Pe­rio­dis­mo y dic­ta­du­ra.

Ho­ra­cio Ver­bitsky y los di­rec­to­res del Bue­nos Ai­res He­rald de la dic­ta­du­ra: James Neil­son en per­so­na y Ro­bert Cox por vi­deo, apor­ta­ron su tes­ti­mo­nio so­bre el mo­men­to más os­cu­ro de la pren­sa.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - JOR­GE FONTEVECCHIA

Lo ana­li­za­ron Ver­bitsky, Cox y Neil­son, en­tre­vis­ta­dos por Fontevecchia.

Al cum­plir­se 35 años de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia se rea­li­za­ron dos even­tos que co­nec­tan el aniver­sa­rio con el pe­rio­dis­mo. El pri­me­ro fue en el Se­na­do de la Na­ción el 11 de di­ciem­bre al cum­plir­se exac­ta­men­te los 35 años del pri­mer día com­ple­to de un go­bierno de­mo­crá­ti­co. Allí el te­ma fue la re­la­ción en­tre el pe­rio­dis­mo y la de­mo­cra­cia (ver re­cua­dro en pá­gi­na 42). Y una se­ma­na des­pués, el pa­sa­do lu­nes, en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, en su au­di­to­rio prin­ci­pal que lle­va el nom­bre de su cé­le­bre di­rec­tor, Jor­ge Luis Bor­ges, se reali­zó un se­gun­do even­to pa­ra en es­te ca­so pro­fun­di­zar so­bre la re­la­ción en­tre dic­ta­du­ra y de­mo­cra­cia.

La idea ori­gi­nal fue lan­za­da por el ex di­rec­tor del dia­rio Bue­nos Ai­res He­rald du­ran­te los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra, Ro­bert Cox, en el Ca­bil­do Abier­to de Pe­rio­dis­tas que se reali­zó ha­ce un mes pa­ra la pre­sen­ta­ción del li­bro Pe­rio­dis­mo y ver­dad. Allí Cox, que fue uno de los va­rios ora­do­res, re­cla­mó una au­to­crí­ti­ca de los me­dios y de los pe­rio­dis­tas de en­ton­ces por no ha­ber pu­bli­ca­do in­for­ma­cio­nes so­bre la de­sa­pa­ri­ción de per­so­nas mien­tras se es­ta­ban pro­du­cien­do o aún se las man­te­nía en cau­ti­ve­rio. Se pen­só en­ton­ces rea­li­zar un re­por­ta­je abier­to al pú­bli­co en­tre los dos en­tre­vis­ta­dos en el li­bro Pe

rio­dis­mo y ver­dad que ha­bían te­ni­do la más cla­ra opo­si­ción a la dic­ta­du­ra: el pro­pio Cox y Ho­ra­cio Ver­bitsky. Lue­go se in­cor­po­ró James Neil­son, di­rec­tor del Bue­nos Ai­res He­rald du­ran­te la dic­ta­du­ra a par­tir de 1978, cuan­do Cox tu­vo que sa­lir al exi­lio. El di­rec­tor del

He­rald en los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra, por no es­tar en el país, tu­vo que en­viar su men­sa­je por vi­deo des­de South Ca­ro­li­na, don­de re­si­de (ver re­cua­dro en pá­gi­na 44),

“No vi­vi­mos en una dic­ta­du­ra, por des­agra­da­ble que nos pa­rez­ca el ac­tual go­bierno.” (H.V.)

re­cla­man­do un “Nun­ca Más del pe­rio­dis­mo”.

