Go­bierno Lo­lla­pa­loo­za

Ca­rrió, los ra­di­ca­les y la Jus­ti­cia van pro­du­cien­do shows si­mul­tá­neos. Ma­cri apues­ta a lo po­si­ti­vo.

Perfil (Sabado) - - POLITICA -

El go­bierno es Lo­lla­pa­loo­za: mu­chos es­pec­tácu­los al mis­mo tiem­po. Sal­vo que, en lo mu­si­cal, se or­de­na la pre­sen­ta­ción de las ban­das y, en la Ca­sa Ro­sa­da, los gru­pos apa­re­cen sin avi­sar, es­pon­tá­neos, y en­fren­tán­do­se.

Me­nu­da so­cie­dad la de Cam­bie­mos: uno de sus so­cios, Ca­rrió, ju­ra ha­ber­le per­di­do la con­fian­za al Pre­si­den­te, exi­ge que des­pi­da mi­nis­tros (Ga­ra­vano) y fun­cio­na­rios (Cuc­cio­li), que no fre­cuen­te ni les pi­da fa­vo­res –que ella es in­ca­paz de rea­li­zar– a sus ami­gos

(An- ge­li­ci), se so­me­ta en fin a su ar­bi­trio fe­me­nino.

Los otros par­ti­ci­pan­tes cu­pu­la­res, los ra­di­ca­les, de­man­dan con me­nos vi­ru­len­cia, son más ac­ti­vos en las efec­ti­vi­da­des con­du­cen­tes y, co­mo nun­ca desean sa­lir mal en la fo­to, adhieren a las cau­sas que no las­ti­men a la opi­nión pú­bli­ca. Fue­ron, cla­ro, quie­nes de­ter­mi­na­ron que el Go­bierno re­tro­ce­da con el au­men­to re­tro­ac­ti­vo del gas, con­si­de­ra­ron des­me­di­da la me­di­da y has­ta ri­di­cu­li­za­ron al se­cre­ta­rio de Es­ta­do que la im­pu­so. No fue un gran es­fuer­zo: el stand up pre­vio de Igua­cel ya ha­bía pro­vo­ca­do su­fi­cien­te ri­sa.

Exi­to. El re­cla­mo UCR pros­pe­ró co­mo un gro­tes­co: Ma­cri, una ho­ra des­pués de ha­ber jus­ti­fi­ca­do y re­con­fir­mar el in­cre­men­to en pú­bli­co, anun­ció su anu­la­ción. Com­pren­si­ble, le avi­sa­ron que, si in­sis­tía, na­die le apro­ba­ría el Pre­su­pues­to 2019, com­pro­mi­so in­elu­di­ble pa­ra con­ser­var el oxí­geno fi­nan­cie­ro del FMI. Co­mo al ingeniero no le va bien con sus or­to­pé­di­cos asis­ten­tes de Cam­bie­mos, ya ins­tru­yó re­su­ci­tar al PRO, una for­ma­ción hoy dor­mi­da, dis­gre­ga­da. El cues­tio­na­mien­to a Ga­ra­vano, por el dis­gus­to de Ma­cri, de­ri­vó en una rec­ti­fi­ca­ción de Ca­rrió, ca­si un ga­gaís­mo: di­jo que ha­bía bro­mea­do so­bre su ex­pul­sión, sus­pen­día el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co al mi­nis­tro y que, ba­jo nin­gún as­pec­to, ex­tor­sio­na­ba al Pre­si­den­te. Evi­den­te: al­guien le apli­có un so­se­ga­te y le mos­tró la puer­ta de sa­li­da si no le gus­ta­ba el olor am­bien­tal. Na­die cree que ha­ya si­do el ex rug­bier y aho­ra gol­fis­ta To­re­llo, uno de los ín­ti­mos del man­da­ta­rio, co­rre­vei­di­le y re­par­ti­dor de go­lo­si­nas con la dipu­tada en­tre Exal­ta­ción de la Cruz y Oli­vos. El ini­cial ex­ce­so de Ca­rrió con Ga­ra­vano obe­de­ció a su ob­se­sión con­tra el je­fe ra­di­cal Sanz, quien lo ins­ta­ló en el car­go y le go­ber­na­ría las pa­la­bras co­mo si fue­ra un chi­ro­li­ta, au­xi­lia­do por su ál­ter ego pro­fe­sio­nal Gil La­ve­dra, en­la­za­dos – se­gún ella– con otro ra­di­cal pro­mi­nen­te, En­ri­que No­si­glia, el ex ti­tu­lar de la Cor­te, Lo­ren­zet­ti, y el bo­quen­se ope­ra­dor ju­rí­di­co An­ge­li­ci. Una aso­cia­ción que no con­si­de­ra lí­ci­ta.

Igual, la arre­ba­ta­da da­ma con­ser­va un mi­sil pa­ra no per­der por go­lea­da en la con­tien­da par­ti­da­ria. ¿O aca­so no hay un lí­der ra­di­cal com­pli­ca­do en la in­ves­ti­ga­ción por los cua­der­nos de la co­rrup­cion? Al me­nos, es lo que ba­rrun­ta, al­go des­co­lo­ca­da tam­bién por su ba­ta­lla con la AFIP al es­can­da­li­zar­se por el des­pi­do de tres fun­cio­na­rios de su pre­fe­ren­cia (Cas­tag­no­la, Me­ci­kovsky, Bo) que se atre­vie­ron a com­pro­me­ter ju­di­cial­men­te a la em­pre­sa Iec­sa (fa­mi­lia Ma­cri) por re­me­sas de di­ne­ro ne­gro a An­do­rra.

