Có­mo en­ten­der y re­gu­lar otra re­vo­lu­ción in­dus­trial

De la mano de la tec­no­lo­gía, cam­bia la par­ti­ci­pa­ción de los se­res hu­ma­nos en las fá­bri­cas. Tam­bién se re­se­tea el mo­do de vin­cu­lar­se en­tre ofe­ren­tes y de­man­dan­tes. En­tre so­bre­vi­vir a la com­pe­ten­cia y ge­ne­rar nue­vas re­glas.

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - RA­MI­RO ALBRIEU*

El mun­do vive una trans­for­ma­ción con po­cos an­te­ce­den­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Tec­no­lo­gías aso­cia­das a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tán al­te­ran­do la for­ma en que pro­du­ci­mos, con­su­mi­mos y tra­ba­ja­mos. El po­der dis­rup­ti­vo de es­ta nueva ola de cam­bio tec­no­ló­gi­co es tan pro­fun­do que se ha­bla de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial (o 4RI). El im­pac­to en la eco­no­mía se­ría com­pa­ra­ble al de la lle­ga­da de la má­qui­na de va­por, la elec­tri­ci­dad o las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TICs). Así, el rol de las per­so­nas en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo se es­tá re­de­fi­nien­do.

En es­te con­tex­to, in­cier­to, dos na­rra­ti­vas opues­tas es­tán ga­nan­do con­sen­so en la es­ce­na glo­bal. Por un la­do, es­tá la vi­sión que se nu­tre de la cien­cia fic­ción y pre­do­mi­na en la opi­nión pú­bli­ca: las má­qui­nas in­te­li­gen­tes ter­mi­na­rán por do­mi­nar el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Se­gún es­ta mi­ra­da, el “des­em­pleo tec­no­ló­gi­co” que preo­cu­pa­ba a John May­nard Key­nes en la dé­ca­da de 1930 es una ame­na­za real. Se trata de una vi­sión pe­si­mis­ta so­bre el fu­tu­ro, don­de la ve­lo­ci­dad del cam­bio tec­no­ló­gi­co es de­ma­sia­do al­ta co­mo para que las per­so­nas pue­dan adap­tar­se. Por otro la­do, es­tá la na­rra­ti­va que reúne con­sen­so en la aca­de­mia y re­cien­te­men­te en la po­lí­ti­ca. Para es­ta vi­sión, la adop­ción ge­ne­ra­li­za­da de má­qui­nas in­te­li­gen­tes per­tur­ba­rá a los mer­ca­dos la­bo­ra­les, pe­ro su im­pac­to se­rá tran­si­to­rio. Des­de es­ta óp­ti­ca, even­tual­men­te, se lo­gra­rá un nue­vo equi­li­brio ba­sa­do en una con­sis­ten­cia en­tre las nue­vas tec­no­lo­gías apli­ca­das al pro­ce­so pro­duc­ti­vo y las ha­bi­li­da­des (adap­ta­das) de los tra­ba­ja­do­res.

Vis­tas des­de la his­to­ria ar­gen­ti­na, es­tas na­rra­ti­vas no pa­re­cen ajus­tar­se a la for­ma en que las re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas glo­ba­les y el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co in­ter­ac­tua­ron en el pa­sa­do. Con res­pec­to a la mi­ra­da tec­no­pe­si­mis­ta, un con­tex­to de des­em­pleo tec­no­ló­gi­co pre­su­po­ne un rit­mo de cam­bio en la tec­no­lo­gía que no se vie­ne vien­do en la Ar­gen­ti­na. En cuan­to a la vi­sión tecno-op­ti­mis­ta, la his­to­ria mues­tra que los pe­río­dos de apa­ri­ción de tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas tam­bién fue­ron fa­ses de bi­fur­ca­cio­nes en la pro­duc­ti­vi­dad y el bie­nes­tar en­tre los paí­ses. La Ar­gen­ti­na no fue par­te del gru­po de las na­cio­nes lí­de­res. ¿Se­rá es­ta vez dis­tin­to? ¿Se ase­me­ja­rá el fu­tu­ro cer­cano de la Ar­gen­ti­na a al­gu­na de las vi­sio­nes men­cio­na­das pre­via­men­te?

