Abue­la nar­co. Fue par­te del pri­mer gran trá­fi­co, pa­só me­dia vi­da pre­sa y a los 74 años cuen­ta to­do.

Ra­mo­na Rey­na fue una pie­za cla­ve en la pri­me­ra ope­ra­ción de trá­fi­co de co­caí­na a Eu­ro­pa, en 1987. Pa­só más de la mi­tad de su vi­da de­te­ni­da.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - ADRIA­NA VANOLI

En el ba­rrio Mü­ller, al sud­es­te de Cór­do­ba, Ki­ka es una le­yen­da. Po­see­do­ra de va­rios tí­tu­los: me­che­ra, pun­guis­ta, nar­co y ré­cord en años de cár­cel. Sin em­bar­go, ese no f ue su ba­rrio na­tal. Ma­ría Ra­mo­na Rey­na (75) na­ció en 1943 en el ba­rrio Ge­ne­ral Paz de Cór­do­ba Ca­pi­tal.

Ki­ka fue una pie­za cla­ve en la pri­me­ra ope­ra­ción de trá­fi­co de co­caí­na en­tre Ar­gen­ti­na y Eu­ro­pa en 1987: la co­ne­xión Ho­lan­da-Ar­gen­ti­na. De ni­ña, es­tu­vo pre­sa con su ma­dre y de jo­ven via­jó a Eu­ro­pa, don­de los es­ce­na­rios pa­ra el de­li­to de su Cór­do­ba na­tal mu­ta­ron a los jar­di­nes del Va­ti­cano, los fes­ti­va­les de San Remo y las pis­tas de Fór­mu­la Uno.

Co­no­ció a Jean-Paul Bel­mon­do, R in­go Bo­na­ve­na, Car­los Mon­zón, Su­sa­na Gi­mé­nez, Alain De­lon, y po­só con Die­go Ma­ra­do­na en Bar- ce­lo­na pa­ra una foto que se la que­dó la po­li­cía. Es­tu­vo más de la mi­tad de sus años en cár­ce­les de Ar­gen­ti­na, Ita­lia y Fran­cia. Pa­ra mu­chos es la nar­co más fa­mo­sa. Hoy, con 74 años, ter­mi­nó de cum­plir la pri­sión do­mi­ci­lia­ria y, des­de la ca­sa de una nie­ta que la cui­da, ha­bló con PER­FIL.

La ac­ti­vi­dad de la or­ga­ni­za­ción nar­co se ini­ció en 1987, y fue des­ba­ra­ta­da en 1991. Rey­na fue con­de­na­da a vein­te años de pri­sión, pe­ro la Cá­ma­ra Fe­de­ral le re­du­jo la pe­na a 13 años.

En abril de 2000 sa­lió en li­ber tad con­di­cio­nal, pe­ro vol­vió a tra­fi­car. El 13 de ma­yo de 2005, el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral N° 2 de la Ciu­dad de Cór­do­ba la con­de­nó a ocho años de pri­sión y la uni­fi­có en 18 por lo que res­ta­ba cum­plir de la an­te­rior.

El 20 de ju­nio de 2012 sa­lió en li­ber­tad, pe­ro el 6 de fe­bre­ro de 2013 fue de­te­ni- da en un óm­ni­bus de lar­ga dis­tan­cia cuan­do via­ja­ba a La Rio­ja. Ha­bía abier­to una ver­du­le­ría, pa­ra ayu­dar a sus nie­tos, hi­jos de su hi­ja Ro­mi­na, pe­ro no tu­vo pa­cien­cia. Le se­cues­tra­ron 836 gra­mos de co­caí­na de ba­ja ca­li­dad y dos ce­lu­la­res. “No sé ha­cer otra co­sa”, con­fie­sa ella. Le die­ron cua­tro años de pri­sión.

