Ca­rrió da se­ña­les de dis­ten­sión pe­ro igual si­gue en aler­ta

Perfil (Sabado) - - POLITICA - GA­BRIEL ZIBLAT

Ella lo ha­bía an­ti­ci­pa­do: “Ha­blo aho­ra para no te­ner que ha­blar con la cam­pa­ña en mar­cha”. Eli­sa Ca­rrió ter­mi­nó el año he­cha una fu­ria, con crí­ti­cas por do­quier de las que in­clu­so no se sal­vó ni Mau­ri­cio Ma­cri. Pe­ro vol­vió de Pun­ta del Es­te he­cha una se­da y cum­plien­do con lo que ha­bía a nti­ci­pa­do: la cam­pa­ña, en los he­chos, ya es­tá en mar­cha, por lo que em­pe­zó a dar se­ña­les de dis­ten­sión. Eso no quie­re de­cir, sin em­bar­go, que no se pue­dan es­pe­rar más crí­ti­cas, aun­que aho­ra que­da­rán en­fo­ca­das en me­di­das par­ti­cu­la­res o en fun­cio­na­rios a quie­nes tie­ne en la mi­ra.

“El año va a te­ner una di­ná­mi­ca pa­re­ci­da a lo que fue 2017. Ella de­jó cla­ro que es­te año te­ne­mos que es­tar to­dos jun­tos, por­que hay que ga­nar las elec­cio­nes”, re­fle­xio­nó uno de sus la­de­ros, ho­ras des­pués de con­cre­ta­da la reunión con Mar­cos Pe­ña, el jue­ves en su ca­sa de Exal­ta­ción de la Cruz. “Pe­ro por su­pues­to que si en el me­dio hay que cri­ti­car al­go pun­tual, se va a cri­ti­car, pe­ro ella va a es­tar mu­cho más con­cen­tra­da en es­tar to­dos abro­que­la­dos que en cri­ti­car”, agre­gó. De to­das for­mas, el mo­men­to de cie­rre de lis­tas va a te­ner que ser se­gui­do de cer­ca. Es sa­bi­do que Ca­rrió no tie­ne pro­ble­mas en ten­sar la cuer­da para ne­go­ciar.

Jus­ta­men­te, en la reunión con Pe­ña uno de los te­mas abor­da­dos tu­vo que ver con la ne­ce­si­dad de que Cambiemos si­ga de­mos­tran­do que se pue- de ser par­te de una coa­li­ción y mos­trar di­fe­ren­cias in­ter­nas. En las más de dos ho­ras que du­ró el en­cuen­tro en la ca­sa de Li­li­ta to­ca­ron te­mas bien co­yun­tu­ra­les, co­mo el pa­no­ra­ma elec­to­ral y la si­tua­ción in­ter­na en las pro­vin­cias, co­mo más glo­ba­les, vin­cu­la­dos a la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y la irrup­ción de fi­gu­ras co­mo Jair Bol­so­na­ro. En el me­dio, Ca­rrió des­ta­có la im­por­tan­cia de que to­dos en Cambiemos en­tien­dan que una coa­li­ción po­lí­ti­ca pue­de hacer pú­bli­cas sus di­fe­ren­cias (in­clu­so ha­bló de eso co­mo una en­se­ñan­za cul­tu­ral que de­be­ría de­jar el es­pa­cio). “Para ella eso siem­pre fue una for­ta­le­za de Cambiemos”, ex­pre­san a su al­re­de­dor. En otras pa­la­bras, las crí­ti­cas se­gui­rán, lo que ba­ja­rá es la in­ten­si­dad. Y vol­ve­rá a lo que fue su pos­tu­ra en los pri­me­ros años de man­da­to: Ma­cri que­da­rá a sal­vo.

La re­la­ción en­tre el Pre­si­den­te y Li­li­ta que­dó re­sen­ti­da y to­da­vía no vol­vie­ron a ha­blar des­pués de las úl­ti­mas crí­ti­cas. En su cum­plea­ños, la úl­ti­ma se­ma­na de di­ciem­bre, Ma­cri le man­dó un sa­lu­do a tra­vés de Ju­lia­na Awa­da. Es­te miér­co­les, la cha­que­ña es­tu­vo reuni­da con Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, a quien le pi­dió que le man­de un be­so a Ma­cri (sa­bía que se jun­ta­ban ayer en Cu­me- lén). Le pi­dió, ade­más, que le trans­mi­ta to­do lo que ve­nían ha­blan­do, so­bre to­do su pos­tu­ra de no ser can­di­da­ta pe­ro es­tar dis­pues­ta a tra­ba­jar por su re­elec­ción.

Quie­nes no van a po­der res­pi­rar tran­qui­los son los mi­nis­tros. Ca­rrió ya de­jó ad­ver­ten­cias para tres: Pa­tri­cia Bull­rich, Dan­te Si­ca y Ni­co­lás Du­jov­ne. A otro lo tie­ne en­tre ce­ja y ce­ja: Ger­mán Ga­ra­vano. Y hay dos a quie­nes de­fen­de­rá de cual­quier re­duc­ción de po­der: Ma­riano Fe­de­ri­ci (UIF) y Lean­dro Cuc­cio­li (AFIP).

TWIT­TER

RE­CON­CI­LIA­DOS. En la fies­ta de fin de año de su ins­ti­tu­to, Ca­rrió em­pe­zó a mos­trar me­jor sin­to­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.