Pi­lo­to au­to­má­ti­co

Tras el tras­pié co­rre­gi­do del gas, el Go­bierno ce­le­bra el dó­lar quie­to. Opo­si­ción sin pi­lo­to.

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

Es por cier­to dis­cu­ti­ble la idea de si un go­bierno pue­de te­ner “sen­si­bi­li­dad”, o si en de­fi­ni­ti­va la má­qui­na es­ta­tal en los paí­ses ca­pi­ta­lis­tas fun­cio­na ba­jo cier­tos pa­rá­me­tros, mo­du­lan­do las de­man­das del mer­ca­do ha­cia la so­cie­dad que de­be adap­tar­se al per­ma­nen­te ser­pen­teo de aquel. Es­ta idea a la que po­dría ads­cri­bir cual­quier me­diá­ti­co li­be­ral coin­ci­de con aque­lla fa­mo­sa frase de que el Es­ta­do mo­derno no es otra co­sa que un co­mi­té de ad­mi­nis­tra­ción de los ne­go­cios de la bur­gue­sía.

Has­ta que el mer­ca­do nos se­pa­re. El efec­to dia­cró­ni­co de la do­la­ri­za­ción de las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos, jun­ta­men­te con una de­va­lua­ción si­de­ral de la mo­ne­da na­cio­nal coloca en­tre la espada y la pa­red a quie­nes tie­nen pe­si­fi­ca­dos sus in­gre- sos, es de­cir el 95% de la po­bla­ción, y que por su­pues­to no tu­vie­ron nin­gu­na re­la­ción res­pec­to de las dos de­ci­sio­nes: do­la­ri­zar y de­va­luar. La de­ci­sión del se­cre­ta­rio de Ener­gía, Ja­vier Igua­cel, de co­brar una so­bre­ta­ri­fa en cuo­tas es­tu­vo a pun­to de ser la go­ta pa­ra re­ba­sar el va­so de lo so­por­ta­ble. Las ra­zo­nes bu­ro­crá­ti­cas que es­gri­mió (la reac­ti­va­ción de una ley de 1992 fren­te a la fi­na­li­za­ción de la Ley de Emer­gen­cia Eco­nó­mi­ca) po­dían ser per­fec­ta­men­te asi­mi­la­bles a los ar­gu­men­tos de un abo­ga­do de las em­pre­sas ga­sí­fe­ras.

Sin em­bar­go, la mar­cha atrás so­bre la po­lé­mi­ca de­ci­sión sig­ni­fi­có por un la­do que exis­tían otras po­si­bi­li­da­des, aun­que no so­lu­cio­na la cues­tión cen­tral del pro­ble­ma que es la asi­me­tría de una po­bla­ción co­bran­do en pe­sos y los ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ga­dos en dó­la­res. Ade­más, si el pre­si­den­te Ma­cri in­sis­te en que tras el éxi­to de los ya­ci­mien­tos de Va­ca Muer­ta el país se con­ver­ti­rá en ex­por­ta­dor ne­to de gas se tra­ta en­ton­ces de un re­cur­so lo­cal, lo cual in­va­li­da su va­lua­ción en la mo­ne­da nor­te­ame­ri­ca­na. Lue­go, la dis­tri­bu­ción de ener­gía cons­ti­tu­ye un mo­no­po­lio na­tu­ral pa­ra el cual no exis­te com­pe­ten­cia po­si­ble, lo que ha­ce vá­li­da la pre­gun­ta si no se­ría me­jor una ges­tión es­ta­tal co­mo es hoy la que lle­va ade­lan­te Aguas y Sa­nea­mien­tos Ar­gen­ti­nos (Ay­sa) que co­mo em­pre­sa pú­bli­ca que pres­ta los ser­vi­cios de agua co­rrien­te y cloa­cas fun­cio­na ra­zo­na­ble­men­te bien.

Sin em­bar­go, Mauricio Ma­cri in­sis­te en pre­sen­tar­se co­mo un co­men­ta­ris­ta de la reali­dad cuan­do di­ce “la ener­gía va­le”, aun­que le en­con­tró en es­ta se­ma­na la vuel­ta a Eli­sa Ca­rrió que fue le­van­tan­do su ni­vel de con­fron­ta­ción a raíz del ca­so del mi­nis­tro de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos, Ger­mán Ga­ra­vano, lue­go de sus de­cla­ra­cio­nes acer­ca de que no es bueno pa­ra el país que ex pre­si­den­tes ter­mi­nen pre­sos.

Aho­ra Ma­cri sa­be per­fec­ta­men­te que Ca­rrió no va a rom­per y pue­de re­sul­tar­le útil pa­ra re­for­zar su ima­gen pre­si­den­cial en una suer­te de cu­le­brón que han ar­ma­do los miem­bros de la alian­za Cam­bie­mos.

Mi­la­gros ines­pe­ra­dos. Lo cen­tral es que, con la es­ta­bi­li­za­ción del dó­lar, el Go­bierno es­ta­bi­li­zó tam­bién su per­for­man­ce en las en­cues­tas, que es el elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma que le da a co­no­cer la so­bre­vi­da del pro­yec­to tras 2019. Pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te en una eco­no­mía pa­ra­li­za­da, don­de la mo­ne­da per­dió más de la mi­tad de su va­lor fren­te al dó­lar en 2018, y con las pre­vi­sio­nes siem­pre op­ti­mis­tas del FMI que in­di­can que la eco­no­mía se con­trae­rá es­te año un 2,6% y un 1,6% en el pró­xi­mo, que el Go­bierno pien­se que de es­ta for­ma pue­de lle­gar en con­di­cio­nes com­pe­ti­ti­vas ha­cia las elecciones presidenciales.

