Un hom­bre lla­ma­do Pan­te­ra

Perfil (Domingo) - - LITERATURA -

Pa­re­ce que Jesús no era hi­jo de Dios. To­da his­to­ria tie­ne su con­tra­ca­ra, y hay una, re­cha­za­da por re­li­gio­sos y no acre­di­ta­da por los in­ves­ti­ga­do­res –y na­tu­ral­men­te re­cha­za­da y no acre­di­ta­da por el Va­ti­cano– que di­ce que Jesús se­ría el hi­jo de un con­cre­to le­gio­na­rio ro­mano, un tal Pan­te­ra.

El pri­mer tes­ti­mo­nio apa­re­ce en Cel­so, quien en su Dis­cur­so ver­da­de­ro con­tra los cris­tia­nos suel­ta es­ta vie­ja his­to­ria: “Co­men­zas­te por fa­bri­car una fi­lia­ción fa­bu­lo­sa, pre­ten­dien­do que de­bías tu na­ci­mien­to a una vir­gen. En reali­dad, eres ori­gi­na­rio de un lu­ga­re­jo de Ju­dea, hi­jo de una po­bre cam­pe­si­na que vi­vía de su tra­ba­jo. Es­ta, cul­pa­da de adul­te­rio con un sol­da­do lla­ma­do Pan­te­ra, fue re­cha­za­da por su ma­ri­do, car­pin­te­ro de pro­fe­sión. Ex­pul­sa­da así y erran­do de acá pa­ra allá ig­no­mi­nio­sa­men­te, ella dio a luz en se­cre­to. Más tar­de, im­pe­li­da por la mi­se­ria a emi­grar, se fue a Egip­to y allí al­qui­ló sus bra­zos por un sa­la­rio”. Di­ga­mos que es una ver­sión muy dis­tin­ta a la del pe­se­bre. A mi gus­to más res­pe­ta­ble y con­mo­ve­do­ra.

La his­to­ria es re­afir­ma­da por la ar­queo­lo­gía. El ha­llaz­go en Bin­gen, Ale­ma­nia, de una lá­pi­da ro­ma­na de­di­ca­da a Ti­be­rio Giu­lio Ab­des Pan­te­ra, na­ci­do en Si­dón (hoy Lí­bano) y fa­lle­ci­do a los 62 años en el 40 d.C., lue­go de cua­ren­ta años de ho­no­ra­ble ser­vi­cio co­mo por­taes­tan­dar­te en­tre los ar­que­ros ro­ma­nos, pa­re­ce una con­fir­ma­ción de que en aque­lla zo­na, por aque­llos años, ha­bía un le­gio­na­rio de nom­bre Pan­te­ra.

Jun­tan­do los pe­da­zos se con­si­gue re­cons­truir una his­to­ria al­ter­na­ti­va. En el 4 d.C. la ciu­dad de Sé­fo­ris, a seis ki­ló­me­tros de Na­za­reth, fue des­trui­da por las tro­pas ro­ma­nas guia­das por Pu­blio Quin­ti­lio Va­ro. Es fá­cil ima­gi­nar que uno de sus hom­bres, du­ran­te la con­quis­ta de Sé­fo­ris, ha­ya de­ja­do em­ba­ra­za­da a una mu­jer de la zo­na, lue­go de lo cual vol­vió a po­ner­se en mar­cha ha­cia el cen­tro de Eu­ro­pa, don­de mu­rió.

El nom­bre del sol­da­do se vuel­ve co­no­ci­do gra­cias a que Pan­te­ra, al me­nos en una oca­sión, le hi­zo una pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio a Ma­ría con el fin de re­pa­rar el des­ho­nor del em­ba­ra­zo. En cual­quier ca­so eso hi­zo su nom­bre co­no­ci­do por la gen­te de la al­dea. Lue­go de su par­ti­da (no es­tá cla­ro si Jesús pa­ra en­ton­ces ya ha­bía na­ci­do) el vie­jo Jo­sé se ha­bría ofre­ci­do co­mo es­po­so de la mu­jer con el fin de evi­tar even­tua­les des­ho­no­res.

En cual­quier ca­so es­ta ver­sión re­sul­ta mu­cho más ve­ro­sí­mil que la his­to­ria ofi­cial, que, re­cor­de­mos, con­tem­pla vír­ge­nes que que­dan em­ba­ra­za­das, ar­cán­ge­les, par­tos en pe­se­bres y an­ge­li­tos que vue­lan anun­cian­do el acon­te­ci­mien­to a los pas­to­res. Ah, y una es­tre­lla que in­di­ca el ca­mino. Si se le qui­ta el ve­lo mi­to­ló­gi­co, co­pia de le­yen­das más an­ti­guas, la his­to­ria de Pan­te­ra ayu­da a dar una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal a un re­la­to lleno de ba­ches. O que más bien no es otra co­sa que un in­men­so ba­che.

Ja­mes Ta­bor, de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, di­ce que en los mis­mos Evan­ge­lios re­co­no­ci­dos por la Igle­sia apa­re­cen alu­sio­nes ve­la­das a es­ta his­to­ria. Una de ellas se en­cuen­tra en Mar­cos 7:24, cuan­do Jesús va a Fe­ni­cia: “Se fue a Si­dón; y en­tran­do en una ca­sa, no qui­so que na­die lo su­pie­se; pe­ro no pu­do es­con­der­se”. Su fa­ma lo pre­ce­de y le pi­den que cu­re a una ni­ña po­seí­da por el de­mo­nio. Pe­ro la pre­gun­ta se­gún Ta­bor es otra: ¿qué ca­sa era esa? ¿Por qué no que­ría que na­die lo su­pie­ra? Y so­bre to­do: ¿qué ha­cía en Si­dón? Ta­bor cree que era la ca­sa de los pa­rien­tes de su pa­dre. Es­to im­pli­ca­ría que Jesús co­no­cía la iden­ti­dad de su pro­ge­ni­tor y que tal vez re­ci­bía mi­si­vas y di­ne­ro de ese per­so­na­je le­jano lla­ma­do Pan­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.