La mi­ra­da ex­te­rior del ex ca­pi­tán: me­nos Chi­na y más Es­ta­dos Uni­dos

Perfil (Sabado) - - INTERNACIONALES -

El triun­fo de Jair Bol­so­na­ro en la pri­me­ra vuel­ta de las elecciones presidenciales bra­si­le­ñas ocu­pó es­ta se­ma­na un lu­gar bas­tan­te me­nor en las pá­gi­nas de los me­dios ofi­cia­les chi­nos, que tra­ta­ron el te­ma con la cau­te­la que los ca­rac­te­ri­za. Pe­ro una even­tual vic­to­ria de Bol­so­na­ro en el ba­llot­ta­ge de­be­ría ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra Bei­jing: su mi­ra­da ex­te­rior tien­de a un ap­proach con EE.UU. y un en­fria­mien­to de la re­la­ción con Chi­na, que hoy es el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de su país.

Bra­sil tie­ne un in­ter­cam­bio co­mer­cial con Chi­na de 87 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les con su­pe­rá­vit a fa­vor. Chi­na es vi­tal pa­ra sec­to­res de la eco­no­mía bra­si­le­ña co­mo los agro­ne­go­cios y la mi­ne­ría. Am­bos paí­ses com­par­ten una alian­za es­tra­té­gi­ca que ade­más se pro­yec­ta po­lí­ti­ca­men­te en el gru­po de los Brics. En la úl­ti­ma dé­ca­da, el víncu­lo sino-bra­si­le­ño mar­có la di­rec­ción del acer­ca­mien­to en­tre Chi­na y Amé­ri­ca La­ti­na.

El as­cen­so de Bol­so­na­ro abre in­cóg­ni­tas so­bre esas ten­den­cias. Aun­que en la cam­pa­ña se ha­bló po­co de po­lí­ti­ca ex­te­rior, el candidato de ex­tre­ma de­re­cha hi­zo ges­tos y de­cla­ra­cio­nes que an­ti­ci­pan sus ideas ma­cro so­bre la re­la­ción con Chi­na.

Bol­so­na­ro pro­po­ne res­trin­gir las in­ver­sio­nes chi­nas en Bra­sil. Es­ta se­ma­na se ma­ni­fes­tó en con­tra de ven­der más ac­ti­vos de em­pre­sas pú­bli­cas eléc­tri­cas por­que eso se­ría de­jar a Bra­sil “en ma­nos de los chi­nos”, en alu­sión a las mul­ti­mi­llo­na­rias in­ver­sio­nes he­chas por em­pre­sas chi­nas en el sec­tor ener­gé­ti­co en los úl­ti­mos años. Se­gún Bol­so­na­ro, “Chi­na no es­tá com­pran­do en Bra­sil sino que es­tá com­pran­do Bra­sil”.

A prin­ci­pios de es­te año, el aho­ra fa­vo­ri­to hi­zo una gi­ra asiática y vi­si­tó Ja­pón, Co­rea del Sur y Tai­wán, pe­ro no Chi­na. Su via­je a Tai­wán re­ci­bió du­rí­si­mas crí­ti­cas de las au­to­ri­da­des chi­nas ya que des­co­no­ció un prin­ci­pio ele­men­tal de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Bei­jing y cual­quier país: el re­co­no­ci­mien­to de “una so­la Chi­na”.

La con­tra­ca­ra de las ten­sio­nes con Chi­na es la vo­lun­tad ma­ni­fies­ta de Bol­so­na­ro de lle­var ade­lan­te una po­lí­ti­ca de apro­xi­ma­ción con Was­hing­ton. “Bol­so­na­ro ex­pre­sa una men­ta­li­dad anacró­ni­ca y tí­pi­ca de la Gue­rra Fría, en la que Chi­na es vis­ta co­mo una ame­na­za co­mu­nis­ta y Es­ta­dos Uni­dos co­mo una con­ten­ción an­te el avan­ce de las ten­den­cias iz­quier­dis­tas en la re­gión –di­jo a PER­FIL San­tia­go Bus­te­lo, doc­to­ran­do en Po­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal por la Uni­ver­si­dad de Fu­dan en Shang­hai y ex coor­di­na­dor de aná­li­sis del Con­se­jo Em­pre­sa­rial Chi­na-Bra­sil–. Exis­te una afi­ni­dad en­tre esa vi­sión y la ac­tual na­rra­ti­va an­ti Chi­na del go­bierno de Trump, que in­clu­so di­jo que pre­ten­de ac­tuar pa­ra evi­tar el avan­ce chino en Amé­ri­ca La­ti­na”.

En cual­quier ca­so, la re­le­van­cia eco­nó­mi­ca que la aso­cia­ción con Chi­na tie­ne hoy pa­ra Bra­sil se­rá un in­elu­di­ble pun­to de par­ti­da pa­ra Bol­so­na­ro. “Ve­re­mos si pre­va­le­ce el prag­ma­tis­mo y el candidato se mo­de­ra en ca­so de lle­gar al Pla­nal­to, o si va a lle­var ade­lan­te una lí­nea más du­ra con Chi­na que ten­dría con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra la ya dé­bil eco­no­mía bra­si­le­ña”, agre­gó Bus­te­lo.

CEDOC PER­FIL

GI­RA. Bol­so­na­ro via­jó a prin­ci­pios de año a Ja­pón, Co­rea y Tai­wán.

FA­CUN­DO F. BARRIO*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.