Bol­so­na­ro ya eli­gió ne­xo con Ar­gen­ti­na

Se­rá el mi­nis­tro de De­fen­sa en ca­so de ga­nar el 28. Hoy tra­ba­ja en el di­se­ño del plan de go­bierno. Con­tac­tos con la em­ba­ja­da.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - MA­RIANO BELDYK

He­leno se­ría el mi­nis­tro de De­fen­sa.

El ne­xo con Ar­gen­ti­na de Jair Bol­so­na­ro, el po­lé­mi­co candidato a la pre­si­den­cia bra­si­le­ña, es un mi­li­tar con­tro­ver­sial, aun­que no tan­to co­mo él. Se tra­ta del ge­ne­ral Au­gus­to He­leno Ri­bei­ro y es uno de los tres mi­nis­tros que Bol­so­na­ro ya con­fir­mó es­ta se­ma­na pa­ra un po­ten­cial ga­bi­ne­te, a car­go del área de De­fen­sa.

Al mi­li­tar de la re­ser­va, Bol­so­na­ro tam­bién le ha en­co­men­da­do una ta­rea ma­yor: mon­tar la ba­se de ope­ra­cio­nes en Brasilia pa­ra di­se­ñar la ho­ja de ru­ta de go­bierno. En ese plan vir­tual, la Ar­gen­ti­na figura co­mo so­cio cla­ve, acor­de a lo que Bol­so­na­ro di­jo en pú­bli­co y sus hombres trans­mi­ten en pri­va­do en sus con­tac­tos con la em­ba­ja­da ar­gen­ti­na en esa ca­pi­tal.

En­tre ju­nio de 2004 y sep­tiem­bre de 2005, He­leno co­man­dó el des­em­bar­co de los Cas­cos Azu­les en Hai­tí, ba­jo cu­ya ban­de­ra ope­ra­ron las fuer­zas ar­gen­ti­nas. Más tar­de, fue je­fe del de­no­mi­na­do Co­man­do Ama­zo­nia. Allí co­bró cier­ta no­to­rie­dad a par­tir de sus crí­ti­cas a la po­lí­ti­ca in­di­ge­nis­ta de Lu­la da Sil­va. La lla­mó “la­men­ta­ble, por no de­cir caó­ti­ca”, du­ran­te una ex­po­si­ción en el Club Mi­li­tar de Río de Ja­nei­ro.

No fue su úni­ca in­ter­ven­ción de es­te ti­po: He­leno lla­mó al Mer­co­sur “un me­ro tra­ta­do bo­li­va­riano” y su­gi­rió que el Ejér­ci­to era des­apro­ve­cha­do en la lu­cha con­tra el de­li­to “por el pre­jui­cio que si­gue exis­tien­do con­tra los mi­li­ta­res”. Cuan­do hi­zo fal­ta, res­pal­dó al to­da­vía más fi­lo­so ge­ne­ral Ha­mil­ton Mou­rao, so­cio de fór­mu­la de Bol­so­na­ro, tras su­ge­rir una in­ter­ven­ción mi­li­tar en me­dio de la cri­sis po­lí­ti­ca de Bra­sil. ISTOÉ se re­fe­rió a él, en 2016, co­mo “O candidato dos mi­li­cos”, an­te cier­tos an­he­los cas­tren­ses de lan­zar­lo por la pre­si­den­cia.

El 17 de fe­bre­ro úl­ti­mo, Bol- so­na­ro posteó un vi­deo en el que lo pre­sen­tó co­mo “un ver­da­de­ro mi­nis­tro de De­fen­sa”. Du­ran­te los me­ses si­guien­tes, al­gu­nos ru­mo­res lo ca­ta­pul­ta­ron al lu­gar de po­si­ble vi­ce, has­ta que el par­ti­do al que res­pon­de He­leno, el PRP, lo obli­gó a re­cha­zar la ofer­ta. En­ton­ces, no ha­bía for­ma de ima­gi­nar el 46% que ob­ten­dría en pri­me­ra vuel­ta Bol­so­na­ro.

