó de que en ese ám­bi­to “na­tu­ra­li­za­ron que no­so­tras éra­mos me­nos” y es por eso que por aho­ra no sur­gió el re­pu­dio que es­tán es­pe­ran­do. “¿No nos pue­den pe­gar un lla­ma­do a las mu­je­res vio­len­ta­das? Es un ges­to po­lí­ti­co”, ra­zo­nó la jo­ven de 31 años, que re­ve­ló que su acer­ca­mien­to a la po­lí­ti­ca se pro­du­jo en 2001, con la caí­da del go­bierno de Fernando de la Rúa.

Du­ran­te un ac­to de Uni­dad Ciu­da­da­na, Má­xi­mo Kirch­ner se re­fi­rió por pri­me­ra vez a las de­nun­cias y sos­tu­vo que “las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, so­cia­les, cul­tu­ra­les y sin­di­ca­les de­ben po­ner­se al fren­te de las de­man­das co­mo las del co­lec­ti­vo de mu­je­res”. Pe­ro pa­ra Step­ha­nie Ca­lo, sus pa­la­bras no fue­ron su­fi­cien­tes. “No pue- de es­tar exen­to de sa­ber to­do es­to”, re­pro­chó la jo­ven de 25 años que pu­so a dis­po­si­ción su abo­ga­do y su con­ten­ción pa­ra que otras chi­cas se ani­men a ha­blar y ga­nó una enor­me re­per­cu­sión en las re­des que no de­ja de sor­pren­der­la.

“Mu­chas chi­cas se acer­ca­ron, pe­ro es­tán con mie­do de que­dar en la na­da”, di­ce Ca­lo

SER­GIO PIEMONTE

JUN­TAS. De Am­bro­sio y Ca­lo abrie­ron un si­tio pa­ra de­nun­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.