No du­dó an­te la ob­vie­dad y de­nun­ció al je­fe de la AFIP; más tar­de, sin em­bar­go, se alla­nó a una com­po­nen­da: mer­ced a la ges­tión del ex vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te, a quien cul­ti­va, Quin­ta­na la con­ven­ció de que Cuc­cio­li es un buen pa­dre de fa­mi­lia, no sa­le de no­che y me­nos de­ten­drá una in­ves­ti­ga­ción que in­vo­lu­cre al Pre­si­den­te y fa­mi­lia­res. Pa­la­bra de em­pre­sa­rio.

Mar­cha atrás. Dos de los echa­dos se que­da­ron, el otro no qui­so vol­ver al ma­no­seo y en el tra­sie­go in­for­ma­ti­vo se le re­cor­dó a Ca­rrió que tam­po­co le fue bien cuan­do cues­tio­nó a Aran­gu­ren y Su­re­da por el cor­te de ven­ta­jas que des­de el Mi­nis­te­rio de Ener­gía le apli­ca­ron al gru­po Ama­ri­lla Gas, tan ca­ro a su co­ra­zón.

Es­toi­co, en­ton­ces, Ma­cri atra­vie­sa la hu­mi­lla­ción de los pro­pios, la tem­po­ra­da en el in­fierno que le brin­dan la eco­no­mía y la de­cli­na­ción so­cial, tam­bién el cas­ti­go de las en­cues­tas. Sin em­bar­go, hom­bre de amian­to, pa­re­ce que no lo que­ma el fue­go ni lo mo­ja el agua. Y, gé­li­do, man­tie­ne su de­di­ca­ción pa­ra re­no­var el man­da­to pre­si­den­cial y or­de­na aten­der dos elecciones pro­vin­cia­les pre­vias, cla­ves, San­ta Fe y Cor­do­ba. Si no se de­rrum­ba en esos dis­tri­tos y, lue­go, aña­de Ca­pi­tal y pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res a su co­le­to, su vo­lu­men y as­pi­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les se­rían im­ba­ti­bles. Por lo me­nos, es su fan­ta­sía.

Bue­na on­da. De ahí que, a pe­sar de los da­ños per­so­na­les, le de­di­có tiem­po al gu­rú del op­ti­mis­mo, de­fi­ni­ción in­jus­ta pa­ra un fa­mo­so psi­có­lo­go de Harvard que des­lum­bra a Marcos Pe­ña, quien lo con­tra­tó pa­ra un al­muer­zo y al­gu­na di­ser­ta­ción con ba­jo ca­chet (se­gún el Go­bierno). Co­mo si no tam­ba­lea­se la coa­li­ción, el ajus­te pre­su­pues­ta­rio y sus mi­nis­tros no se ba­ña­ran en áci­do, se en­tre­gó a la op­ti­mis­ta ex­pe­rien­cia del vi­si­tan­te. Aun­que po­co leí­do en Matanza y Be­ris­so, Ste­ven Pin­ker de­bió ten­tar al Pre­si­den­te por fra­ses in­ape­la­bles co­mo “vi­vir es me­jor que mo­rir”, o con­cep­tos de sus li­bros en los que su­po­ne des­cu­brir no so­lo los se­cre­tos de la bo­nan­za uni­ver­sal, tam­bién los de la fe­li­ci­dad. Ca­si co­mo la pré­di­ca me­di­ta­ti­va de los bu­dis­tas a la que el je­fe de Es­ta­do pa­re­ce pro­pen­so. Aun­que al Pre­si­den­te le in­tere­san esos plan­teos no con­ven­cio­na­les, re­cor­dar que se ar­mo­ni­za con una ex­per­ta, es­pe­cial­men­te en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les.

Le sien­ta a Ma­cri el for­ma­to Pin­ker: fu­rio­so an­ti­po­pu­lis­ta, an­ti Trump, po­si­ble­men­te ateo, gra­dua­lis­ta, ob­via­men­te de mo­da con los más ri­cos (Bill Ga­tes es uno de sus clien­tes in­te­lec­tua­les), ma­ni­fies­to enemi­go del pe­rio­dis­mo que im­pi­de va­lo­rar el pro­gre­so y se so­la­za con las ma­las noticias, es­te re­co­no­ci­do au­tor tam­bién guía los en­sue­ños de Pe­ña y su ris­tra de ad­he­ren­tes, por el con­ven­ci­mien­to de que nun­ca el mun­do es­tu­vo me­jor. Con­ti­núa Pin­ker en ese rum­bo al le­jano We­ber con la ra­cio­na­li­za­ción y, es­pe­cial­men­te, a otro pen­sa­dor más cer­cano y en­jun­dio­so, Nor­bert Elias, qui­zás el pio­ne­ro su­pe­rior del avan­ce uni­ver­sal. Al­go que una bue­na par­te de los ar­gen­ti­nos no pa­re­ce ver, ca­pri­cho­sos y mi­cros­có­pi­cos, tal vez por­que en los úl­ti­mos tres años de ma­cris­mo se re­gis­tran la­men­ta­bles ín­di­ces, co­mo los de más de me­dio si­glo de his­to­ria de pér­di­da de ri­que­za. Pa­re­ce más fá­cil, pa­ra Ma­cri, do­mes­ti­car a Ca­rrió que ha­cer do­cen­cia an­te el pú­bli­co lo­cal de una pros­pe­ri­dad co­lec­ti­va.

Ma­cri or­de­na aten­der dos elecciones pro­vin­cia­les pre­vias, cla­ves: San­ta Fe y Cór­do­ba

IMA­GEN: PA­BLO TE­MES

CON AMI­GAS ASI... ELI­SA CARRIO

RO­BER­TO GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.