Con­tac­tos. De es­te la­do de la lí­nea es el embajador Car­los Ma­ga­ri­ños el que atien­de mien­tras mo­ni­to­rea la cam­pa­ña y ela­bo­ra­ra in­for­mes pe­rió­di­cos. En la Ca­sa Ro­sa­da es­tán con­for­mes: di­cen que “ha­ce un buen tra­ba­jo, hay bue­nos con­tac­tos”.

“Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra sen­tar­nos con el que de­ba­mos”, ase­ve­ró a PER­FIL un fun­cio­na­rio con des­pa­cho cer­cano al pre­si­den­te. Lue­go de la vic­to­ria de Do­nald Trump apren­die­ron que es pe­li­gro­so ju­gar­se de an­te­mano. Pri­ma lo que lla­man “pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co”, que tam­bién se tra­du­ce co­mo “sen­tar­se y mi­rar có­mo evo­lu­cio­na la ca­rre­ra”, sin que ello im­pi­da acei­tar los va­sos con­duc­to­res. Na­die va­ti­ci­nó el triun­fo arro­lla­dor de Bol­so­na­ro en la Can­ci­lle­ría y eso cam­bió la len­te con la que aho­ra lo mi­ran: sa­ben que, de con­sa­grar­se, no se­rá un pre­si­den­te dé­bil. En cuan­to al ala mi­li­tar que lo acom­pa­ña, la de­fi­nen co­mo “na­cio­na­lis­ta pe­ro no ul­tra­pro­tec­cio­nis­ta”.

Has­ta es­ta cam­pa­ña, Cam­bie­mos no te­nía víncu­lo con Bol­so­na­ro. Tam­po­co los otros par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios en Ar­gen­ti­na. Es­ta se­ma­na, las reac­cio­nes fue­ron de la sor­pre­sa al si­len­cio. So­lo el dipu­tado Al­fre­do Ol­me­do aplau­dió en pú­bli­co la vic­to­ria del ex mi­li­tar. Otros, co­mo el re­fe­ren­te de Cam­bie­mos Ya­mil San­to­ro, ma­ni­fes­ta­ron su pre­fe­ren­cia por él an­te la dis­yun­ti­va con el PT.

En lo que res­pec­ta a la di­plo­ma­cia le­gis­la­ti­va, no se re­gis­tran la­zos con los Gru­po de Amis­tad, ni de una vi­si­ta del sie­te ve­ces dipu­tado a la Ar­gen­ti­na o una re­cep­ción en su país, co­mo tam­po­co víncu­lo con sus re­fe­ren­tes le­gis­la­ti­vos, co­mo el de­mó­cra­ta Onyx Lo­ren­zo­ni, po­si­ble Je­fe Ga­bi­ne­te.

“Los ca­na­les ha­bi­tua­les eran a tra­vés del PSDB, o el PMDB. In­clu­so al­go del PT”, co­men­tó a es­te dia­rio un dipu­tado del ofi­cia­lis­mo. Y aña­dió: “La pri­me­ra vez que lo es­cu­ché fue en 2014 cuan­do al­guien del pro­gre­sis­mo me lo men­cio­nó co­mo par­te de la ban­ca­da que se re­sis­tía a una Co­mi­sión de la Ver­dad en Bra­sil”. En­ton­ces, co­mo has­ta aho­ra, Bol­so­na­ro per­te­ne­cía a un blo­que ca­si in­sig­ni­fi­can­te de ape­nas 8 es­ca­ños en una cá­ma­ra de 513. En enero, con­ta­rá con una tro­pa de 52 vo­tos.

Lla­mó al Mer­co­sur “un me­ro tra­ta­do bo­li­va­riano” y di­jo que el Ejér­ci­to es des­apro­ve­cha­do

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

EN LA SEL­VA. El ne­xo con el Go­bierno li­de­ró el Co­man­do Ama­zo­nia y a tro­pas ar­gen­ti­nas en Hai­tí.

REUNION. El candidato bra­si­le­ño y el ge­ne­ral He­leno, en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.