En la ca­lle, en las en­tre­vis­tas de las es­tra­te­gias cua­li­ta­ti­vas de in­ves­ti­ga­ción y en los gru­pos fo­ca­les sur­ge una enor­me de­cep­ción so­bre la ac­tua­ción pre­si­den­cial, pe­ro sin pers­pec­ti­va de cam­bio. In­clu­so pa­ra los que se con­si­de­ran muy crí­ti­cos al Go­bierno y se sien­ten afec­ta­dos por sus po­lí­ti­cas no ven po­si­bi­li­da­des cier­tas de un re­gre­so de Cris­ti­na de Kirch­ner. En es­te sen­ti­do, las opi­nio­nes se di­vi­den en­tre quie­nes creen que ha que­da­do muy gol­pea­da en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, pe­ro tam­bién per­so­na­les pa­ra pre­sen­tar­se, y quie­nes sos­tie­nen que su tiem­po his­tó­ri­co pa­só. De he­cho, es cier­to que dos de las tres gran­des co­rrien­tes po­lí­ti­cas que mar­ca­ron los tiem­pos des­de la vuel­ta a la democracia, el al­fon­si­nis­mo y el me­ne­mis­mo, que­da­ron co­mo mar­gi­na­les en la po­lí­ti­ca lue­go del fin de la pre­si­den­cia de su lí­der. Nin­guno de los dos, ni Raúl Al­fon­sín, ni Car­los Me­nem pu­die­ron desa­rro­llar un sucesor. Al­fon­sín en 2001 se pre­sen­ta pa­ra se­na­dor por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res por la Alian­za y sa­ca el 15% ob­te­nien­do pa­ra sí la mi­no­ría, mien­tras que Car­los Me­nem in­sis­te con su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en 2003 cuan­do ga­na con el 24,45% de los vo­tos y de­ci­de por una his­tó­ri­ca au­sen­cia en la se­gun­da vuel­ta.

Por el la­do del pe­ro­nis­mo ra­cio­nal tam­po­co hay no­ve­da­des ya en­tran­do en la úl­ti­ma par­te del año, cuan­do el tiem­po co­mien­za a vol­ver­se ti­rano. Evi­den­te­men­te exis­ten mu­chas ra­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes en­tre los “ra­cio­na­les” y nin­gu­na pa­re­ce pre­va­le­cer, que­dan­do fren­te a la so­cie­dad co­mo una asam­blea de no­ta­bles sin víncu­lo con las ba­ses, ni mu­cho pa­ra opi­nar so­bre el Go­bierno, más que in­ter­cam­bio de fa­vo­res. Cla­ro que es­ta ac­ti­tud le es­tá tra­yen­do mu­chos do­lo­res de ca­be­za al pe­ro­nis­mo con te­rri­to­rio, no so­lo en el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se. In­ten­den­tes, pe­ro tam­bién al­gu­nos go­ber­na­do­res co­mien­zan a pre­sen­tir que ese mo­de­lo de pe­ro­nis­mo par­la­men­ta­rio no los lle­va a nin­gún la­do, no pro­vee ni de vo­tos, ni de épi­ca cuan­do por sus ne­ce­sa­rias re­la­cio­nes de pro­xi­mi­dad los ciu­da­da­nos les pi­den ac­ción. En tal oca­sión ocu­rre un nue­vo mi­la­gro, que al­gu­nos vuel­ven a creer en Cris­ti­na de Kirch­ner co­mo pro­vee­do­ra de esos bie­nes tan va­lio­sos elec­to­ral­men­te.

Mes­sias. Pa­ra una cla­se po­lí­ti­ca bas­tan­te om­bli­guis­ta co­mo la ar­gen­ti­na, el triun­fo del candidato pre­si­den­cial del Par­ti­do So­cial Li­be­ral re­sul­tó una re­fe­ren­cia obli­ga­da por sus po­si­bles e im­pon­de­ra­bles repercusiones en el jue­go lo­cal. Hoy se tra­ta de la bús­que­da del Bol­so­na­ro de las pam­pas por par­te de unos me­dios de co­mu­ni­ca­ción que so­lo pien­san en las fa­cha­das, y más ade­lan­te se­gu­ra­men­te se pro­du­ci­rán va­rios se­ña­la­mien­tos so­bre una po­si­ble de­re­chi­za­ción del cen­tro po­lí­ti­co y del Go­bierno. No po­cos mi­ra­rán a Pa­tri­cia Bull­rich permea­ble al jue­go de la “mano du­ra”. Pe­ro tam­bién con el Ca­pi­tán de re­ser­va bra­si­le­ño vuel­ve a cor­po­ri­zar­se una idea im­po­si­ble has­ta ha­ce al­gu­nos años, que un par­ti­do ín­fi­mo co­mo el PSL, cu­ya ma­yor per­for­man­ce fue ob­te­ner un dipu­tado en tres elecciones, pue­da lo­grar con un candidato en­fren­ta­do a Red O Glo­bo, el má­xi­mo con­glo­me­ra­do de me­dios del país, ca­si cin­cuen­ta mi­llo­nes de vo­tos.

¿No se­ría me­jor una ges­tión es­ta­tal co­mo la que ha­ce Ay­sa, ra­zo­na­ble­men­te bien? QUE TE PUE­DO CO­BRAR DI­BU­JO: PA­BLO TE­MES Ch­ris­ti­ne La­gar­de

*So­ció­lo­go (@cf­dean­ge­lis).

CAR­LOS DE AN­GE­LIS*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.