Otra in­se­gu­ri­dad

In­co­mo­di­dad por vi­gi­la­do­res pri­va­dos, que bus­can con­tro­lar Barrionuevo y No­si­glia.

Perfil (Sabado) - - POLITICA - DA NIEL BI LOTTA LA RO­TON­DA DE RITONDO DI­BU­JO: PA­BLO TEMES

Cambiemos man­tie­ne a la se­gu­ri­dad pri­va­da aje­na al de­ba­te de ca­da ini­cia­ti­va que im­pul­sa para com­ba­tir el de­li­to. Es lo que ocu­rre con la pro­pues­ta de ba­jar a 15 años la edad de imputabilidad de los me­no­res. Lo que ha­ce a es­te des­do­bla­mien­to in­tere­san­te: per­mi­te di­si­mu­lar las con­tra­dic­cio­nes para con­tro­lar una ac­ti­vi­dad prós­pe­ra en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Más de tres­cien­tas fir­mas ha­bi­li­ta­das fac­tu­ran unos 6 mil mi­llo­nes de pe­sos al año y em­plean cer­ca de 70 mil tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos.

Son ci­fras ape­te­ci­bles con la es­ca­sez de em­pleo for­mal: el que pro­vee apor­tes a los sin­di­ca­tos. En es­te ca­so, al­re­de­dor de 15 mi­llo­nes men­sua­les. La ex­pec­ta­ti­va por la par­ti­ci­pa­ción de ca­da gre­mio en el con­gre­so nor­ma­li­za­dor de la CGT es otro atrac­ti­vo. To­da­vía sin fe­cha de con­vo­ca­to­ria, los ca­ci­ques sin­di­ca­les ne­go­cian al­can­zar la uni­dad y la elec­ción de nue­vas au­to­ri­da­des. El nú­me­ro de de­le­ga­dos que ca­da sec­tor pue­da re­unir es de­ci­si­vo para la re­pre­sen­ta­ción que ob­ten­ga en la con­duc­ción.

La sex­ta in­ter­ven­ción en dos años de la Unión del Per­so­nal de Se­gur idad ( Upsr a), re­fle­ja la am­pu­lo­si­dad del Go­bierno para in­ci­dir en ese pro­ce­so. La que po­dría ser la úl­ti­ma, en apa­rien­cias de­vuel­ve la si­tua­ción a la pri­me­ra. Y es una de las po­cas coin­ci­den­cias de Dan­te Si­ca y Jor­ge Tria­ca. Aun­que en mo­men­tos muy dis­tin­tos, los dos eli­gie­ron a Ro­dol­fo “Co­co” Alon­so para esa mi­sión. El ex mi­nis­tro de Tra­ba­jo en 2016 y el de la Pro­duc­ción en los pri­me­ros días de es­te año.

Alon­so ex­pre­sa los in­tere­ses que Enrique “Co­ti” No­si­glia y Luis Barrionuevo com­par­ten en el ne­go­cio de tu­ris­mo li­ga­do a las obras so­cia­les sin­di­ca­les. Otra for­ma de en­ten­der el re­lan­za­mien­to de las 62 Or­ga­ni­za­cio­nes pe­ro­nis­tas de Barrionuevo en sep­tiem- bre tras el fa­lle­ci­mien­to de su ti­tu­lar, Ge­ró­ni­mo “Mo­mo” Ve­ne­gas. El je­fe del gre­mio de peo­nes ru­ra­les (Ua­tre) y del par­ti­do FE en­ro­la­do en la alian­za Cambiemos fue la pro­tec­ción que bus­có An­gel Gar­cía cuan­do en­tró en con­flic­to con el di­ri­gen­te del sin­di­ca­to gas­tro­nó­mi­co.

His­to­rias. Has­ta 2016 Gar­cía fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ups­ra, ad­he­ri­do a la CGT Azul y Blan­ca de Barrionuevo. Para esa fe­cha, afi­lia­dos al gre­mio de­nun­cia­ron su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en las pres­ta­cio­nes de la obra so­cial de los vi­gi­la­do­res que si­guen con­tro­lan­do Gar­cía y Ce­les­te Fe­rra­ra, su es­po­sa. Res­pal­da­da por el gas­tro­nó­mi­co, la opo­si­ción le impu­ta a Gar­cía la des­afi­lia­ción de 30 mil tra­ba­ja­do­res cu­yas pres­ta­cio­nes son cu­bier­tas por la Aso­cia­ción de Via­jan­tes (AVVA) y el sin­di­ca­to del Turf (UTTA).

Gar­cía es de Quil­mes y man­tie­ne una pe­cu­liar afi­ni­dad con Aní­bal Fer­nán­dez. Por su re­co­men­da­ción de­sig­nó a Ri­car­do Cas­que­ro de­le­ga­do de Ups­ra en Mi­sio­nes. A Cas­que­ro se le atri­bu­ye pa­sa­do de ca­pi­ta­lis­ta del jue­go y de em­pre­sa­rio bai­lan­te­ro. Tam­bién ha­ber si­do apor­tan­te a las cam­pa­ñas del ex je­fe del Ga­bi­ne­te. Lo mis­mo que a Gar­cía. En enero de 2017, la CGT y la CTA de­nun­cia­ron una apa­ren­te “ola de in­ter­ven­cio­nes sin­di­ca­les” dis­pues­tas por Tria­ca. El mi­nis­tro de Tra­ba­jo sus­ti­tu­yó ese mes a Alon­so por Ka­ri­na Pa­la­cios. La su­ce­dió Ho­ra­cio Pi­trau, nom­bra­do a fi­nes de agos­to se­gun­do de Tria­ca con la sa­li­da de Eze­quiel Sa­bor. De es­tre­cha re­la­ción con Barrionuevo, Sa­bor renunció por la mar­cha del 22 de la CGT con du­ros cues­tio­na­mien­tos a Mau­ri­cio Ma­cri. Me­ses an­tes el Pre­si­den­te se ha­bía com­pro­me­ti­do a com­ba­tir las ma­fias sin­di­ca­les.