Los ex di­rec­to­res del He­rald es­tán to­dos li­ga­dos a PER­FIL: James Neil­son es co­lum­nis­ta de la re­vis­ta No­ti­cias y pre­via­men­te de su pre­de­ce­so­ra,

La Se­ma­na, inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de la épo­ca de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, y ha­ce un año tam­bién es co­lum­nis­ta del Bue­nos Ai­res Ti­mes, que se dis­tri­bu­ye jun­to con la edi­ción de los sá­ba­dos de PER­FIL. Cox tam­bién es co­lum­nis­ta del Bue­nos Ai­res Ti­mes y en­vía sus co­lum­nas des­de South Ca­ro­li­na (sal­vo los po­cos me­ses que pa­sa en Ar­gen­ti­na) y An­drew Graham Yooll, quien su­ce­dió a Neil­son en la di­rec­ción de He­rald y se tu­vo que

exi­liar du­ran­te la dic­ta­du­ra, fue cin­co años om­buds­man de PER­FIL y ac­tual­men­te tam­bién es co­lum­nis­ta del Bue­nos Ai­res Ti­mes.

El re­por­ta­je pú­bli­co en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal es­tu­vo pen­sa­do esen­cial­men­te pa­ra es­tu­dian­tes de pe­rio­dis­mo y co­mu­ni­ca­ción, fue fil­ma­do, y el vi­deo com­ple­to se subió a Per­fil.com de ma­ne­ra per­ma­nen­te pa­ra su con­sul­ta; el even­to fue or­ga­ni­za­do por Per­fil Edu­ca­ción al con­cluir el año en el que la Unes­co en Pa­rís la re­co­no­ció co­mo ca­so de éxi­to edu­ca­ti­vo mun­dial y el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción lo­cal le otor­gó el ca­rác­ter de ins­ti­tu­to de en­se­ñan­za ofi­cial y pue­de dar tí­tu­lo pú­bli­co ho­mo­lo­ga­do en ca­rre­ras de gra­do.

A con­ti­nua­ción, el re­por­ta­je pú­bli­co a Ho­ra­cio Ver­bitsky y James Neil­son.

—Quie­ro co­men­zar le­yen­do un texto de cuan­do Ver­bitsky dis­tri­buía in­for­ma­ción clan­des­ti­na­men­te, en los pri­me­ros años de la dic­ta­du­ra, en los ca­bles de ca­de­na in­for­ma­ti­va. “Re­pro­duz­ca es­ta in­for­ma­ción, há­ga­la cir­cu­lar por los me­dios a su al­can­ce: a mano, a má­qui­na, a mi­meó­gra­fo. Oral­men­te. Man­de co­pias a sus ami­gos: nue­ve de ca­da diez las estará es­pe­ran­do. Mi­llo­nes quie­ren

“Cuan­do lle­gué aquí, el pe­rio­dis­mo me pa­re­ció me­dio­cre, gris, cha­to, pom­po­so, in­so­len­te.” (J.N.)

ser in­for­ma­dos. El te­rror se ba­sa en la in­co­mu­ni­ca­ción. Rom­pa el ais­la­mien­to. Vuel­va a sen­tir la satisfacción mo­ral de un ac­to de li­ber­tad. De­rro­te el te­rror. Ha­ga cir­cu­lar es­ta in­for­ma­ción”. Ho­ra­cio im­pri­mía y dis­tri­buía, lo po­nía en so­bres, lo lle­va­ba al bu­zón de co­rreo y lo en­tre­ga­ba. Mi pre­gun­ta a Ho­ra­cio es: ¿ese tra­ba­jo lo ha­rían hoy las re­des so­cia­les?

