La Ro­sa­da pre­vé una re­la­ción ti­ran­te con los go­ber­na­do­res

Es­ti­man que no ha­brá con­vo­ca­to­rias a man­da­ta­rios opo­si­to­res ante el ini­cio de la cam­pa­ña. “Que­re­mos ga­nar­les”, re­pi­ten.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EZE­QUIEL SPILLMAN

El es­ce­na­rio elec­to­ral que con­tem­pla la Ca­sa Ro­sa­da pa­ra 2019 trae­rá una no­ve­dad in­elu­di­ble: la re­la­ción con los go­ber­na­do­res, ame­na y de diá­lo­go mu­tuo, se com­pli­ca­rá. La ten­sión por la com­pe­ten­cia en ca­da pro­vin­cia, don­de Cam­bie­mos pon­drá sus can­di­da­tos, su­pon­drá que esa bue­na sin­to­nía, que se ma­te­ria­li­zó en tres pre­su­pues­tos y en va­rias le­yes que mo­di­fi­ca­ron el es­que­ma de re­par­tos de fon­dos con la Na­ción, se ter­mi­na­rá.

Es más: en la plan­ta ba­ja de la Ca­sa Ro­sa­da, don­de se ubi­ca el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, el ga­ran­te de los bue­nos víncu­los con los go­ber­na­do­res opo­si­to­res, ya vis­lum­bran que no ha­brá más fo­tos con la li­ga de man­da­ta­rios pro­vin­cia­les es­te año. “No va ha­ber ni con­vo­ca­to­rias ni fo­tos con to­dos ellos. Pue­den ha­ber ca­sos pun­tua­les, va­mos a in­ten­tar ha­cer equi­li­brio en­tre lo ins­ti­tu­cio­nal de in­vi­tar a un go­ber­na­dor a un ac­to y la cam­pa­ña en sí mis­ma”, ex­pli­ca a PER­FIL uno de los fun­cio­na­rios que acom­pa­ña a Rogelio Fri­ge­rio en las reunio­nes en el Sa­lón de los Escudos, al la­do de la ofi­ci­na mi­nis­te­rial.

“Ya no va a ser co­mún ver­los en Ca­sa Ro­sa­da co­mo ocu­rrió los pri­me­ros tres años, tam­po­co van a ir a al­mor­zar con Mau­ri­cio (Ma­cri), se vie­ne una eta­pa elec­to­ral y que­re­mos ga­nar­les a la ma­yo­ría de ellos”, apun­ta otra fuen­te de la car­te­ra de In­te­rior.

Por su la­do, el vi­ce­mi­nis­tro po­lí­ti­co del In­te­rior, Se­bas­tián García de Lu­ca (fe­liz por ha- ber si­do pa­dre de Vi­cen­te en no­viem­bre pa­sa­do), sue­le re­pe­tir en­tre sus ase­so­res que, con la me­ta del dé­fi­cit ce­ro y el nue­vo re­par­to de fon­dos que su­pu­so más di­ne­ro de ma­ne­ra di­rec­ta pa­ra las pro­vin­cias, no ha­brá pro­ble­mas vin­cu­la­dos al fi­nan­cia­mien­to sino me­ra­men­te de lu­cha po­lí­ti­ca. García de Lu­ca ha si­do uno de los que más ha acom­pa­ña­do, por el In­te­rior, al pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, y en los úl­ti­mos días se lo es­cu­chó de­cir que “hu­bo mu­cha re­la­ción con to­dos” y que, en to­do ca­so, se­rá “na­tu­ral” que en 2019 ha­ya dis­tan­cia.

Sin obras. Pa ra le­la mente, al ca­si nu­lo re­par­to de ATN (Apor­tes del Te­so­ro Na­cio­nal), que ba­ja­ron os­ten­si­ble­men­te des­de que Ma­cri lle­gó al po­der, se le su­ma­rá que, tam­bién pro­duc­to del acuer­do con el FMI y el Pre­su­pues­to de es­te año, no ha­brá prác­ti­ca­men­te obra pú­bli­ca nue­va pa­ra re­par­tir en­tre los go­ber­na­do­res. “No van a po­der re­cla­mar lo que no te­ne­mos”, apun­tan en In­te­rior.

Las úni­cas obras pú­bli­cas nue­vas que se rea­li­za­rán son aque­llas en las que las empresas traen su pro­pio fi­nan­cia­mien­to, ba­jo la mo­da­li­dad de PPP (par­ti­ci­pa­ción pú­bli­ca pri­va­da). El res­to se­rán aque­llas que se ini­cia­ron años atrás y que se ter­mi­na­rán en 2019.

En es­te sen­ti­do, el ofi­cia­lis­mo te­nía, de ma­ne­ra in­for­mal, di­vi­di­dos a los go­ber­na­do­res en­tre ul­tra­opo­si­to­res, “ra­cio­na­les” y pro­pios o alia­dos.

En el pri­mer lo­te apa­re­cen Carlos Ver­na ( La Pam­pa), Gil­do Ins­frán ( For­mo­sa) y Alicia Kirch­ner (San­ta Cruz), quien por es­tas ho­ras du­da si sa­car­se una fo­to con Ma­cri en el pri­mer –y úni­co– via­je que rea­li­za­rá el je­fe de Es­ta­do a la tie­rra don­de na­ció el kirch­ne­ris­mo.

En el se­gun­do pa­que­te de man­da­ta­rios apa­re­cen Lu­cía Cor­pac­ci, de Ca­ta­mar­ca o Ser­gio Ca­sas, de La Rio­ja, quien aho­ra se tien­ta con ir por una re-re­elec­ción a pe­sar de que en Cam­bie­mos des­cu­brie­ron un vi­deo don­de ex­pre­sa cla­ra­men­te que res­pe­ta­rá las le­yes pro­vin­cia­les que se lo im­pi­den. Y fi­nal­men­te los alia­dos co­mo Juan Ma­nuel Ur­tu­bey (Sal­ta), Juan Schia­ret­ti (Cór­do­ba) o Alberto We­re­til­nek (Río Negro), quien ayer an­ti­ci­pó que la elec­ción en su pro­vin­cia es­ta­rá se­pa­ra­da de la na­cio­nal (ver apar­te).

Así y to­do, Fri­ge­rio pa­só un fin de año tran­qui­lo en Vi­lla Pa­ra­na­ci­to, En­tre Ríos, uno de sus lu­ga­res en el mun­do, en­tre mos­qui­tos y co­chi­ni­llo al dis­co. El año 2019 lo en­con­tra­rá co­mo uno de los ar­ma­do­res elec­to­ra­les del ofi­cia­lis­mo en to­do el país. La re­la­ción con los go­ber­na­do­res pa­sa­rá a se­gun­do plano.

No se­rá co­mún ver a los man­da­ta­rios en Bue­nos Ai­res, co­mo pa­só en los pri­me­ros tres años

CEDOC PER­FIL

POS­TAL. La bue­na sin­to­nía con va­rios go­ber­na­do­res le per­mi­tió al Go­bierno apro­bar le­yes cla­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.