Por qué es­te año es do­ble­men­te desafian­te

Perfil (Sabado) - - ECONOMIA - SO­LE­DAD PE­REZ DUHAL­DE / ABECEB

Te­nien­do en cuen­ta có­mo cie­rra 2018 tras la cri­sis de con­fian­za que sa­cu­dió el es­ce­na­rio, no ca­ben du­das de que 2019 se pre­sen­ta co­mo un año muy desafian­te tan­to en el plano eco­nó­mi­co co­mo en el po­lí­ti­co. La cla­ve pa­sa­rá, por un la­do, por con­so­li­dar la in­ci­pien­te es­ta­bi­li­dad lo­gra­da tras la im­ple­men­ta­ción del re­vi­sa­do acuer­do con el FMI en los úl­ti­mos me­ses de 2018 y, por otro, por que la eco­no­mía co­mien­ce a re­cu­pe­rar­se de­jan­do atrás la fa­se re­ce­si­va del ci­clo que se ini­ció en el se­gun­do tri­mes­tre de 2018. En lo po­lí­ti­co, el desafío se­rá ad­mi­nis­trar ade­cua­da­men­te las even­tua­les ten­sio­nes que pue­dan de­ri­var de la in­cer­ti­dum­bre preelec­to­ral en un con­tex­to que hoy por hoy tie­ne un fi­nal abier­to.

¿Cuá­les son en­ton­ces los prin­ci­pa­les desafíos de ca­ra a 2019?

En pri­mer lu­gar, es­tá lo que de­no­mi­na­mos la “do­ble prue­ba fis­cal”. Y de­ci­mos que es do­ble por­que el Go­bierno se com­pro­me­tió en el acuer­do con el FMI a hacer un iné­di­to ajus­te fis­cal pro­cí­cli­co de 2,5 pun­tos del PBI en año elec­to­ral, y re­ce­si­vo, y a la vez lo­grar re­fi­nan­ciar al me­nos el 60% de los ven­ci­mien­tos de ca­pi­tal de la deu­da pú­bli­ca para po­der con­tar con el pi­so de re­ser­vas com­pro­me­ti­do en di­cho acuer­do. Si bien no po­de­mos des­co­no­cer la mag­ni­tud del desafío, hay va­rios ele­men­tos que nos lle­van a pen­sar que su con­se­cu­ción es fac­ti­ble. Por un la­do, la re­im­po­si­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción (su­ma­da al au­men­to de las ex­por­ta­cio­nes de­ri­va­do por la me­jo­ra de la co­se­cha) apor­ta­rá 1,2 pun­tos del PBI, del es­fuer­zo fis­cal ne­ce­sa­rio por el la­do de los in­gre­sos. Tam­bién se po­drá ven­der ac­ti­vos del FGS (0,4% del PBI) para re­for­zar los in­gre­sos. Y por el la­do del gas­to pú­bli­co, la li­cua­ción de las ero­ga­cio­nes no in­de­xa­das ocu­rri­da en 2018, su­ma­da al tras­pa­so de par­te de los gas­tos en sub­si­dios al trans­por­te y ta­ri­fa so­cial eléc­tri­ca a las pro­vin­cias (por 0,4% pun­tos del PBI), ha­cen que el es­fuer­zo que tie­ne que hacer la Na­ción se re­duz­ca a so­lo 0,8% del PBI. Si bien cree­mos que hay chan­ces de que la me­ta de dé­fi­cit ce­ro se cum­pla, ha­brá que mo­ni­to­rear muy de cer­ca el desem­pe­ño de la re­cau­da­ción, ya que de “su­frir más de la cuen­ta” el lo­gro de la me­ta se com­pli­ca­ría.

Por el la­do de la re­no­va­ción de los ven­ci­mien­tos de deu­da de corto pla­zo, un roll-over de 60% –que es lo que el Te­so­ro ne­ce­si­ta de mí­ni­ma para cum­plir con el pro­gra­ma fi­nan­cie­ro y hacer que los des­em­bol­sos del FMI al­can­cen–, hoy lu­ce fac­ti­ble (de he­cho, los por­cen­ta­jes de re­fi­nan­cia­ción de las úl­ti­mas li­ci­ta­cio­nes fue­ron sus­tan­cial­men­te ma­yo­res). Pe­ro no pue­de per­der­se de vis­ta que, si bien la Ar­gen­ti­na no tie­ne que co­lo­car deu­da nueva en el mer­ca­do, si el ries­go país es­ca­la­ra des­me­di­da­men­te en un año elec­to­ral el roll-over de la deu­da pú­bli­ca po­dría com­pli­car­se.

El se­gun­do desafío pa­sa­rá por tran­si­tar el año elec­to­ral sin tur­bu­len­cias cam­bia­rias ex­ce­si­vas de­ri­va­das prin­ci­pal­men­te de un sal­to de la cam­bio sal­ta el te­cho de la ban­da; 3) el au­men­to es­pe­ra­do de ex­por­ta­cio­nes pro­duc­to de la re­cu­pe­ra­ción de la co­se­cha im­pli­ca­rá más dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas por el la­do de la ofer­ta, que pue­de ayu­dar a apla­car las ten­sio­nes.

El ter­cer desafío pa­sa­rá por re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to, lo cual no so­lo se­rá cla­ve para fa­ci­li­tar el cum­pli­mien­to del pro­gra­ma fis­cal, sino que ade­más ayu­da­rá a mo­ri­ge­rar las ten­sio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les en la ca­rre­ra ha­cia los co­mi­cios. En es­te sen­ti­do, se es­pe­ra que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­mien­ce a me­jo­rar en el mar­gen a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre, trac­cio­na­da por la me­jo­ra de la co­se­cha y la re­com­po­si­ción en el (re­cuer­de que por ca­da pun­to que cre­ce Bra­sil nues­tras ex­por­ta­cio­nes a di­cho mer­ca­do sue­len cre­cer 5% y las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les ar­gen­ti­nas, 1%).