VER­BITSKY: Esa fra­se no es mía, es de Ro­dol­fo Walsh, y me pa­re­ce ex­tra­or­di­na­ria ca­da vez que la es­cu­cho. Tie­ne mu­chos ele­men­tos de la cul­tu­ra po­pu­lar. En aque­lla épo­ca es­ta­ba la ca­de­na del dó­lar, la ca­de­na de la fe­li­ci­dad, una es­pe­cie de Es­que­ma Pon­zi ca- se­ro, y Ro­dol­fo to­ma la idea y po­ne ca­de­na in­for­ma­ti­va. Re­pro­dúz­ca­lo y há­ga­lo cir­cu­lar. Si no lo ha­ce, se cor­ta y va a pa­sar al­gu­na co­sa ca­tas­tró­fi­ca. Nue­ve de ca­da diez lo es­ta­rán es­pe­ran­do. Eso era una pa­rá­fra­sis del avi­so del ja­bón Lux, el que usan nue­ve de ca­da diez es­tre­llas. To­ma ele­men­tos de la cul­tu­ra po­pu­lar pa­ra un ins­tru­men­to po­lí­ti­co y com­po­ne una fra­se de una ca­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, que cua­ren­ta años des­pués po­de­mos leer­la y no per­dió na­da de su po­ten­cia. Dis­tri­buía­mos por co­rreo los ca­bles de la agen­cia de no­ti­cias clan­des­ti­nas, An­cla. Iban di­ri­gi­dos a me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­rio­dis­tas, den­tro y fue­ra del país. Las re­des so­cia­les ha­cen el tra­ba­jo de di­fu­sión mu­cho más fá­cil y plan­tean desafíos nue­vos, dis­tin­tos. La vie­ja idea de có­mo es­con­der un ele­fan­te en el res­to de la ma­na­da. En aque­lla épo­ca re­gía la cen­su­ra, hoy ri­ge la su­per­abun­dan­cia. Te­nés a tu dis­po­si­ción una can­ti­dad de in­for­ma­ción que an­tes no te­nías. El te­ma es co­mo la en­con­trás y có­mo, una vez que la en­con­tras­te, va­lo­rás su im­por­tan­cia. Las

ton­te­rías con las que te es­tán tra­tan­do de atraer, de acuer­do con los da­tos que se co­lec­tan a tra­vés del A naly tics, tie­nen más pe­ne­tra­ción que las co­sas de fon­do. En to­dos los sen­ti­dos es­ta­mos me­jor que en­ton­ces. No vi­vi­mos en una dic­ta­du­ra, por des­agra­da­ble que nos pa­rez­ca el ac­tual go­bierno. Es una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal. Te­ne­mos una can­ti­dad de re­cur­sos téc­ni­cos que no te­nía­mos. La idea de su­pri­mir la neu­tra­li­dad de la red, que Trump ya de­cre­tó en Es­ta­dos Uni­dos y se ge­ne­ra­li­za en to­do el mun­do, ha­rá que las co­sas más in­tere­san­tes y más crí­ti­cas tar­den una ho­ra en ba­jar mien­tras que las ton­te­rías es­tén lle­nan­do to­das las pan­ta­llas. Es un ries­go. Es­te año se cum­plie­ron cin­cuen­ta del lan­za­mien­to del dia­rio de la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo. Si com­pa­ro las di­fi­cul­ta­des que te­nía­mos pa­ra re­pro­du­cir eso en­ton­ces con las que ten­go hoy pa­ra pro­du­cir El Cohe­te a la Lu­na, es­ta­mos en el pa­raí­so. Den­tro de la que­jo­si­dad am­bien­te, el per­so­na­je na­cio­nal no es Mar­tín Fie­rro, sino Don Qui­jo­te. Den­tro de esa que­jo­si­dad, veo las no­tas po­si­ti­vas y me pa­re­ce que a los efec­tos de di­fun­dir in­for­ma­ción que el po­der no quie­re que se co­noz­ca es mu­cho más fá­cil hoy que ha­ce cin­cuen­ta años.

—Si­guien­do con la re­fle­xión so­bre si las dic­ta­du­ras fue­ron po­si­bles por la inexis­ten­cia de la can­ti­dad de for­mas de co­mu­ni­ca­ción que la tec­no­lo­gía ac­tual per­mi­te, James, vos fuis­te pe­rio­dis­ta en Tehe­rán en la épo­ca del sha. ¿Có­mo era eso?

NEIL­SON: La ver­dad es que no lo sen­tí con mu­cha pre­sión, no for­ma­ba par­te del am­bien­te. No ha­bla­ba far­si, por ejem­plo

Cuan­do lle­gas­te a la Ar­gen­ti­na, ¿te en­con­tras­te con un pe­rio­dis­mo más li­bre que el que es­ta­bas acos­tum­bra­do?

