El jue­go de los koans y las alas de las ma­ri­po­sas

Perfil (Sabado) - - IDEAS - ALE­JAN­DRA LITTERIO*

Pa­ra­do­jas, me­tá­fo­ras, ana­lo­gías, iro­nías, si­len­cios, lo or­gá­ni­co y lo ar­ti­fi­cial, la cen­tra­li­dad y la otre­dad son ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos atra­ve­sa­dos por la fi­lo­so­fía, la an­tro­po­lo­gía, la her­me­néu­ti­ca, la fí­si­ca, la quí­mi­ca y la ma­te­má­ti­ca, una in­vi­ta­ción a la re­lec­tu­ra, a si­tuar­se en otros már­ge­nes de la pro­ble­ma­ti­za­ción dis­cur­si­va.

Pen­se­mos en el dis­cur­so co­mo un cam­po de jue­go de­fi­ni­do por sus­ti­tu­cio­nes in­fi­ni­tas que ope­ran por au­sen­cia de la cen­tra­li­dad, man­te­nien­do la ten­sión en­tre opues­tos bi­na­rios, en cons­tan­te ite­ra­ción. La pa­ra­do­ja de Epi­mé­ni­des sin­te­ti­za la an­tí­te­sis ver­dad/mentira don­de ca­da uni­dad lé­xi­ca se plie­ga y se re­plie­ga co­mo si fue­sen re­fle­jos in­ver­ti­dos ge­ne­ran­do una ex­pe­rien­cia crea­ti­va, mo­di­fi­can­do el pen­sa­mien­to pues­to que la men­te se re­or­ga­ni­za a la nueva per­cep­ción de la reali­dad. Sin em­bar­go, si pre­sen­ta­mos un enun­cia­do pa­ra­do­jal a un soft­wa­re con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pro­ba­ble­men­te se pro­du­ci­ría un “des­ajus­te” en la ope­ra­to­ria bi­na­ria “ver­da­de­ro” y “no ver­da­de­ro”, ya que las pa­ra­do­jas ite­ra­ti­vas con­du­cen al caos.

Por otra par­te, co­mo sos­tie­ne Gö­del, siem­pre ha­brá in­for­ma­ción fal­tan­te, un agu­je­ro en el cen­tro de es­ta ló­gi­ca. El caos po­ten­cial de la in­for­ma­ción fal­tan­te se apli­ca na­tu­ral­men­te des­de la fí­si­ca cuán­ti­ca pa­san­do por la eco­no­mía has­ta esa com­ple­ji­dad nu­mé­ri­ca lla­ma­da ecua­cio­nes para ge­ne­rar pa­tro­nes y mo­de­los a fin de pre­de­cir, por ejem­plo, la co­se­cha de es­te año o el sur­gi­mien­to de los gi­gan­tes­cos ri­zos au­to­rre­fe­ren­cia­les del de­sa­rro­llo evo­lu­ti­vo: la mu­ta­ción del ADN me­dian­te una ite­ra­ción cons­tan­te de ma­te­rial ge­né­ti­co.

Lo mis­mo su­ce­de en el len­gua­je, dis­po­si­ti­vo su­per­la­ti­va­men­te cir­cu­lar y au­to­rre­fe­ren­cial. Así, una lec­tu­ra de­cons­truc­ti­va de­be cen­trar­se en dis­tin­tas fi­gu­ras del dis­cur­so y orien­tar­se ha­cia aque­llos ras­gos o ele­men­tos con­si­de­ra­dos co­mo sub­je­ti­vos o aza­ro­sos, en de­fi­ni­ti­va, bus­car los koans: cons­truc­cio­nes en cons­tan­te cam­bio y mo­vi­mien­to que nos se­ña­lan la in­com­ple­tud de la lec­tu­ra acer­ca de la con­cep­tua­li­za­ción de la reali­dad. En otras pa­la­bras, un sis­te­ma no li­neal de au­to­or­ga­ni­za­ción que obli­ga a nues­tras men­tes a mo­ver­se de for­ma es­pi­ra­la­da en la re­so- lu­ción de un pro­ble­ma. En la pra­xis in­ter­pre­ta­ti­va, es­tos koans re­pre­sen­tan una des­via­ción de las nor­mas lin­güís­ti­cas que go­bier­nan el len­gua­je. En un sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do, es­tas ano­ma­lías po­drían ser ma­te­ria­li­za­das co­mo un vec­tor mul­ti­di­men­sio­nal o co­mo re­pre­sen­ta­cio­nes sim­bó­li­cas de las ca­te­go­ri­za­cio­nes lé­xi­cas.

En el pa­sa­je di­co­tó­mi­co, el des­cu­bri­mien­to de la do­ble iden­ti­dad del quan­tum de ener­gía de Max Planck es com­pa­ra­ble a fe­nó­me­nos lin­güís­ti­cos don­de cier­tos pro­ble­mas pue­den re­sol­ver­se con­tem­plan­do el len­gua­je co­mo un sis­te­ma di­ná­mi­co com­ple­jo no-li­neal o un cam­po caó­ti­co en los que “ca­da mo­men­to caó­ti­co del pre­sen­te es un es­pe­jo del caos del fu­tu­ro” (Briggs & Peat, 1999). Un cam­bio mí­ni­mo en cual­quier com­po­nen­te de un ni­vel lin­güís­ti­co cau­sa­ría un des­equi­li­brio que, a su vez, po­dría des­en­ca­de­nar mo­di­fi­ca­cio­nes en otros: la in­tro­duc­ción de nue­vas pa­la­bras me­dian­te el con­tac­to con otra len­gua po­si­bi­li­ta­ría la in­cor­po­ra­ción de un ele­men­to nue­vo de la sin­ta­xis o la ge­ne­ra­ción de un mor­fe­ma, cu­yo ori­gen no es el cam­bio per se sino el fru­to de in­ter­ac­cio­nes de múl­ti­ples va­ria­cio­nes ca­si im­per­cep­ti­bles.

Y así, an­te las con­di­cio­nes del cam­bio ini­cial en los sis­te­mas in­te­li­gen­tes se­gui­re­mos pen­san­do en un atrac­tor ex­tra­ño o sim­ple­men­te en las alas de una ma­ri­po­sa. *Lin­güis­ta.

CEDOC PER­FIL

TRACTOR DE LO­RENZ. Sis­te­ma tri­di­men­sio­nal ex­hi­be un com­por­ta­mien­to caó­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.