Al­gu­nos desafíos del nue­vo pro­gra­ma eco­nó­mi­co

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - GUI­DO LO­REN­ZO / ACM

El plan mo­ne­ta­rio tie­ne desafíos más allá del pro­ble­ma de “la bo­la de Le­liqs”, que ya fue dis­cu­ti­do. In­clu­so aca­rrea un in­con­ve­nien­te más gra­ve en tér­mi­nos de ni­vel de ac­ti­vi­dad y so­bre qué po­si­bi­li­da­des le pue­den que­dar al BCRA en el fu­tu­ro.

El BCRA dis­pu­so adop­tar una re­gla de cre­ci­mien­to de ba­se mo­ne­ta­ria de 0%. Es­tas an­clas sir­ven pa­ra com­prar repu­tación y ac­tuar so­bre las ex­pec­ta­ti­vas del res­to de los agen­tes que se coor­di­nen a un sen­de­ro de in­fla­ción más ba­ja. Al no exis­tir el fi­nan­cia­mien­to al Te­so­ro de­bi­do a que es­ta­rá equi­li­bra­do y se eli­mi­nó la po­si­bi­li­dad de nue­vos ade­lan­tos tran­si­to­rios, no se en­tien­de por qué adop­tar una re­gla tan du­ra en lo mo­ne­ta­rio.

Es­to de­be­ría im­pli­car una se­ñal pa­ra in­di­car que el Banco Cen­tral es­tá com­pro­me­ti­do con una re­duc­ción de la in­fla­ción y tie­ne las ma­nos ata­das pa­ra ge­ne­rar un ses­go in­fla­cio­na­rio que ex­pan­da el ni­vel de ac­ti­vi­dad. De es­ta ma­ne­ra el shock en la in­fla­ción es­pe­ra­da de­be­ría ser lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra in­fluir en la ne­go­cia­ción de con­tra­tos pa­ra el año si­guien­te.

Sin em­bar­go, los sa­la­rios pa­re­cen es­tar ne­go­cián­do­se mi­ran­do ha­cia atrás con to­do el sen­ti­do. Lo mis­mo con al­qui­le­res, etc. Los pri­va­dos in­ten­tan re­com­po­ner el po­der de com­pra per­di­do que im­pli­có la ta­sa de va­ria­ción del ti­po de cam­bio su­pe­rior al 100% du­ran­te 2018.

De es­ta ma­ne­ra, no hay for­ma de que es­ta po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria re­sul­te en una no­mi­na­li­dad más ba­ja. Aquí el BCRA tie­ne dos op­cio­nes, la pri­me­ra es cum­plir con el cre­ci­mien­to 0%, de es­ta ma­ne­ra, la re­gla adop­ta­da re­dun­da en una re­duc­ción de la ac­ti­vi­dad. Los me­ca­nis­mos de es­te ajus­te re­ce­si­vo son va­rios, pe­ro el ra­zo­na­mien­to es sen­ci­llo, los sa­la­rios se ne­go­cian al 30%/35%, los cos­tos de las em­pre­sas no dan pa­ra pa­gar esos sa­la­rios y por lo tan­to re­du­cen la can­ti­dad de em­plea­dos.

La otra al­ter­na­ti­va es que el BCRA aban­do­ne su po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to ce­ro de la Ba­se Mo­ne­ta­ria y de es­ta ma­ne­ra trai­cio­na su pro­pio com­pro­mi­so. En ese ca­so, el re­sul­ta­do es me­jor en tér­mi­nos de lo que su­ce­de en 2019, no hay caí­da fuer­te del em­pleo pe­ro ha­brá in­fla­ción su­pe­rior a la desea­da por el BCRA y por los pri­va­dos.

Una vez aban­do­na­da esa re­gla, se ac­tua­li­za la ex­pec­ta­ti­va de cre­ci­mien­to de la ba­se mo­ne­ta­ria y la eco­no­mía se es­ta­cio­na en un pun­to que es un equi­li­brio, en el sen­ti­do de que no hay in­cen­ti­vos de mo­ver­se, don­de la in­fla­ción es su­pe­rior a la desea­da.