Na­rra­ti­va. Un pri­mer pa­so para con­tes­tar es­tas pre­gun­tas con­sis­te en cons­truir una na­rra­ti­va so­bre cam­bio tec­no­ló­gi­co y em­pleo que se adap­te a las es­pe­ci­fi­ci­da­des de nues­tro país. Para ello, en Cip­pec rea­li­za­mos un ejer­ci­cio de pros­pec­ti­va tec­no­ló­gi­ca so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo en la Ar­gen­ti­na con un ho- ri­zon­te temporal de diez años. Es­te ti­po de ejer­ci­cios cons­ti­tu­ye un pro­ce­so de ra­zo­na­mien­to co­lec­ti­vo, in­ter­dis­ci­pli­na­rio, sis­te­má­ti­co y par­ti­ci­pa­ti­vo que bus­ca desa­rro­llar na­rra­ti­vas, en­ten­di­das co­mo si­tua­cio­nes fu­tu­ras que pue­den al­can­zar­se (o quie­ren evi­tar­se) a tra­vés de las ac­cio­nes del pre­sen­te. No se pre­ten­de pre­de­cir el fu­tu­ro sino ayu­dar a cons­truir­lo a tra­vés de un ma­yor co­no­ci­mien­to tan­to de las ten­den­cias pre­va­le­cien­tes co­mo de los po­si­bles fac­to­res de cam­bio en el fu­tu­ro pró­xi­mo. Nos pre­gun­ta­mos allí có­mo po­dría ser la ca­rre­ra en­tre tec­no­lo­gía y ha­bi­li­da­des para el ca­so ar­gen­tino. Así, re­fe­ren­tes del ám­bi­to em­pre­sa­rial, sin­di­cal y de la so­cie­dad ci­vil jun­to a ex­per­tos en di­ver­sas áreas (his­to­ria, eco­no­mía y cien­cias po­lí­ti­cas, en­tre otras) cons­tru­ye­ron fu­tu­ros al­ter­na­ti­vos para el mun­do del tra­ba­jo en la Ar­gen­ti­na y re­fle­xio­na­ron so­bre qué ti­po de ac­cio­nes es ne­ce­sa­rio para re­co­rrer el sen­de­ro ha­cia el me­jor mun­do po­si­ble.

¿A qué con­clu­sio­nes arri­ba­mos? La más im­por­tan­te: el pun­to de par­ti­da de la Ar­gen­ti­na dis­ta de las na­rra­ti­vas glo­ba­les. El ni­vel de ab­sor­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías por par­te de las em­pre­sas es muy ba­jo y de­sigual. Los sis­te­mas de for­ma­ción de ha­bi­li­da­des no fun­cio­nan co­mo ins­ti­tu­cio­nes ge­ne­ra­do­ras de co­no­ci­mien­to. Es­te diag­nós­ti­co tam­bién mos­tró que, si no cam­bian las po­lí- ti­cas y los com­por­ta­mien­tos, el país pue­de per­der nue­va­men­te el tren de una re­vo­lu­ción in­dus­trial.

¿Có­mo su­bir­nos a ese tren? Un pri­mer li­nea­mien­to ge­ne­ral de po­lí­ti­ca de­be­ría re­fe­rir­se al rit­mo del cam­bio tec­no­ló­gi­co. Es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar un plan pro­duc­ti­vo in­te­gral para adop­tar de for­ma más rá­pi­da y ge­ne­ra­li­za­da las tec­no­lo­gías aso­cia­das a la 4RI. Si bien la Ar­gen­ti­na cuen­ta con sec­to­res que se en­cuen­tran cer­ca de la fron­te­ra tec­no­ló­gi­ca glo­bal, el pa­no­ra­ma ge­ne­ral es de una ba­ja ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción de los úl­ti­mos avances di­gi­ta­les.

Un se­gun­do li­nea­mien­to ge- ne­ral de­be­ría cen­trar­se en las po­lí­ti­cas de for­ma­ción de co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des. Lo óp­ti­mo se­ría crear una agen­cia pú­bli­ca para la an­ti­ci­pa­ción de las com­pe­ten­cias la­bo­ra­les. Con es­ta ini­cia­ti­va, la com­bi­na­ción de in­for­ma­ción so­bre el mer­ca­do la­bo­ral con mo­de­los de pro­nós­ti­cos de ha­bi­li­da­des e in­ves­ti­ga­cio­nes cua­li­ta­ti­vas po­dría orien­tar las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y el di­se­ño de los in­cen­ti­vos para la ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal en las em­pre­sas.

Por úl­ti­mo, un ter­cer eje de po­lí­ti­ca de­be­rían ser los es­que­mas de pro­tec­ción y, más en ge­ne­ral, las ins­ti­tu­cio­nes que me­dian en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Los es­que­mas tra­di­cio­na­les de­be­rán fle­xi­bi­li­zar­se y qui­zá com­ple­men­tar­se con una red de con­ten­ción uni­ver­sal.

Los li­nea­mien­tos de po­lí­ti­ca men­cio­na­dos son am­bi­cio­sos, no so­lo en tér­mi­nos del pun­to de par­ti­da sino tam­bién te­nien­do en cuen­ta la di­fi­cul­tad es­truc­tu­ral de la Ar­gen­ti­na para re­for­mar sus po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­nes fren­te a cam­bios brus­cos de con­tex­to. La ven­ta­na de opor­tu­ni­dad de la 4RI se aca­ba de abrir y apro­ve­char­la no de­pen­de de la his­to­ria sino de lo que ha­gan los go­bier­nos, las em­pre­sas y los tra­ba­ja­do­res en la pró­xi­ma dé­ca­da. Es­pe­re­mos que es­ta vez sea dis­tin­to. *In­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del pro­gra­ma de De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Cip­pec.

El mun­do tie­ne una ba­ja ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción de los úl­ti­mos avances di­gi­ta­les

SHUT­TERS­TOCK

SIN GEN­TE. Para el au­tor, las per­so­nas pa­sa­rán a ocu­par otros ro­les en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos del fu­tu­ro, y ha­ce fal­ta pre­pa­rar­se.

CEDOC PER­FIL

TRA­BA­JO. La ube­ri­za­ción de los víncu­los re­quie­re nue­vos mar­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.