Mu­je­res al fren­te de las pri­sio­nes bra­vas

Ya son on­ce las je­fas de uni­da­des pe­na­les.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - LEO­NAR­DO NIE­VA

La cár­cel de Ol­mos es la más po­bla­da del país y una de las más an­ti­guas de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Tie­ne seis plan­tas y 72 pa­be­llo­nes. Se inau­gu­ró en el año 1938 pa­ra al­ber­gar a 1.500 de­te­ni­dos, pe­ro en la ac­tua­li­dad hay más de 2.500.

Las con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to no son las me­jo­res y la so­bre­po­bla­ción ge­ne­ra fo­cos de con­flic­to ca­si per­ma­nen­tes. Las cel­das son co­lec­ti­vas y en al­gu­nos pa­be­llo­nes hay cer­ca de se­sen­ta pre­sos. La con­vi­ven­cia no es fá­cil, y evi­tar des­bor­des tam­po­co.

La se­gu­ri­dad de la Uni­dad Nº 1 y de las otras tres que for­man par­te del Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio de Ol­mos es­tá a car­go de una mu­jer, al­go im­pen­sa­do ha­ce no mu­cho tiem­po.

La re­cien­te de­sig­na­ción de la ins­pec­to­ra ma­yor Nor­ma Puc­cia es el ejem­plo más cla­ro de un cam­bio his­tó­ri­co en la fuer­za y el fin de un pa­ra­dig­ma que es­tá gra­ba­do a fue­go en una de las pa­re­des del ac­ce­so al pe­nal más an­ti­guo de la Pro­vin­cia. Allí cuel­gan los re­tra­tos de to­dos los je­fes que pasaron por es­ta uni­dad y to­da­vía no es­tá el de una mu­jer.

Puc­cia es la má­xi­ma au­to­ri­dad del com­ple­jo des­de oc­tu­bre pa­sa­do. Su as­cen­so es una mues­tra del nue­vo rol que ocu­pa el gé­ne­ro fe­me­nino en el Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se (SPB).

En la ac­tua­li­dad, ca­tor­ce mu­je­res ocu­pan car­gos je­rár- qui­cos im­por­tan­tes den­tro de la fuer­za. On­ce es­tán al fren­te de dis­tin­tas uni­da­des pe­ni­ten­cia­rias y una for­ma par­te de la Pla­na Ma­yor del SPB: Nor­ma Mo­rac­ci, que es la di­rec- to­ra ge­ne­ral de Ins­ti­tu­tos de For­ma­ción y Ca­pa­ci­ta­ción.

En la ór­bi­ta del SPB se alo­jan 42.240 in­ter­nos dis­tri­bui­dos en 56 cár­ce­les. Las mu­je­res je­fas tie­nen ba­jo su guar­da a 10.651 pre­sos.

Ma­ría del Va­lle Nie­va es se­cre­ta­ria de Coor­di­na­ción del Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio de Mag­da­le­na (Uni­da­des 28, 35, 36 y 51) y es la que más in­ter­nos tie­ne a su car­go: 3.560.

La si­guen Puc­cia con 3.076, y Clau­dia Díaz, que es la je­fa del Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio Es­te (Uni­da­des 15, 44 y 50), con 2.747 de­te­ni­dos.

Nor­ma Díaz di­ri­ge la Uni­dad 8 Los Hor­nos con 255 in­ter­nas; Amo­ri­na Gar­cía es­tá car­go de la Uni­dad 16 de Ju­nín que alo­ja a 175 de­te­ni­dos; Ma­ri­na Altamirano es la je­fa de la Uni­dad 25 con 209 in­ter­nos; An­drea Man­zo­li­do es la má­xi­ma au­to­ri­dad de la Uni­dad 26 que alo­ja 273 pre­sos y Ma­ría Gon­zá­lez Nue­vo es la nue­va di­rec­to­ra de la Uni­dad 33 de Los Hor­nos y tie­ne ba­jo su tu­te­la a 261 in­ter­nas.

Ade­más, Cris­ti­na Cór­do­ba fue ele­gi­da co­mo en­car­ga­da de la Uni­dad 34 de Mel­chor Romero, una cár­cel com­ple­ja que tie­ne 446 in­ter­nos psi­quiá­tri­cos; Silv ia La­glai­ve es­tá al fren­te de la Uni­dad 52 Azul, con 129 mu­je­res de­te­ni­das, y Ce­ci­lia Suá­rez es la di­rec­to­ra de la Uni­dad de Alo­ja­mien­to de In­ter­nos en Trán­si­to (ex Uni­dad Pe­ni­ten­cia­ria 29), que tie­ne 36 de­te­ni­dos fi­jos.