N: Mu­cho más li­bre. Y mu­cho más com­pren­si­ble. Allá tu­ve que es­tu­diar far­si y la cul­tu­ra, pe­ro me sen­tía ajeno. Acá me sen­tí en ca­sa.

—Lle­gas­te en 1966. O sea, co­men­zan­do la dic­ta­du­ra de On­ga­nía.

N: La dic­ta­du­ra de On­ga­nía no era blan­da, pe­ro sí ri­dí­cu­la. Es­ta­ba ob­se­sio­na­do con la mo­ral de la gen­te, con qué pa­sa­ba en las dis­co­te­cas, con las fal­das de las mu­je­res.

—Y el pe­rio­dis­mo, ¿qué rol ju­ga­ba?

N: Me pa­re­ció me­dio­cre, gris, cha­to, muy pom­po­so, in­so­len­te.

—Ho­ra­cio, es­tu­vis­te en la re­vis­ta “Con­fir­ma­do”, que era par­te de un pro­ce­so que lue­go de­ri­vó en el gol­pe de Es­ta­do de On­ga­nía. ¿Qué di­fe­ren­cia ha­bía en el pe­rio­dis­mo del gol­pe de On­ga­nía y lue­go en la úl­ti-

ma dic­ta­du­ra mi­li­tar?

V: En la re­vis­ta Con­fir­ma­do es­cri­bía so­bre ar­te, vi­da co­ti­dia­na, cos­tum­bres. La re­la­ción era com­ple­ja por­que era os­ten­si­ble que la pu­bli­ca­ción es­ta­ba en­ca­mi­na­da a so­ca­var las po­si­bi­li­da­des de con­ti­nui­dad del go­bierno elec­to en elec­cio­nes pres­crip­ti­vas. El de­rro­ca­mien­to de Illia era una tra­ge­dia, pe­ro la elec­ción de Illia con el 22% de los vo­tos es otra tra­ge­dia. Dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. El 76 es otra co­sa. La Ar­gen­ti­na tu­vo has­ta el 83 más go­bier­nos ele­gi­dos por las bo­tas que por los vo­tos. Del 30 al 83 hu­bo un gol­pe mi­li­tar por dé­ca­da y a ve­ces has­ta tres. Era el gol­pe den­tro del gol­pe. En esas con­di­cio­nes, el pe­rio­dis­mo po­día flo­re­cer so­la­men­te en los már­ge­nes. So­lo al­guien que se pu­sie­ra afue­ra y en con­tra de to­do eso, co­mo Wal- sh. Es­cri­bió las me­jo­res co­sas del pe­rio­dis­mo ar­gen­tino en pas­qui­nes mar­gi­na­les que lue­go re­co­pi­ló en li­bros. He con­ta­do va­rias ve­ces la es­qui­zo­fre­nia que sig­ni­fi­ca­ba tra­ba­jar en me­dios co­mer­cia­les que per­mi­tían un sa­la­rio pa­ra co­mer y ves­tir­se con los cua­les no te­nía coin­ci­den­cia con su lí­nea editorial, y por otro la­do tra­ba­jar ad ho­no­rem en dia­rios po­lí­ti­cos, mar­gi­na­les, en los cua­les po­día ex­pre­sar­me. Esa fue la ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de la dic­ta­du­ra en esas seis dé­ca­das. A par­tir del 83, esa con­tra­dic­ción se pue­de ir ate­nuan­do. Tu­ve la suer­te de tra­ba­jar en me­dios

co­mo la re­vis­ta El Pe­rio­dis­ta, don­de pu­de ga­nar un suel­do y, al mis­mo tiem­po, ex­pre­sar lo que yo creía. Lue­go, el dia­rio