El cuar­to desafío que, sin du­da al­gu­na, ocu­pa­rá el cen­tro de la es­ce­na es li­diar con la in­cer­ti­dum­bre pro­ve­nien­te del fren­te po­lí­ti­co, que es ele­va­da. Va­rios fac­to­res dan cuen­ta de la in­cer­ti­dum­bre: aún no es­tán de­fi­ni­dos los can­di­da­tos que com­pe­ti­rán por los dis­tin­tos es­pa­cios, la frag­men­ta­ción de la prin­ci­pal fuer­za opo­si­to­ra (el pe­ro­nis­mo) es ele­va­da, la pa­ri­dad de dos de los po­ten­cia­les can­di­da­tos (el ac­tual pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y la ex pre­si­den­ta Cristina Fer­nán­dez), que re­pre­sen­tan dos mo­de­los de país opues­tos, es enor­me y exis­ten du­das so­bre si po­drá sur­gir o no un can­di­da­to “dis­rup­ti­vo” al es­ti­lo de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil. Pe­ro sin du­das, la ma­yor in­cer­ti­dum­bre, con ca­pa­ci­dad de in­fluir so­bre el com­por­ta­mien­to de la eco­no­mía, pa­sa por si exis­te mar­gen para un re­torno al po­pu­lis­mo. Y la reali­dad es que, más allá de quién ga­ne (in­clu­so CFK), la reali­dad in­di­ca que no ve­mos mar­gen para ello. Con una so­ja de po­co más de 300 dó­la­res, un sud­den stop, una si­tua­ción in­ter­na­cio­nal com­ple­ja, con pro­gra­ma con el FMI y sin re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les su­fi­cien­tes para hacer lo­cu­ras, los fon­dos para fi­nan­ciar po­lí­ti­cas que no to­men en cuen­ta las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias no es­tán. Ni si­quie­ra por un muy corto pla­zo. En de­fi­ni­ti­va, la reali­dad le im­pon­drá a quien asu­ma la ne­ce­si­dad de ser “ra­cio­nal”, in­clu­so por ins­tin­to de au­to­pre­ser­va­ción del po­der.

En su­ma, co­mo pue­de apre­ciar­se, si bien el es­ce­na­rio no es­tá exen­to de ries­gos, hay chan­ces de que los desafíos va­yan sor­teán­do­se ra­zo­na­ble­men­te, ce­rran­do 2019 con una caí­da del 1,2% del PBI, del 2,5% en el con­su­mo pri­va­do y del 9,7% de la in­ver­sión pe­ro una suba del 14% en las ex­por­ta­cio­nes y un apor­te del sec­tor ex­terno ne­to muy po­si­ti­vo (de cua­tro pun­tos); una ta­sa de in­fla­ción to­da­vía ele­va­da, del 27%-30%, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor a la de 2018 a fin del año pró­xi­mo y un ti­po de cam­bio no­mi­nal que en $ 48,2 per­mi­ti­ría man­te­ner ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad cam­bia­ria real ra­zo­na­bles que per­mi­tan con­ti­nuar con la co­rrec­ción del des­ba­lan­ce ex­terno.

Si bien el es­ce­na­rio no es­tá exen­to de ries­gos, hay chan­ces de que los re­tos va­yan cum­plién­do­se de for­ma ra­zo­na­ble es­te año La reali­dad le im­pon­drá a quien asu­ma la ne­ce­si­dad de ser “ra­cio­nal”, in­clu­so por ins­tin­to de au­to­pre­ser­va­ción

do­la­ri­za­ción de por­ta­fo­lios tí­pi­ca del au­men­to de la in­cer­ti­dum­bre en año elec­to­ral. En es­te sen­ti­do, si bien no pue­de des­car­tar­se que en la an­te­sa­la de las elec­cio­nes pri­ma­rias y de la elec­ción se pro­duz­can rui­dos cam­bia­rios, hay al­gu­nos fac­to­res que po­drían ayu­dar a man­te­ner con­te­ni­das las pre­sio­nes: 1) la fuer­te re­com­po­si­ción del ti­po de cam­bio real en 2018 y la eli­mi­na­ción del atra­so cam­bia­rio pue­den con­tri­buir a man­te­ner más an­cla­das las ex­pec­ta­ti­vas; 2) el BCRA se re­ser­vó en el acuer­do con el FMI mar­gen de in­ter­ven­ción si el ti­po de mar­gen de los sa­la­rios post ne­go­cia­ción pa­ri­ta­ria que ayu­da­rá a re­du­cir las pre­sio­nes ba­jis­tas so­bre el con­su­mo, aun­que ha­brá que es­pe­rar has­ta el cuar­to tri­mes­tre para vol­ver a ver va­ria­cio­nes in­ter­anua­les po­si­ti­vas, con lo cual 2019 ce­rra­ría con una re­trac­ción pro­me­dio de la ac­ti­vi­dad de 1,2% pe­ro con un se­gun­do se­mes­tre del año me­jor que el pri­me­ro. La me­jo­ra de Bra­sil, que pro­ba­ble­men­te crez­ca 2,5% en 2019, tam­bién ju­ga­ría a fa­vor, al trac­cio­nar la de­man­da de ex­por­ta­cio­nes ar­gen­ti­nas de ma­nu­fac­tu­ras de ori­gen in­dus­trial

CEDOC PER­FIL

OB­JE­TI­VOS OFI­CIA­LES. Ajus­te fis­cal y dó­lar cal­mo en tem­po­ra­da de elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.