Me­no­res y de­li­to.

La com­pra de ar­mas no le­ta­les be­ne­fi­cia­ría al 0,3% de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. La de­por­ta­ción de mil per­so­nas afec­ta­ría al 0,05% de ex­tran­je­ros. Y la ba­ja de imputabilidad se­ría de los 16 a los 15 años.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - DIE­GO P. GORGAL*

Aca­dé­mi­cos ana­li­zan la ba­ja de la edad de imputabilidad y las pis­to­las Ta­ser.

El de de la in­ten­ción ex­pul­sión mil ros de to s de un la 300 anun­cio y Ta ex­tran­je- ré­gi­men el com­pra pro­yec- ser, pis­to- en­vío de de la los men­te días de se­gu­ri­dad tres para se­lec­cio­na­dos anun­cios en­gro­sar tan pe­nal (RPJ) ri­ca cui­da­do­sa- una en en ju­ve­nil fue­ron agen­da es­tos fuer­tes ac­cio­nes li­dad con­tro­ver­sias de los con pro­ble­mas. im­pac­to co­mo en dé­bil Cier­ta- la rea- en men­te, le­tal al 0,3% do­tar de con los un miem­bros ar­ma no de 0,05% fuer­zas de los fe­de­ra­les, ex­tran­je­ros echar que al vi­ven en nues­tro país y ba­jar la edad de imputabilidad re­la­ti­va de me­no­res de 16 a 15 años per­te­ne­cen al mun­do de las pie­zas co­mu­ni­ca­cio­na­les, al de las po­lí­ti­cas orien­ta­das an­tes que a me­jo­rar el ejer­ci­cio de la fuer­za pú­bli­ca, res­pon­der a los in­mi­gran­tes de­lin­cuen­tes y pre­ve­nir o re­tra­sar el ini­cio de las ca­rre­ras cri­mi­na­les. De las tres cues­tio­nes, la re­fe­ri­da a los me­no­res y su res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal es la más im­por­tan­te, com­ple­ja y po­lé­mi­ca. La­men­ta­ble­men­te, la mo­ti­va­ción elec­to­ral –nobleza obli­ga, siem­pre pre­sen­te ca­da vez que se in­tro­du­jo el te­ma en la agen­da– ha en­mar­ca­do el de­ba­te de una for­ma que no con­du­ce a res­pon­der a los desafíos para cons­truir un nue­vo con­sen­so so­bre la po­lí­ti­ca ha­cia los me­no­res en Ar­gen­ti­na. El pri­me­ro de ellos: ¿es ne­ce­sa­rio adop­tar un nue­vo RPJ en Ar­gen­ti­na? La res­pues­ta es afir­ma­ti­va, y dos ar­gu­men­tos con­cu­rren para sos­te­ner­la. Uno pro­vie­ne del cam­po de los de­re­chos hu­ma­nos, que cues­tio­na a la ac­tual le­gis­la­ción –de cor­te tu­te­lar– por no re­co­no­cer ga­ran­tías pro­ce­sa­les al me­nor acu­sa­do y por otor­gar­le dis­cre­cio­na­li­dad al juez para dis­po­ner la se­ve­ri­dad y mo­da­li­dad de eje­cu­ción de la san­ción.

El otro pro­vie­ne del cam­po de la cri­mi­no­lo­gía apli­ca­da y re­fie­re a que uno de los pro­pó­si­tos fun­da­men­ta­les de un RPJ es pre­ve­nir, o al me­nos re­tra­sar, el ini­cio de ca­rre­ras cri­mi­na­les. La evi­den­cia dis­po­ni­ble per­mi­te con­je­tu­rar que el in­vo­lu­cra­mien­to en el de­li­to de una par­te im­por­tan­te de los cri­mi­na­les co­mien­za an­tes de los 18 años. Por ca­so, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, el 24% de los en­car­ce­la­dos tie­ne en­tre 18 y 24 años. Es muy pro­ba­ble que la ma­yo­ría de ellos atra­ve­só las eta­pas de ini­cia­ción, re­pi­ten­cia y es­pe­cia­li­za­ción de­lic­ti­va sien­do me­no­res, an­te la

inac­ción pe­nal y asis­ten­cial del Es­ta­do, que re­cién in­ter­vino cuan­do el jo­ven adul­to ya ha­bía abra­za­do la ca­rre­ra cri­mi­nal. Por ello, con­tar con un RPJ que ha­ga res­pon­sa­ble al ado­les­cen­te de 14 años que ro­ba con un cu­chi­llo una re­mi­se­ría pue­de pre­ve­nir –a con­di­ción de que la san­ción sea apli­ca­da jun­to con el apro­pia­do tra­ta­mien­to– que ten­ga que con­de­nár­se­le a los 18 por un ho­mi­ci­dio.