Pá­gi­na/12, que du­ran­te mu­chos años per­mi­tió lo mis­mo, que en la dic­ta­du­ra era inima­gi­na­ble. En un país en el cual ca­da gol­pe mi­li­tar es más san­gui­na­rio que el an­te­rior, y a ca­da pe­río­do de­mo­crá­ti­co hay que po­ner­le co­mi­llas an­tes y des­pués de de­mo­crá­ti­co, y se vi­ve co­mo un in­ter­me­dio en­tre dos gol­pes mi­li­ta­res, no pue­de flo­re­cer un buen pe­rio­dis­mo. No es­tán da­das las con­di­cio­nes. Ha­ce fal­ta ai­re pa­ra res­pi­rar, y no ha­bía. Aho­ra las di­fi­cul­ta­des son de otro ti­po. Tie­nen que ver más con la as­fi­xia eco­nó­mi­ca, aun­que exis­te tam­bién la cen­su­ra di­rec­ta, pe­ro em­bo­za­da. No hay ofi­ci­na que di­ga “pri­me­ro man­de lo que es­cri­be y se lo aprue­bo o no”. Pe­ro hay lla­ma­dos que te di­cen que si pu­bli­cás eso vas pre­so, y que el país es­ta­ría mu­cho me­jor si pu­dié­ra­mos me­ter en un cohe­te a 600 per­so­nas y man­dar­las a la Lu­na. Eso es lo que exis­te hoy: te­nés la opor­tu­ni­dad de su­bir­te so­lo al cohe­te.

—Wal­ter Ben­ja­min de­cía que la his­to­ria es­tá más allá de nues­tro al­can­ce por­que es co­mo un re­lám­pa­go que ilu­mi­na en un ins­tan­te. Siem­pre va­mos a vol­ver a ver el pa­sa­do con la os­cu­ri­dad de los ojos del pre­sen­te. Qui­zá sea di­fí­cil en­ten­der la di­fe­ren­cia de los gol­pes pre­vios al 76. ¿Ha­bía una di­fe­ren­cia en­tre ha­cer pe­rio­dis­mo en el 66 y el 76, con to­das las li­mi­ta­cio­nes que sig­ni­fi­ca un gol­pe?

V: Sí. Pa­ra en­ten­der el 76 hay que re­tro­ce­der has­ta el 55. El pro­yec­to es el mis­mo. En­tre el 55 y el 75 lo in­ten­ta­ron y no pu­die­ron. Ha­bía una con­fron­ta­ción de alian­zas so­cia­les opues­tas que per­mi­tían avan­ces y re­tro­ce­sos. El 55 fue muy vio­len­to, pe­ro en el 76 no hu­bo lí­mi­te pa­ra la vio­len­cia, to­do es­ta­ba per­mi­ti­do pa­ra ellos y na­da pa­ra quie­nes se opu­sie­ran. El go­bierno de On­ga­nía ma­tó al­gu­nas per­so­nas, so­bre to­do en la re­pre­sión de las su­ble­va­cio­nes de los úl­ti­mos años. Pe­ro no fue una má­qui­na de ma­tar, fue un go­bierno que te­nía un pro­yec­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, y lo im­po­nía por la fuer­za. Re­pri­mía a quie­nes se opo­nían, pe­ro no mon­tó una ma­qui­na­ria de ex­ter­mi­nio con 300 cam­pos de con­cen­tra­ción, mé­to­dos sis­te­ma­ti­za­dos de ani­qui­la­mien­to. Fren­te a eso, ¿qué se po­día ha­cer des­de el pe­rio­dis­mo? Se po­día tan­tear los lí­mi­tes. Al­gu­nos tan­tea­ron los lí­mi­tes. Se po­día ins­ta­lar có­mo­da­men­te en esa si­tua­ción y con­ver­tir­se en un cóm­pli­ce. Me vie­ne a la men­te el tí­tu­lo del li­bro del

his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano (Da­niel) Gold­ha­gen so­bre el na­zis­mo: Los ver­du­gos vo­lun

ta­rios de Hitler. Acá hu­bo mu­cho en­tu­sias­mo en el pe­rio­dis­mo. Al­gu­nos tu­vie­ron mie­do, pe­ro otros tu­vie­ron jú­bi­lo, y de­ja­ron abun­dan­te tes­ti­mo­nio de eso. Por eso no fui a tu in­vi­ta­ción pre­via en el Ca­bil­do: hay gen­te con la que no quie­ro en­con­trar­me.

