Cuan­do un país es ca­tó­li­co

Perfil (Domingo) - - CULTURA -

Es una de las obras más fa­mo­sas de Ca­ra­vag­gio, y de ella lo úni­co que que­da es una co­pia di­gi­tal. La no­che del 17 de oc­tu­bre de 1969 tres hom­bres, pro­ba­ble­men­te bo­rra­chos, en­tra­ron en el Ora­to­rio de San Lorenzo, en la ciu­dad si­ci­lia­na de Pa­ler­mo, y ar­ma­dos con un cor­ta­plu­mas se apo­de­ra­ron de La Na­ti­vi­dad, de Ca­ra­vag­gio, la en­ro­lla­ron y se die­ron a la fu­ga mon­ta­dos en un scoo­ter. Las que des­cu­brie­ron la fal­ta fue­ron las mujeres de­di­ca­das a la lim­pie­za la ma­ña­na si­guien­te, quie­nes ad­vir­tie­ron al pá­rro­co. Ese día co­men­zó el mis­te­rio, que con los años fue cre­cien­do, en­tre ver­da­des, men­ti­ras, mi­tos y le­yen­das.

En­tre las dis­tin­tas ver­sio­nes es­tá la de un arre­pen­ti­do que di­ce que el cua­dro ha­bía ter­mi­na­do co­mo ali­men­to de los cer­dos. Otro di­jo que ha­bía si­do arro­ja­do al río Ore­to. Re­cien­te­men­te la Co­mi­sión An­tima­fia, con se­de en Ro­ma, con­si­guió al­gu­nos da­tos, se­gún los cua­les el ca­po de la ma­fia si­ci­lia­na, Gae­tano Ba­da­la­men­ti, muer­to en una cár­cel de Es­ta­dos Uni­dos, con­de­na­do a 45 años de re­clu­sión –fue el idea­dor de la co­no­ci­da co­mo “Piz­za Con­nec­tion”, pa­ra ven­der dro­ga a tra­vés de piz­ze­rías de los Es­ta­dos Uni­dos–, fue el en­car­ga­do de sa­car el cua­dro de Ita­lia y lle­var­lo pro­ba­ble­men­te a Sui­za.

En ese en­ton­ces se al­za­ron vo­ces co­mo las de Leo­nar­do Scias­cia, ha­blan­do de la irres­pon­sa­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal, que man­te­nía una obra de esa mag­ni­tud sin vi­gi­lan­cia, y el je­fe de po­li­cía le ha­bía res­pon­di­do: “Yo no sa­bía que ha­bía un Ca­ra­vag­gio en Pa­ler­mo”. Hoy La Na­ti­vi­dad es una de las diez obras más bus­ca­das en el mun­do, se­gún una lis­ta del FBI. Mu­chos se pre­gun­ta­ron si era po­si­ble vol­ver a encontrar es­ta obra, en­tre ellos el ac­tual je­fe de la Po­li­cía de Pa­ler­mo, Renato Cor­te­se. Tam­bién to­ma la pa­la­bra Ma­ria Con­cet­ta Di Na­ta­le, pro­fe­so­ra de Mu­seo­lo­gía e His­to­ria del Co­lec­cio­nis­mo en la Uni­ver­si­dad de Pa­ler­mo: “Yo era muy jo­ven en la épo­ca de es­te ro­bo –di­ce–, y re­cuer­do que Pa­ler­mo en­lo­que­ció re­cor­dan­do el tiem­po en que las au­to­ri­da­des eran pru­den­tes y cus­to­dia­ban ese cua­dro. Pa­ler­mo no su­po reac­cio­nar en el mo­men­to jus­to, y com­pren­dió lo que real­men­te ha­bía per­di­do re­cién cuan­do lo per­dió”.

El periodista Ric­car­do Lo Ver­so es­cri­bió un li­bro so­bre el te­ma ti­tu­la­do La te­la dei boss, en el que se ba­só el di­rec­tor Roberto An­dò pa­ra fil­mar Una sto­ria sen­za no­me. Pe­ro co­mo ocu­rre a me­nu­do, po­seer al­go tan va­lio­so que al mis­mo tiem­po co­mien­za a es­tar en la bo­ca de to­dos ale­ja aún más las po­si­bi­li­da­des de una de­vo­lu­ción o un au­tén­ti­co arre­pen­ti­mien­to. Co­mo ocu­rre con las mag­da­le­nas de Proust: cuan­to más cer­ca uno se acer­ca, más le­jos es­tá.

Ya en­tra­ron en juego no so­lo es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, je­fes de po­li­cía y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, sino el Es­ta­do mis­mo y has­ta un Es­ta­do ex­tran­je­ro –un mi­cro-Es­ta­do en reali­dad–: el Va­ti­cano. Uno es­pe­ra­ba que la in­ter­ven­ción va­ti­ca­na fue­ra sim­bó­li­ca y pue­ril, co­mo la ma­yo­ría de las in­ter­ven­cio­nes a que nos tie­ne acos­tum­bra­dos, pe­ro en es­te ca­so pa­re­ce que si se lle­ga a una de­vo­lu­ción de la obra, es gra­cias a él. ¿Qué hi­cie­ron? Ame­na­za­ron, co­mo sa­ben ha­cer­lo des­de el siglo VIII, pe­ro su ame­na­za es sor­pren­den­te y al mis­mo tiem­po pre­vi­si­ble: si la ma­fia no de­vuel­ve el Ca­ra­vag­gio, to­dos los sos­pe­cho­sos van a ser ex­co­mul­ga­dos irre­me­dia­ble­men­te.

Por pri­me­ra vez en ca­si cin­cuen­ta años, la ma­fia es­tá pen­san­do se­ria­men­te en de­vol­ver el cua­dro de Ca­ra­vag­gio, con tal de po­der se­guir re­ci­bien­do la hos­tia do­mi­ni­cal en la bo­ca. Co­sas que pa­san cuan­do un país es ver­da­de­ra­men­te ca­tó­li­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.