Ca­rrió re­nue­va la pe­lea con la Cor­te.

La dipu­tada lo ter­mi­nó de de­fi­nir días atrás con ope­ra­do­res ju­di­cia­les del Eje­cu­ti­vo. Pre­sen­ta­rá una nue­va de­nun­cia con­tra su enemigo y si­gue “do­li­da” con Ho­ra­cio Ro­sat­ti.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

Tras una reunión con ope­ra­do­res ju­di­cia­les del Go­bierno, pre­pa­ra una em­bes­ti­da con­tra Lo­ren­zet­ti y Ro­sat­ti pa­ra des­ar­mar la nue­va ma­yo­ría au­to­má­ti­ca del Tribunal.

“Si­go sien­do el jo­ven idea­lis­ta que co­no­cis­te en la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te del 94”. El men­sa­je con­ci­lia­dor de Ho­ra­cio Ro­sat­ti, miem­bro de la Cor­te Su­pre­ma, a Eli­sa Ca­rrió mien­tras co­mía en el club Si­rio Li­ba­nés fue con­tun­den­te. Li­li­ta ve­nía de ex­pre­sar que es­ta­ba “de­frau­da­da” con Ro­sat­ti lue­go de que se co­no­ció el acuer­do con Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, ex ti­tu­lar del má­xi­mo tribunal, y enemigo de la dipu­tada.

La lí­der de la CC y alia­da del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri es­tá con­ven­ci­da de que hay que cam­biar la ma­yo­ría cir­cuns­tan­cial que lle­vó a La es­tra­te­gia ofi­cial es que Ro­sen­krantz ga­ne te­rreno en for­ma pro­gre­si­va una vo­ta­ción so­bre el ca­so del ju­bi­la­do Blan­co en con­tra de los de­seos de la Ca­sa Ro­sa­da. En par­ti­cu­lar, por­que es­tá se­gu­ra de que Lo­ren­zet­ti es quien ma­ne­ja los fa­llos con­tra el Go­bierno, lue­go de ha­ber si­do des­pla­za­do, con el aval del ma­cris­mo, de la pre­si­den­cia. “Es­tá afi­lan­do el ha­cha”, la des­cri­be uno de los ase­so­res de la cha­que­ña.

En es­te sen­ti­do, tras ha­ber re­gre­sa­do de Pun­ta del Es­te, don­de es­tu­vo has­ta fi­nes de di­ciem­bre char­lan­do ani­ma­da­men­te con va­rios fun­cio­na­rios na­cio­na­les, la dipu­tada pre­pa­ra una nue­va ofen­si­va con el fin de des­gas­tar al ex pre­si­den­te de la Cor­te y, a la vez, em­po­de­rar de­fi­ni­ti­va­men­te a Carlos Ro­sen­krantz, el ac­tual ti­tu­lar del má­xi­mo tribunal, quien que­dó des­acre­di­ta­do tras la mo­vi­da in­ter­na so­bre el ca­so del cálcu­lo pre­vi­sio­nal, que lo mos­tró dé­bil.

La nue­va ju­ga­da de Ca­rrió cuen­ta con el aval de la me­sa ju­rí­di­ca del Pre­si­den­te, quien ha­ce lar­go tiem­po ya que no con­fía en Lo­ren­zet­ti co­mo in­ter­lo­cu­tor vá­li­do. Em­ba­te.

En pri­mer lu­gar, en la Coa­li­ción Cí­vi­ca es­tán pre­pa­ran­do un in­for­me, que lue­go se­rá pre­sen­ta­do ante la Jus­ti­cia, pa­ra de­nun­ciar nue­va­men­te al ad­mi­nis­tra­dor de la Cor­te, Héc­tor Mar­chi, quien ma­ne­ja la frio­le­ra de $ 26 mil mi­llo­nes y es un hom­bre de con­fian­za de Lo­ren­zet­ti. Es por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en la Mor­gue Ju­di­cial.

La de­nun­cia, se­gún ade­lan­ta­ron a PER­FIL en el blo­que de la CC, se pre­sen­ta­ría los pri­me­ros días de fe­bre­ro y bus­ca­rá vol­ver a in­sis­tir con el ale­ja­mien­to tan­to del ad­mi­nis­tra­dor co­mo del pro­pio Lo­ren­zet­ti. Has­ta aho­ra Ca­rrió no tu­vo éxi­to: Mar­chi ve­nía de de­jar sin fue­ros a la dipu­tada na­cio­nal en una demanda ci­vil por “fal­sa de­nun­cia” cuan­do lo acu­só por pri­me­ra vez de se­rias irre­gu­la­ri­da­des en el ma­ne­jo de fon­dos.