—¿Có­mo fue es­tar en el “He­rald” du­ran­te el gol­pe del 76? ¿Que fue­ra en in­glés les da­ba al­gún gra­do de co­ber­tu­ra o sim­ple­men­te hu­bo ac­ti­tud te­me­ra­ria?

N: Ro­bert Cox y yo com­par­tía­mos .— la mis­ma fi­lo­so­fía li­be­ral clá­si­ca. Na­da que ver con la li­ber­tad eco­nó­mi­ca, pe­ro los de­re­chos na­tu­ra­les son lí­mi­tes que uno siem­pre tie­ne que res­pe­tar. La ca­pa­ci­dad de po­ner­se en el lu­gar del otro. Reac­cio­na­mos de una mis­ma ma­ne­ra fren­te a lo que ocu­rría. En un pri­mer mo­men­to, las de­cla­ra­cio­nes de los mi­li­ta­res eran muy bue­nas, ellos que­rían la de­mo­cra­cia, que to­dos res­pe­ta­ran la ley, la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, que era pro­ble­ma gra­ve en aquel en­ton­ces. Los mi­li­ta­res se pu­sie­ron a la al­tu­ra de su pro­pia re­tó­ri­ca. Ese fue el co­mien­zo de nues­tra re­sis­ten­cia con­tra la bar­ba­rie que se apo­de­ró del país en aque­llos años

—¿Qué cam­bió cuan­do Ro­bert Cox se tu­vo que ir y te que­dar­se al fren­te del dia­rio?

N: Mi pri­me­ra reac­ción fue in­ten­si­fi­car las crí­ti­cas pa­ra no dar la im­pre­sión de que era po­si­ble in­ti­mi­dar­nos.

—Ho­ra­cio, es­tu­vis­te en Pe­rú en 1974 y par­te de 1975. Vol­vis­te a la Ar­gen­ti­na me­ses an­tes del gol­pe. ¿Qué hi­cis­te en Pe­rú?

V: Es­cri­bí un li­bro so­bre el pro­ce­so po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co pe­ruano y la po­li­cía de me­dios del go­bierno de Ve­las­co Al­va­ra­do.

—Que es­ta­ba es­ta­ti­zan­do me­dios.

V: El de­cre­to que fir­mó Ve­las­co Al­va­ra­do no era de es­ta­ti­za­ción. Era de ex­pro­pia­ción pa­ra en­tre­gar los me­dios a or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de los sec­to­res so­cia­les, co­mo la aso­cia­ción de cam­pe­si­nos, cen­tral de tra­ba­ja­do­res, in­dus­tria­les. La prác­ti­ca de eso de­ri­vó en con­trol es­ta­tal. Ha­bía un dis­cur­so de li­ber­tad de ex­pre­sión, di­ver­si­fi­ca­ción y plu­ra­lis­mo. Era sin­ce­ro de una can­ti­dad de gen­te, co­mo Carlos Fran­co, Carlos Del­ga­do, Héc­tor Ve­jar, Pan­cho

“Los gran­des me­dios son los vo­ce­ros de la so­cie­dad ci­vil y eran pri­mi­ti­vos con los pre­sun­tos enemi­gos .” (J.N.) “Es mu­cho más fá­cil que ha­ce 50 años di­fun­dir in­for­ma­ción que el po­der no quie­re que se co­noz­ca.” (H.V.)

FO­TOS: MA­RIANO SOLIER

EN­TRE­VIS­TA­DOS por Jor­ge Fontevecchia, Ho­ra­cio Ver­bitsky y James Neil­son al ter­mi­nar el re­por­ta­je.

ABIER­TO. El re­por­ta­je pú­bli­co a Ver­bitsky y Neil­son se lle­vó a ca­bo en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, an­te un au­di­to­rio in­tere­sa­do en el pe­rio­dis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.