Se­gun­do: al hacer pe­nal­men­te res­pon­sa­ble al me­nor por sus ac­tos, ¿qué ti­po de san­ción le co­rres­pon­de?, ¿la mis­ma que la apli­ca­ble a los adul­tos? Cla­ra­men­te no, pues el con­sen­so cien­tí­fi­co –neu­ro­cien­cia, psi­co-fi­sio­lo­gía, ge­né­ti­ca– y so­cial con­si­de­ra que el ado­les­cen­te se en­cuen­tra, por de­fi­ni­ción, en pro­ce­so de ma­du­ra­ción cog­ni­ti­vo-emo­cio­nal con par­ti­cu­la­res im­pli­can­cias con­duc­tua­les. Así, en ba­se a cier­tos apor­tes de la mo­der­na bio­cri­mi­no­lo­gía, la Cor­te Su­pre­ma de los Es­ta­dos Uni­dos (ca­so Ro­per vs. Sim­mons, 2005) dis­pu­so que los me­no­res es­tán ca­te­gó­ri­ca­men­te ex­cep­tua­dos de ser pa­si­bles de la pe­na de muer­te, cuan­do exis­te para adul­tos, pues la in­ves­ti­ga­ción neu­ro­ló­gi­ca ha de­mos­tra­do que el de­sa­rro­llo in­com­ple­to de su ce­re­bro afec­ta el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes. En­ton­ces, co­mo su­ce­de ge­ne­ral­men­te en las le­gis­la­cio­nes de Oc­ci­den­te, las le­yes apli­ca­bles a me­no­res son es­pe­cí­fi­cas para ellos, con­tem­plan­do sus

El pro­yec­to ofi­cial es ca­paz de po­si­cio­nar sim­bó­li­ca­men­te al ofi­cia­lis­mo co­mo in­ca­paz de re­sol­ver los pro­ble­mas

pro­pios pro­ce­di­mien­tos y ti­pos, se­ve­ri­dad y mo­do de eje­cu­ción de las san­cio­nes.

Ter­ce­ro: ¿cuál es el seg­men­to de me­no­res pe­nal­men­te res­pon­sa­ble? Aquí co­mien­zan las con­tro­ver­sias, y es don­de el pro­yec­to ofi­cial pre­sen­ta su ma­yor fa­len­cia. La res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal co­mien­za a los 10 años en Inglaterra; 12 años en Mé­xi­co, Ecua­dor, Cos­ta Ri­ca y Bra­sil; 13 años en Uru­guay; 14 años en Es­pa­ña, Bo­li­via, Chi­le, Pa­ra­guay, Pe­rú, Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la, por ci­tar al­gu­nos ca­sos. De he­cho, en la cri­mi­no­lo­gía an­glo­sa­jo­na con­tem­po­rá­nea, uno de los más in­tere­san­tes de­ba­tes se da en torno al con­cep­to de “adul­tos emer­gen­tes”, que pre­ten­de cap­tar el crí­ti­co pe­río­do de tran­si­ción –en­tre un ni­ño de­pen­dien­te y un adul­to ma­du­ro y au­tó­no­mo– que re­quie­re de un ré­gi­men pe­nal es­pe­cial. Aquí la neu­ro­bio­lo­gía, psi­co­lo­gía y de­más cien­cias –an­tes que el mar­ke­ting y el opor­tu­nis­mo– de­ben ju­gar un pa­pel en la de­ter­mi­na­ción de los um­bra­les mí­ni­mos y má­xi­mos. Por ejem­plo: en ba­se a aque­llas dis­ci­pli­nas, le­gis­la­do­res de Mas­sa­chu­setts dis­cu­ten ele­var el um­bral má­xi­mo, de mo­do que el RPJ abar­que de los 12 a los 21 años.

En es­te pun­to es don­de el pro­yec­to ofi­cial –que sin­té­ti­ca­men­te ba­ja un año la res­pon­sa­bi­li­dad re­la­ti­va– en­tien­de mal el pro­ble­ma y equi­vo­ca el en­fo­que de po­lí­ti­ca. En efec­to, la (ma­la) evi­den­cia dis­po­ni­ble no apo­ya la tri­lla­da idea de que “ca­da vez hay más me­no­res de­lin­quien­do, y sus ac­tos de­lic­ti­vos son ca­da vez más vio­len­tos”. Si es­to fue­se cier­to, se jus­ti­fi­ca ba­jar un año la res­pon­sa­bi­li­dad y cir­cuns­cri­bir­la a los de­li­tos vio­len­tos. Sin em­bar­go, no se­ría tal el pro­ble­ma, sino que una frac­ción im­por­tan­te de jó­ve­nes de­lin­cuen­tes co­mien­za su ca­rre­ra en la ado­les­cen­cia. El con­sen­so cien­tí­fi­co sos­tie­ne que la edad es un for­tí­si­mo pre­dic­tor del de­li­to y, por tan­to, las chan­ces que el Es­ta­do tie­ne de lo­grar el desis­ti­mien­to –com­bi­nan­do asis­ten­cia y san­ción– son ma­yo­res cuan­to más tem­prano in­ter­vie­ne, don­de los de­li­tos to­da­vía no son gra­ves. Por ello, el pro­yec­to ofi­cial es tan efi­caz para po­si­cio­nar sim­bó­li­ca­men­te al Go­bierno en su elec­to­ra­do co­mo pro­ba­ble­men­te in­ca­paz de pre­ve­nir, o re­tra­sar, las ca­rre­ras cri­mi­na­les.

TELAM

GA­RA­VANO Y BULL­RICH. Son los mi­nis­tros en­car­ga­dos de enun­ciar la nueva agen­da en mar­cha. Para el es­pe­cia­lis­ta, es pre­ci­so tras­cen­der el mar­ke­ting po­lí­ti­co.

SO­LU­CIO­NES. De­ba­te so­bre equi­pa­mien­to y mi­no­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.