La in­fluen­cia de Tria­ca en la nor­ma­li­za­ción de Ups­ra fue re­em­pla­za­da por la de Cris­tian Ritondo a tra­vés de Pa­tri­cio Lom­bi­lla. Tria­ca y Ritondo com­par­ten res­pon- sa­bi­li­da­des para afian­zar a Cambiemos en La Ma­tan­za. Lom­bi­lla fue sub­se­cre­ta­rio de Pla­ni­fi­ca­ción del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se. Su ges­tión de in­ter­ven­tor en Ups­ra coin­ci­dió con la de­ten­ción en di­ciem­bre de Fernando Ama­ri­lla, con­ce­jal (PJ) de Ezei­za acu­sa­do de ex­tor­sio­nar a las agen­cias de se­gu­ri­dad cuan­do tra­mi­ta­ban su ha­bi­li­ta­ción.

Ama­ri­lla fue director de Fis­ca­li­za­cion de Agen­cias y Se­gu­ri­dad Pri­va­da de Ale­jan­dro Gra­na- dos en­tre 2013 y 2015. El ape­lli­do es­tá li­ga­do al pe­ro­nis­mo y a Granados en Ezei­za. Ed­gar­do fue el se­gun­do del ac­tual in­ten­den­te en el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad. Es el pa­dre de Fernando y her­mano de Jo­sé Luis, pre­si­den­te de Tris­tán Suá­rez y acu­sa­do de en­cu­brir a Fernando “Nan­do” Cha­cón, je­fe de la ba­rra bra­va del club. Cha­cón li­de­ró una ban­da de nar­co­me­nu­deo en Ezei­za. Fue de­te­ni­do en agos­to del año pa­sa­do, ocul­to en el do­mi- ci­lio par­ti­cu­lar del ti­tu­lar de Tris­tán Suá­rez.

R iton­do tra ns­for mó la di­rec­ción de Fis­ca­li­za­ción en la Ofi­ci­na Pro­vin­cial de Se­gu­ri­dad Pri­va­da. No bas­tó para de­te­ner los ru­mo­res de su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en el área. Lom­bi­lla fue ame­na­za­do una se­ma­na des­pués de la de­ten­ción de Fernando Ama­ri­lla. Has­ta ese epi­so­dio, Granados fue uno de los in­ten­den­tes del PJ más cer­cano a Cambiemos.

El in­ter­ven­tor pa­re­cía a pun­to de lo­grar lo que no ha­bían po­di­do sus an­te­ce­so­res. Con­vo­có a elec­cio­nes el 14 de enero, en las que iban a par­ti­ci­par la lis­ta Ver­de de Ju­lio Gu­tié­rrez y la Na­ran­ja de Leó­ni­das Ri­quel­me, el di­ri­gen­te de Ups­ra que de­nun­ció a Gar­cía y lo­gró la ac­ci­den­ta­da sa­ga de in­ter­ven­cio­nes. Ri­quel­me res­pon­de a Barrionuevo.

Alon­so de­jó sin efec­to el lla­ma­do. Las po­cas me­sas para que los afi­lia­dos vo­ten fue una de las ano­ma­lías de­tec­ta­das: ocho en to­do el país. La úni­ca del Gran Bue­nos Ai­res es­ta­ba en Quil­mes. Un des­pro­pó­si­to. El Go­bierno as­pi­ra a re­gu­la­ri­zar Ups­ra y que las nue­vas au­to­ri­da­des eli­jan una con­duc­ción que des­pla­ce a Gar­cía y Fe­rra­ra de la obra so­cial.

Barrionuevo es­pe­ra con­so­li­dar a Ri­quel­me y equi­li­brar po­si­cio­nes con Car­los Acu­ña en la Ter­ce­ra Sec­ción Elec­to­ral. Ri­quel­me es de Al­mi­ran­te Brown y el ti­tu­lar de los tra­ba­ja­do­res de estaciones de Ser­vi­cio (Soesgy­pe), de Pre­si­den­te Pe­rón. Acu­ña in­te­gra el trío que con­du­ce la CGT. Blan­ca Can­te­ro, su es­po­sa, es dipu­tada pro­vin­cial del Fren­te Re­no­va­dor.

Ser­gio Mas­sa ba­só su cam­pa­ña de 2015 en pro­pues­tas para com­ba­tir el de­li­to. Barrionuevo es uno de los so­por­tes del je­fe del Fren­te Re­no­va­dor en cam­pa­ña. Aun­que no es­ta­ría con­ven­ci­do de vol­ver a ser­lo en las pró­xi­mas pre­si­den­cia­les. En apa­rien­cia, du­da de las po­si­bi­li­da­des de Mas­sa. Es otra for­ma de in­se­gu­ri­dad.

Más de tres­cien­tas fir­mas fac­tu­ran $ 6 mil mi­llo­nes al año y tie­nen re­gis­tra­dos a 70 mil em­plea­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.