Igual­dad. Pa­ra el mi­nis­tro de Jus­ti­cia bo­nae­ren­se, Gus­ta­vo Fe­rra­ri, “el rol que cum­ple la mu­jer es pre­pon­de­ran­te den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes”, y re­sal­ta la po­lí­ti­ca de igual­dad de gé­ne­ro que im­pul­sa la go­ber­na­do­ra, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, “que per­mi­tió pro­fun­dos cam­bios es­truc­tu­ra­les den­tro del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se”.

PER­FIL reunió a diez je­fas en el pe­nal de Ol­mos pa­ra ha­blar del nue­vo rol de la mu­jer en el SPB. “Te­ne­mos la mis­ma pre­pa­ra­ción que los hom­bres por­que re­ci­bi­mos la mis­ma ca­pa­ci­ta­ción”, di­ce Ce­ci­lia Suá­rez, y re­cuer­da que no ha­ce mu­cho te­nían “un año más de per­ma­nen­cia en el gra­do pa­ra as­cen­der”. “Ha­bía una di­fe­ren­cia te­rri­ble”, ase­gu­ra a es­te dia­rio.

El per­so­nal sub­al­terno fe­me­nino tam­bién vi­ve un cam-

“No pue­de ha­ber una di­fe­ren­cia por una cues­tión de gé­ne­ro, eso es irre­le­van­te.”

bio por­que es­tán ocu­pan­do lu­ga­res que his­tó­ri­ca­men­te fue­ron de los hom­bres, co­mo los pues­tos de los mu­ros o el tras­la­do de los de­te­ni­dos.

“Las mu­je­res nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do a no lle­gar a los car­gos al­tos. Pa­ra mí, que ten­go 29 años de ser­vi­cio, es­te es el ini­cio de los car­gos di­rec­ti­vos en las mu­je­res”, aco­ta Ma­ría de los An­ge­les Gon­zá­lez Nue­vo.

Nor­ma Mo­rac­ci, la úni­ca mu­jer que in­te­gra la pla­na ma­yor de la fuer­za, va­lo­ra tam­bién la igual­dad de es­ta ges­tión.

“Has­ta ha­ce po­co era im­pen­sa­do pa­ra no­so­tras po­der ac­ce­der a los car­gos de con­duc­ción, por eso nos pa­re­ce tan im­por­tan­te to­do es­te mov i m ien­to que nos po­si­bi­li­ta ac­ce­der a to­dos los car­gos en las mis­mas con­di­cio­nes de igual­dad que el hom­bre. El ac­ce­so a los car­gos tie­ne que ser por la ido­nei­dad, por la ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal y por la tra­yec­to­ria, no pue­de ha­ber una di­fe­ren­cia por una cues­tión de gé­ne­ro, eso es irre­le­van­te, por eso es­ta­mos tan con­ten­tas. Pa­ra mí es­ta fo­to, por ejem­plo, es so­ña­da por­que es­to an­tes no exis­tía. An­tes no ha­bía mu­je­res en lu­ga­res de de­ci­sión, de con­duc­ción y en reali­dad te­ne­mos las mis­mas ca­pa­ci­da­des, no te­ne­mos por qué no es­tar”.

FO­TOS: PABLO CUARTEROLO

n Diez je­fas en la mí­ti­ca cár­cel de Ol­mos De iz­quier­da a de­re­cha: Nor­ma Díaz (Uni­dad 8); Ma­ri­na Altamirano (Uni­dad 25); Nor­ma Puc­cia (Com­ple­jo de Ol­mos); Nor­ma Mo­rac­ci (in­te­gran­te de la pla­na ma­yor); Clau­dia Díaz (Com­ple­jo Es­te); An­drea Man­zo­li­do (Uni­dad 26); Cris­ti­na Cór­do­ba (Uni­dad 34); Li­lia­na Ca­sa­do (sub­di­rec­to­ra Ge­ne­ral de Coor­di­na­ción); Ma­ría Gon­zá­lez (Uni­dad 33) y Ce­ci­lia Suá­rez (di­rec­to­ra de la ex Uni­dad 29).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.