Por qué se pien­sa que pue­de ser no creí­ble la es­tra­te­gia del BCRA, prin­ci­pal­men­te hay dos cues­tio­nes, la pri­me­ra es la fal­ta de repu­tación en la au­to­ri­dad y en el ban­que­ro cen­tral que vie­ne del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía. Pe­ro de to­das for­mas, el com­pro­mi­so pue­de ser creí­ble, el pro­ble­ma es­tá en que la iner­cia in­fla­cio­na­ria afec­ta en la ne­go­cia­ción. El año don­de los sa­la­rios reales van a per­der en torno a 10 p.p. no era el me­jor pa­ra es­ta­ble­cer es­ta re­gla.

Si se si­gue la re­gla, la re­com­po­si­ción por la in­fla­ción sa­la­rial iner­cial re­dun­da­rá en una con­trac­ción fuer­te de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Si no se si­gue la re­gla y se op­ta por la dis­cre­cio­na­li­dad, en­ton­ces com­prar repu­tación con otro plan se­rá aún más du­ro obli­gan­do al BCRA a so­bre­ac­tuar en ca­da plan que im­ple­men­te. La úni­ca es­pe­ran­za so­bre es­to es que la eco­no­mía con­ver­ja al lí­mi­te in­fe­rior de la ban­da de flo­ta­ción, lo cual per­mi­te emi­tir, com­prar re­ser­vas y no trai­cio­nar la re­gla. Aun­que hay que te­ner en cuen­ta que en ese ca­so la de­man­da de di­ne­ro es­tá cre­cien­do y hay que ver si es su­fi­cien­te la ex­pan­sión pa­ra con­va­li­dar los au­men­tos pre­ten­di­dos en las ne­go­cia­cio­nes de con­tra­tos, sa­la­rios prin­ci­pal­men­te.

El BCRA se ve­rá en­fren­ta­do en el me­jor de los ca­sos en­tre trai­cio­nar su pro­pia re­gla en el año elec­to­ral per­dien­do aún más repu­tación o con­va­li­dar una re­ce­sión más du­ra de la que im­pli­ca el ajus­te fis­cal ya pla­nea­do. En mi opi­nión, con­ven­dría que el BCRA aban­do­ne la re­gla en ca­so de que la ac­ti­vi­dad se con­trai­ga fuer­te­men­te da­do que ga­nar repu­tación en una au­to­ri­dad que no la tie­ne po­dría ser muy cos­to­so pa­ra el be­ne­fi­cio que pue­de traer. En tal ca­so, la re­gla de­be­ría ha­ber si­do adop­ta­da una vez las ne­go­cia­cio­nes de pri­va­dos no ten­gan una iner­cia tan fuer­te, o don­de la ta­sa de in­fla­ción es­té des­ace­le­rán­do­se, no, por el con­tra­rio, ace­le­rán­do­se del 25% al ran­go 45%-50%.

Sud­den stop: la ban­da de aba­jo fren­te a la reasig­na­ción de re­cur­sos. Uno de los ar­gu­men­tos es que lo que coor­di­na ex­pec­ta­ti­vas es la ban­da de flo­ta­ción cam­bia­ria. De ma­ne­ra que la con­ver­gen­cia ha­cia la ban­da de aba­jo an­cla­rá ex­pec­ta­ti­vas del ti­po de cam­bio y eso se­rá el que re­gu­le la no­mi­na­li­dad.