In­de­pen­dien­te­men­te de la de­nun­cia en sí mis­ma, Ro­sen­krantz ya hi­zo lle­gar el men­sa­je al po­der ma­cris­ta: no tie­ne los vo­tos hoy pa­ra re­mo­ver a Mar­chi del ma­ne­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo. Sin em­bar­go, en los ojos del ofi­cia­lis­mo no hay un man­do úni­co en la Cor­te. Si­quie­ra to­man­do en cuen­ta la ma­yo­ría que al­can­za­ron los pe­ro­nis­tas Lo­ren­zet­ti, Ro­sat­ti y Juan Carlos Ma­que­da, és­te

úl­ti­mo sin mar­gen de po­der pro­pio ya.

“El des­pres­ti­gio que con­si­guió la ma­yo­ría pe­ro­nis­ta en una se­ma­na hi­zo que­dar a Co­mo­do­ro Py co­mo el La­va-Ja­to y a Ro­sen­krantz co­mo un es­ta­dis­ta”, se ríe uno de los fun­cio­na­rios del ofi­cia­lis­mo que si­gue de cer­ca el te­ma. “Nun­ca creí­mos que Ro­sen­krantz iba a con­quis­tar la Cor­te en un día, le va a lle­var me­ses. La an­sie­dad pe­rio­dís­ti­ca lo con­de­nó al fra­ca­so en dos me­ses, pe­ro Mar­cos (Pe­ña) y Mau­ri­cio (Ma­cri) es­tán fe­li­ces con él. En el G20 va­rios pre­si­den­tes fue­ron a sa­lu­dar­lo de ma­ne­ra per­so­nal”, agre­ga la mis­ma fuen­te.

En ese sen­ti­do, par­te de la es­tra­te­gia ofi­cial es que Ro­sen­krantz ga­ne te­rreno ha­cia el in­te­rior del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les pro­gre­si­va­men­te. En es­to coin­ci­de la me­sa ju­rí­di­ca de la Ca­sa Ro­sa­da, que in­te­gran el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Germán Ga­ra­vano (el in­ter­lo­cu­tor ins­ti­tu­cio­nal con la Cor­te por an­to­no­ma­sia), el se­cre­ta­rio Le­gal y Téc­ni­co, Pablo Clu­se­llas, el je­fe de ase­so­res del Pre­si­den­te, José To­re­llo, el abo­ga­do Fa­bián “Pe­pín” Rodríguez Si­món y el Pro­cu­ra­dor del Te­so­ro, Ber­nar­do Sa­ra­via Frías, en­tre otros.

“In­ten­den­te”. Pa­ra­le­la­men­te Ca­rrió si­gue muy enoja­da con Ro­sat­ti, aun­que lo si­gue res­pe­tan­do en tér­mi­nos in­te­lec­tua­les. Es que fue la mis­ma “Li­li­ta” quien le su­gi­rió a “Pe­pín” Rodríguez Si­món que lo pro­pon­ga el Go­bierno pa­ra el má­xi­mo Tribunal. Hoy sien­te que la trai­cio­nó.

Pa­ra peor: que la trai­cio­nó por su enemigo Lo­ren­zet­ti. Gra­cio­sa­men­te en el pri­mer pi­so de la Ca­sa Ro­sa­da apo­da­ron a Ro­sat­ti “el in­ten­den­te” por su pa­so por el mu­ni­ci­pio de San­ta Fe en 1995.

A to­do es­to, de nue­vo vol­vió a co­rrer el ru­mor en los pa­si­llos ofi­cia­les de que Ele­na High­ton de No­las­co guar­da una de­nun­cia en se­cre­to y que aún no fue pre­sen­ta­da con­tra otro de sus pa­res en la Cor­te. Pocos sa­ben del con­te­ni­do. Una de las po­cas jue­zas que sa­be del te­ma es la ti­tu­lar de la Aso­cia­ción de Mujeres Jue­ces de Ar­gen­ti­na (AMJA), Su­sa­na Medina de Riz­zo. ¿Lo sa­brá tam­bién Ga­ra­vano, uno de sus más asi­duos in­ter­lo­cu­to­res?

La dipu­tada re­ci­bió el año con su ami­ga Marcela Cam­pag­no­li, her­ma­na del juez.

FO­TOS: TWIT­TER

NA

RE­LA­CIO­NES. Ro­sat­ti y Ro­sen­krantz fue­ron pro­pues­tos por Ma­cri; Lo­ren­zet­ti jue­ga sus fi­chas.

Tras pa­sar unos días en Pun­ta del Es­te, Li­li­ta fue a agra­de­cer­le a la vir­gen Ma­ría en la igle­sia de San Ni­co­lás. RE­ZO.

EZE­QUIEL SPILLMAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.