“De la na­da, Ki­ka lle­gó a te­ner va­rias pro­pie­da­des, mu­chas de ellas en el Ce­rro de las Ro­sas, una de las zo­nas más ex­clu­si­vas de Cór­do­ba”, cuen­ta Mi­guel Du­rán, quien más es­cri­bió so­bre es­ta mu­jer en la sec­ción po­li­cia­les del dia­rio La Voz del In­te­rior.

En los años 80 –y aho­ra tam­bién– Ar­gen­ti­na era una pla­ta­for­ma ideal pa­ra en­viar dro­ga con des­tino eu­ro­peo. Así sur­gie­ron las or­ga­ni­za­cio­nes de nar­cos lo­ca­les. La Co­ne­xión Ho­lan­da fue una de las pri­me­ras ban­das que tra­fi­ca­ba co­caí­na a los Paí­ses Ba­jos; los re­por­tes de la épo­ca ha­blan de 4.800 ki­los. Ki­ka fue una pie­za fun­da­men­tal.

La ni­ña del Buen Pas­tor.

Cuan­do te­nía 6 años un tío qui­so abu­sar de ella, y otro lo aga­rró a trom­pa­das. “En­ton­ces mi abue­li­ta me lle­vó con ma­má al Buen Pas­tor (un lu­gar que du­ran­te cien años fun­cio­nó co­mo asi­lo y cár­cel de mu­je­res, co­no­ci­do por la fu­ga de 26 pre­sas po­lí­ti­cas y nue­ve ase­si­na­das en 1975), allí no es­tá­ba­mos siem­pre jun­tas, los chi­cos es­tá­ba­mos en otro edi­fi­cio, pe­ro to­dos los días me lle­va­ban a verla, yo ju­gué mu­cho allí”, cuen­ta a PER­FIL. Cuan­do su ma­má cum­plió la con­de­na sa­lie­ron las dos jun­tas.

Con su ma­dre li­bre y vuel­ta a ca­sar con un hom­bre san­tia­gue­ño “muy tra­ba­ja­dor”, Ki­ka ado­les­cen­te via­jó con su fa­mi­lia a Ro­sa­rio, don­de se ins­ta­la­ron en la ca­sa de otra tía abue­la. Se­gún cuen­ta ella, la her­ma­na de su abue­la ma­ter­na es la que la ini­cia en el ofi­cio de ro­bar en tien­das al des­cui­do co­mo me­che­ra. “Así me fui crian­do en ese mun­do y apren­dien­do“, ase­gu­ra. “Des­pués fui pun­guis­ta”, y ex­pli­ca la di­fe­ren­cia y los ma­ti­ces de ca­da “ofi­cio de­lic­ti­vo”, pe­ro acla­ra: “Nun­ca fui de ar­mas, lo mío fue tarea li­via­na”.

A los 28 años lle­gó a Eu­ro­pa. “Ahí se tra­ba­ja­ba me­jor, po­día ayu­dar más a mi ma­má”, re­me­mo­ra Ki­ka. Di­ce el pe­rio­dis­ta Mi­guel Du­rán que “la am­bi­ción la lle­vó a con­ver­tir­se en ‘pie­za cla­ve’ de la Co­ne­xión Ho­lan­da, ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes que des­de Cór­do­ba co­lo­ca­ba im­por­tan­tes can­ti­da­des de co­caí­na en Ho­lan­da y des­de allí tam­bién la dis­tri­buía a otros paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña”. Sin em­bar­go, des­de su ca­sa en La Fal­da, Ki­ka pre­fie­re re­cor­dar el gla­mour de las amis­ta-

Ki­ka tie­ne 75 años y fue de­te­ni­da por úl­ti­ma vez en 2013. “No sé ha­cer otra co­sa”, di­ce.

des y los es­ce­na­rios que “el ofi­cio le dio”.