El pro­ble­ma con es­te es­que­ma es que, si bien es pron­to pa­ra juz­gar, la ta­sa de in­te­rés es­tá te­nien­do que ser muy ele­va­da pa­ra lo­grar que la de­man­da de di­ne­ro se in­cre­men­te, o en len­gua­je más llano, pa­ra que el pú­bli­co de­je de de­man­dar dó­la­res. Si la ta­sa de in­te­rés no ba­ja, en­ton­ces sí hay pro­ble­mas. La ta­sa subió ca­si to­dos los días des­de que se im­ple­men­tó el plan y no se lo­gra con­ver­ger a la ban­da in­fe­rior.

Aun así, si la lle­ga­da a la ban­da in­fe­rior que per­mi­te au­men­tar la ofer­ta de ba­se mo­ne­ta­ria se lo­gra­ra, es una de­man­da de di­ne­ro bas­tan­te vo­lá­til y de­pen­dien­te de las ta­sas ele­va­das. Cual­quier shock ex­terno o cual­quier des­con­fian­za en el sis­te­ma ha­rá que el dó­lar se ubi­que más cer­ca del lí­mi­te su­pe­rior, en el peor de los ca­sos, que lo per­fo­re y no al­can­cen los US$ 150 mill. pa­ra con­te­ner el pre­cio.

Por lo que la es­ta­bi­li­za­ción, que im­pli­ca­ría que el BCRA no ten­ga que po­ner ta­sas inusual­men­te al­tas pa­ra con­te­ner la de­man­da de dó­la­res, aún es­tá le­jos. No se pue­de des­car­tar un

El shock en la in­fla­ción de­be­ría ser lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra in­fluir en la ne­go­cia­ción de con­tra­tos pa­ra 2019

Sin em­bar­go, los sa­la­rios pa­re­cen es­tar ne­go­cián­do­se mi­ran­do ha­cia atrás y se in­ten­ta re­com­po­ner el po­der de com­pra per­di­do

even­to que desate la huida de de­pó­si­tos ban­ca­rios a dó­lar.

Pe­ro asu­ma­mos que se lo­gra ir a la ban­da in­fe­rior y nin­gún even­to en mer­ca­dos emergentes ni exó­ge­nos co­mo la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca desate el es­ce­na­rio men­cio­na­do en el pá­rra­fo an­te­rior. En ese ca­so, la eco­no­mía se si­túa so­bre la ban­da in­fe­rior del ti­po de cam­bio y la no­mi­na­li­dad de la eco­no­mía se mue­ve al com­pás de la in­de­xa­ción de la ban­da. Pe­ro la ta­sa de in­te­rés va a te­ner que ser al­ta pa­ra man­te­ner a ra­ya la de­man­da de dó­la­res.

No es un pro­ble­ma que la ta­sa de in­te­rés no­mi­nal se man­ten­ga ele­va­da, lo re­le­van­te es la ta­sa real, pe­ro eso pa­ra el la­do real de la eco­no­mía. Sin em­bar­go, una cues­tión so­bre es­te pun­to. Ele­va­das ta­sas no­mi­na­les de­ri­van en ma­yo­res in­cen­ti­vos a atraer otra vez ca­pi­ta­les pa­ra rea­li­zar carry tra­de; la vul­ne­ra­bi­li­dad en la cual que­da el país an­te el cam­bio de hu­mor de es­tos ca­pi­ta­les es gran­de.

Del la­do real, a la eco­no­mía ar­gen­ti­na le es­tá cos­tan­do trans­fe­rir re­cur­sos del sec­tor no tran­sa­ble al tran­sa­ble fren­te al pro­ble­ma de sud­den stop que tu­vo. Es­to de­ri­va en que la re­ce­sión se­rá más pro­fun­da y lar­ga si no se acep­ta una re­duc­ción de los sa­la­rios en dó­la­res, y da­do el pa­sa­je a precios, en po­der ad­qui­si­ti­vo, la du­da que que­da, y no es­tá en nin­gún plan, es has­ta cuán­do va a du­rar es­ta cri­sis.

NA

LO QUE VIE­NE. El mi­nis­tro de Pro­duc­ción, Dan­te Si­ca, anun­ció plan ex­por­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.