Preo­cu­pa el rá­pi­do con­ta­gio en­tre afec­ta­dos por han­ta­vi­rus

Ex­per­tos es­tu­dian si hu­bo una mu­ta­ción en la ce­pa

Perfil (Sabado) - - PORTADA - FLO­REN­CIA BALLARINO

To­do co­men­zó el 3 de no­viem­bre, cuan­do un ve­cino de la lo­ca­li­dad de Epuyén, al no­roes­te de la pro­vin­cia de Chu­but, asis­tió a un cum­plea­ños de 15 con sín­to­mas pa­re­ci­dos a los de una gri­pe. El 14 de no­viem­bre se con­fir­mó que no era in­fluen­za sino han­ta­vi­rus y que ha­bía con­traí­do la en­fer­me­dad mien­tras lim­pia­ba un gal­pón. Dos se­ma­nas des­pués, se re­por­ta­ron con­se­cu­ti­va­men­te cin­co ca­sos y un fa­lle­ci­do. Para el 12 de di­ciem­bre se iden­ti­fi­ca­ron sie­te ca­sos más que se des­pren­dían de los an­te­rio­res. Ha­bía em­pe­za­do así una ca­de­na de trans­mi­sión que hoy preo­cu­pa a mé­di­cos y cien­tí­fi­cos.

Des­de el ini­cio del bro­te, se­gún el re­por­te epi­de­mio­ló­gi­co di­fun­di­do ayer por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Chu­but, hay 26 ca­sos con­fir­ma­dos. Ocho per­so­nas es­tán in­ter­na­das en el Hos­pi­tal de Es­quel: cua­tro en te­ra­pia in­ten­si­va y cua­tro en sa­la co­mún. El vi­rus ya cau­só nue­ve muer­tos. “To­dos los ca­sos pro­vie­nen del mis­mo bro­te, la mis­ma ca­de­na de trans­mi­sión epi­de­mio­ló­gi­ca que sur­gió con es­te pa­cien­te ín­di­ce a fi­na­les de no­viem­bre. Has­ta el mo­men­to, el bro­te es­tá cir­cuns­crip­to a Epuyén. Los dos ca­sos de San Mar­tín de los An­des, Neu­quén, pa­re­cen ser ne­ga­ti­vos a vi­rus Han­ta. Pe­ro es­ta­mos es­pe­ran­do los re­sul­ta­dos fi­na­les”, le di­jo a PER­FIL Adol­fo Ru­bins­tein, se­cre­ta­rio de Go­bierno de Sa­lud de la Na­ción.

El han­ta­vi­rus es una en­fer­me­dad vi­ral agu­da gra­ve, cau­sa­da por el vi­rus Han­ta que ha­bi­tual­men­te se trans­mi­te a las per­so­nas a tra­vés del con­tac­to con la sa­li­va, las he­ces y la ori­na de los ra­to­nes sil­ves­tres in­fec­ta­dos (prin­ci­pal­men­te los co­li­lar­gos) que una vez se­cas, pue­den ser in­ha­la­das. Lo que lla­ma la aten­ción en es­te bro­te pro­vo­ca­do por la ce­pa An­des Sur es la gran can­ti­dad de ca­sos en un pe­río­do corto de tiem­po y la cap­tu­ra de po­cos roe­do­res in­fec­ta­dos. Los es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen la hi­pó­te­sis de que exis­ta la po­si­bi­li­dad de trans­mi­sión de per­so­na a per­so­na.

“En An­lis lo que es­tam­nos ha­cien­do es es­tu­diar la se­cuen­cia­ción ge­nó­mi­ca del vi­rus para eva­luar si pu­do ha­ber ha­bi­do al­gu­na mu­ta­ción en la ce­pa An­des Sur que jus­ti­fi­que que se ha­ya mo­di­fi­ca­do la vía de trans­mi­sión. Si bien exis­te el con­ta­gio in­ter­hu­mano, es cier­to que la vía ha­bi­tual es la in­ha­la­to­ria. En es­te ca­so lo que se es­tá vien­do es una ma­yor ‘con­ta­gio­si­dad’ in­ter­hu­ma­na, lo cual lla­ma la aten­ción”, sos­tu­vo Ru­bins­tein.

Me­di­das. En­tre 2013 y 2018, se re­por­ta­ron en Ar­gen­ti­na 111 ca­sos fa­ta­les de han­ta­vi­ro­sis. El úl­ti­mo gran bro­te de la en­fer­me­dad se vi­vió ha­ce dos dé­ca­das. Ex­per­tos ase­gu­ran que la le­ta­li­dad ob­ser­va­da en es­ta opor­tu­ni­dad es la es­pe­ra­da para la ce­pa An­des Sur (en­tre 30% y 50%). “Lo que ha ocu­rri­do es in­fre­cuen­te y esa es nues­tra prin­ci­pal preo­cu­pa­ción. En es­te mo­men­to es­tán en Epuyén y Es­quel equi­pos del Mi­nis­te­rio para re­for­zar las me­di­das de ais­la­mien­to, pre­ven­ción y cui­da­do. Hay que ter­mi­nar con la ca­de­na de trans­mi­sión”, in­di­có Ru­bins­tein, quien via­ja­rá el mar­tes a la Co­mar­ca An­di­na para hacer una re­co­rri­da de cam­po

de un tra­ta­mien­to. So­lo pro­to­co­los ex­pe­ri­men­ta­les.”

jun­to al mi­nis­tro de Sa­lud de Chu­but, Adrián Piz­zi, y eva­luar si hay que to­mar me­di­das adi­cio­na­les. “El pe­río­do de in­cu­ba­ción del vi­rus es muy va­ria­ble. Has­ta que no pa­sen tres se­ma­nas del úl­ti­mo ca­so con­fir­ma­do no po­de­mos de­cir que el bro­te es­té con­tro­la­do. Es pro­ba­ble que en las pró­xi­mas 48 ho­ras ha­ya más ca­sos pe­ro to­da­vía no los te­ne­mos con­fir­ma­dos”, agre­gó.

La en­fer­me­dad, para la que no exis­te va­cu­na ni tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, pue­de afec­tar la fun­ción de los pul­mo­nes y el co­ra­zón de­bi­do a una res­pues­ta inade­cua­da del sis­te­ma in­mu­ne y co­mo con­se­cuen­cia en al­gu­nos ca­sos lle­var a la muer­te. En las úl­ti­mas ho­ras ha­bía tras­cen­di­do que se re­par­ti­ría una “pas­ti­lla” que ace­le­ra la re­cu­pe­ra­ción de los pa­cien­tes, lo cual fue des­men­ti­do por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias. “No hay nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­tun­den­te que ha­ble de un tra­ta­mien­to que pue­da re­du­cir el sín­dro­me pul­mo­nar por han­ta­vi­rus. So­lo pro­to­co­los ex­pe­ri­men­ta­les. El tra­ta­mien­to es so­por­te vi­tal”, con­clu­yó.

TELAM

TELAM

CUI­DA­DOS. En Epuyén el vi­rus cam­bió la ru­ti­na de los ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.