Re­cuer­da que una de las jor­na­das de tra­ba­jo en Ita­lia eran los miér­co­les, Día de Tu­ris­tas en el Va­ti­cano. El Pa­pa re­ci­bía a la gen­te en la Pla­za de San Pe­dro. “Si es­ta­ba el día feo, era en un sa­lón (Au­la Pa­blo VI), y cuan­do sa­lía el Pa­pa to­dos que­rían to­car­lo, lle­gar a el, y no­so­tros apro­ve­chá­ba­mos pa­ra ha­cer lo nues­tro”. En 1978 hu­bo tres pa­pas: Pa­blo VI, Juan Pa­blo I con so­lo 33 días en el pa­pa­do, y el po­la­co Juan Pa­blo II. “Un vez, cuan­do yo me acer­qué tan­to que le to­qué la mano al Pa­pa, me ti­ró los oji­tos co­mo di­cién­do­me ¿Qué ha­ces vos acá?” Ki­ka no sa­be bien cuál pa­pa era, pe­ro traer el re­cuer­do le da ri­sa. “A mí me pa­re­ció eso, él se dio cuen­ta, vis­te que los pa­pas sa­ben, tie­nen una ca­rre­ra muy lar­ga”, di­ce ella.

Los ojos de Bel­mon­do.

Ki­ka ha­bla por­tu­gués e ita­liano. Com­pa­ra las cár­ce­les don­de es­tu­vo y cree que las fran­ce­sas son las peo­res. Via­jó por to­da Eu­ro­pa, y fue tres ve­ces a Ja­pón. “Una de las ve­ces fue cuan­do Ni­ki Lau­da co­rrió en 1976, fui por tra­ba­jo”. Era el Gran Pre­mio Ja­pón don­de Lau­da per­dió el tí­tu­lo an­te el in­glés Ja­mes Hunt.

“A Mon­zón lo co­no­cí en Barcelona, haciendo la fi­la pa­ra el equi­pa­je, veo a un mo­ro­cho fa­che­ro con una ca­mi­so­la de po­plín ama­ri­lla, era él y ve­nía con la Su­sa­ni­ta Gi­mé­nez, me que­dé char­lan­do con los dos en el via­je, es­tá­ba­mos cer­ca de una fa­mi­lia que a Su­sa­na le pa­re­cía ra­ra. Eran ára­bes, pe­ro no se ha­bía da­do cuen­ta”.

Ki­ka no des­en­to­na­ba en even­tos del jet set. Ves­tía acor­de a las cir­cuns­tan­cias y sa­bía mo­ver­se con sol­tu­ra e ins­tin­to. Un en­cuen­tro que no ol­vi­da fue cuan­do vio a Jea­nPaul Bel­mon­do: “Fue en un avión, cuan­do to­mé un vue­lo en Ita­lia ha­cia Fran­cia, yo iba con al­guien que lo co­no­cía y pu­de ha­blar mu­cho con él, te­nía los ojos que pa­re­cían cie­lo, el fa­chón que te­nía”.

Sur­ge la inevi­ta­ble com­pa ra­ción: “A De­lon lo v i bas­tan­te, pe­ro nun­ca ha­blé, el an­da­ba mu­cho con su li­mou­si­ne por el ba­rrio ro­jo de Pi­ga­lle, una zo­na de ca­ba­rets en Fran­cia, qui­zá su­per­vi­san­do las má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das”. To­ma­ba ca­fé en Roma con Bo­na­ve­na y has­ta pu­do sa­car­se una foto con Ma­ra­do­na pa­ra lle­vár­se­la a sus hi­jos, pe­ro nun­ca lle­gó a sus ma­nos: se la que­dó la Po­li­cía.

En el Vie­jo Con­ti­nen­te ro­ba­ba en los jar­di­nes del Va­ti­cano y en las ca­rre­ras de F1

GEN­TI­LE­ZA WAL­DO CEBRERO

FES­TE­JO. Con guar­dias y pre­sas cuan­do de­jó la cár­cel al gri­to de “Vi­va Pe­rón y Cris­ti­na”. Has­ta 2017 es­tu­vo con arres­to do­mi­ci­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.